“¡Mosca!” con ofertas vacacionales de viajes

En este escrito me voy a referir específicamente a hechos reales y experiencias personales en relación a viajes al exterior. Creo que es mi deber como persona el de informar para prevenir a los demás ciudadanos, a la clase media empobrecida o a cualquier persona que desea pasar unas vacaciones solo o con sus familia con destino básicamente a Miami, Orlando, Bahamas, Cancún.
La publicidad de un producto es un requisito para que se conozca y se compre, esta propaganda puede ser de múltiples formas y periodicidad (por correo electrónico, TV, radio, cables TV, etc.). Así mismo puede ser engañosa o con poca claridad en lo que se oferta, pues la letra pequeña de los contratos muchas veces no se ve o no se le dice al cliente que la lea si va a adquirir un paquete turístico, como es el caso al que me voy a referir, e insisto para que no “caigan por inocentes” o sean engañados en su buena fe.
Posiblemente hay empresas serias en algunas de esta ofertas vacacionales, pero hay un consorcio que tiene sus bases en Cancún con conexiones en Miami, pero sin oficinas para reclamar personalmente en Miami que es donde se hacen las ofertas para comunicarse a través de correo o vía telefónica internacional. En ocasiones te refieren que hay algún contacto en Venezuela e incluso que se puede cancelar en bolívares, pero al dólar no oficial.
La experiencia vivida y los dólares perdidos por haber dado la inicial completa es para que se piense muy bien si se desea aceptar estas ofertas que tanto se promocionan por TV, por Internet y correo electrónico.
Yo hice un viaje sin la oferta con 15 días en total, con tres días en un crucero, 3 en Miami y 7 en Orlando más carro por 15 días y me salió más barato que la famosa oferta de TV; eso sí, perdí 800 dólares de la famosa inicial de la oferta pues no me devolvieron ni un solo centavo, y el error principal de todo esto es confiar en este tipo de empresas y sus promotores que hacen todos estos trámites por  vía virtual (Internet y telefónica) donde lo primero que te preguntan es con qué tarjeta de crédito vas a pagar, donde son muy amables al hablar contigo y te llaman frecuentemente para ver si cierras el contrato lo más pronto posible, porque de seguro tienen una comisión por cada cliente que deposite o dé el número de la tarjeta y logre pasar por sus computadoras. El problema que tienen con Venezuela es la limitación del cupo que otorga cadivi para pagos por Internet.
Recomendaciones:
No se dejen impresionar por las ofertas, es solo el principio de lo que tiene que pagar, después vienen los impuestos que en ocasiones es más que el doble de la oferta, tanto de los hoteles ofrecidos, como los impuestos y seguros del barco en el crucero y del carro si es que van alquilar alguno. No te dicen los promotores que es casi obligatoria una charla el primer día de viaje en un resort del consorcio, donde te ofrecen un desayuno “especial” con la finalidad que puedas adquirir una semana del resort. Además esta charla es casi una condición para que te obsequien dos entradas a los parques de Disney, que también están en la oferta inicial.
La amabilidad de esta gente termina cuando tú no aceptas las condiciones o quieres reclamar algo que te parece injusto.
“Mosca pues” con estas ofertas. La mía tiene vigencia de 18 meses y es transferible, ¿alguien la quiere?

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios