#ESPECIAL Trump vs Clinton en la carrera por la Casa Blanca

Lorena Quintanilla Muñoz | Foto: Archivo |

El martes 8 de noviembre se celebran las 58º elecciones presidenciales en Estados Unidos. Sin duda, uno de los comicios más controversiales y mediáticos en virtud de sus protagonistas, el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton. El primero, señalado por no pagar impuestos, misoginia y querer levantar un muro fronterizo con México.

Clinton por su parte, acarrea con un escándalo por unos correos electrónicos enviados desde su cuenta privada, que al parecer contenían secretos de Estado. Asimismo, especialistas opinan que no termina de convencer porque carece de carisma. También se le cuestiona por las infidelidades de Bill Clinton.

Aunque hasta ahora la Secretaria de Estado ha salido airosa de los debates y repunta en diferentes encuentas, el empresario es favorito en estados claves.

Para conocer el impacto de estas figuras en la recta final en la carrera por la Casa Blanca conversamos con Mariano de Alba, abogado venezolano, especialista en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales.

-Primeramente, ¿qué análisis puede hacer de los candidatos, de sus propuestas y campañas, qué tiene uno que no tenga el otro?

-Se trata probablemente de la elección presidencial de Estados Unidos en donde los candidatos de los principales partidos son más disímiles. Por un lado, Donald Trump, un empresario multimillonario que ganó notoriedad al tener un reality show en donde se trataba de enseñar a personas a administrar empresas y que ha apelado en gran medida a la clase obrera blanca de los países rurales de Estados Unidos que sienten que han perdido oportunidades laborales gracias a la globalización, ya que algunas de éstas industrias han mudado sus sedes a otros países.

Por el otro lado, Hillary Clinton, una persona conocida en la arena política desde hace mucho tiempo y con una amplia trayectoria al haber sido primera dama, senadora y Secretaria de Estado. Su gran propuesta puede resumirse en una continuación del legado de Barack Obama, un presidente que le ha puesto mucha atención a la economía estadounidense y a derechos sociales como la salud.

-Tomando en cuenta los debates ¿qué ha sido lo mejor y lo peor de cada uno? ¿quién perdió y quién ganó a su juicio? Fueron muy criticados, incluso se calificó de pelea de pareja, sin propuestas concretas. ¿Realmente se abordaron temas importantes para los estadounidenses y la alta tasa de nacionalizados e inmigrantes?

-La ganadora de los debates fue Hillary Clinton, quien no sólo trató, la mayoría del tiempo, de poner énfasis en propuestas políticas concretas sino también supo manejar a un Donald Trump que se caracterizó por comentarios inéditos como su falta de compromiso con los resultados electorales. Clinton supo ignorar los comentarios de Trump para hacerlo quedar mal y encima supo sacarlo de sus casillas, reafirmando así su tesis de que no tiene el temperamento para tan importante cargo. Efectivamente, en comparación con otros debates, hubo más discusión sobre aspectos personales, y verdades y mentiras, que discusión sobre políticas públicas. Sin embargo, ello era de esperarse visto que Donald Trump ha demostrado no tener amplio conocimiento de políticas públicas y se ha limitado a repetir lo que sus seguidores quieren oír: fin del libre comercio, fuertes restricciones a la inmigración y concentración en la recuperación de la economía estadounidense.

-En estos momentos ¿cuáles son los temas que para Estados Unidos resultan ineludibles en la agenda política, social, económica?. ¿Cuáles son las deudas, las prioridades para con la nación? ¿Qué esperan de nuevo los americanos?

-El tema crucial sigue siendo la economía. Aunque ha mejorado durante la gestión de Barack Obama luego de la crisis financiera de 2008, muchos estadounidenses siguen pensando que podrían estar mejor y un sector importante ha perdido sus puestos de trabajos, principalmente porque los procesos industriales están siendo manejados cada vez más a través de la tecnología, lo que reduce la necesidad de la intervención humana. En el ámbito político, el gran tema es el entendimiento entre los dos grandes poderes y más específicamente entre la Presidencia y el Congreso. Independientemente de quién gane, será difícil que este tema mejore porque hay poca voluntad de compromiso entre los políticos en Washington. En el ámbito social, el tratamiento de la policía hacia ciertos grupos como los afroamericanos, sigue siendo un tema importante durante los próximos años. Finalmente, existe una discusión sobre el papel de Estados Unidos en el ámbito internacional, con los seguidores de Trump exhortando a que su país no se involucre tanto en el ámbito internacional y se concentre en sus problemas internos.

-Por otra parte, en esta guerra de los impuestos vs los correos ¿quién tiene la razón y cómo interpretar las amenazas de Trump de no reconocer una victoria de Clinton o, en caso de ganar, mandarla a meter presa?. Es comparado con Hitler, Maduro y López Obrador. ¿Qué piensa usted?

-Ambos temas son espinosos para cada uno de los candidatos. El hecho de que Trump no haya querido publicar sus declaraciones de impuesto obviamente lo afecta pues deja entrever que ha realizado maniobras para evadir impuestos o no los ha pagado, como él mismo ha sugerido en algunas oportunidades. Esto no sienta bien en una población que se toma muy en serio el pago de impuestos pues es una carga importante que deben soportar. Por otro lado, el tema de los correos electrónicos para Hillary Clinton realzan la opinión generalizada de que no es transparente y favorece el secretismo. Así que son temas que han sido explotados por los contrincantes pues efectivamente dejan muy mal parado al otro.
Donald Trump efectivamente tiene rasgos autoritarios que podrían llevar a compararlo con otros líderes autoritarios de la historia. El presidente de Estados Unidos es una persona con mucho poder en su país e internacionalmente y estas actitudes que ha demostrado en la campaña generan gran preocupación. Aunque Estados Unidos tiene instituciones sólidas e independientes, es posible que un líder con tendencia autoritaria debilite seriamente su gobierno democrático.

-A una mujer latina le escuché decir en una entrevista que no le gustaba Trump porque en lugar de construir puentes quiere elevar muros, pero que votaría por Clinton porque es la menos mala. Otros han comentado que no tiene carisma, que no termina de convencer. ¿Qué opina?

-Efectivamente un grupo considerable de estadounidenses ha manifestado que votará por Hillary Clinton porque es la opción menos mala. Esto se evidencia con el hecho de que representantes del partido Republicano no hayan apoyado a Trump e incluso algunos de sus personajes icónicos como Colin Powell, secretario de Estado durante la presidencia de George W. Bush, hayan declarado que votarán por Clinton. Asimismo, otra parte del electorado considera que no es positiva la candidatura de Hillary Clinton ya que siempre ha estado rodeada de escándalos y no es percibida como confiable porque en varias oportunidades a lo largo de su carrera se ha demostrado que ha mentido.

-¿Cuáles serían las debilidades y fortalezas de Trump?

-Las fortalezas de Trump son que es una persona que no pertenece al grupo usual de políticos que la gente conoce y por lo tanto eso ha llevado a algunos a creer que puede resolver mejor los problemas que enfrenta Washington. Asimismo, su discurso de recuperación de las industrias y la fuerte restricción de la inmigración ha calado en sectores golpeados económicamente y temerosos a nuevos ataques terroristas. Finalmente, su posición de rechazo frente a la posibilidad del aborto le ha valido gran apoyo de votantes que dan prioridad a sus creencias religiosas.

Las debilidades, por su parte, son bastante evidentes. No tiene experiencia alguna en la política ni en ningún tema relevante de políticas públicas estadounidense. Por otro lado, ha demostrado no tener un manejo detallado de los principales problemas estadounidenses y se ha conformado con hacer promesas de corte populista (porque muchas de ellas no son realmente posibles) para tratar de captar votantes. Su personalidad errática, las mentiras que ha dicho recurrentemente y su autoritarismo y misoginia lo hacen quizás el candidato menos preparado y más impredecible de la política estadounidense durante prácticamente toda su historia.

-Las encuestas han estado cerradas en algunos estados, ¿qué pudiera definir el triunfo de uno de los dos candidatos, a qué pudieran apelar en esta recta final?

-Creo que los candidatos seguirán apelando a grandes rasgos a lo mismo que han venido haciendo durante los últimos meses de campaña. Clinton tratará de seguir apelando a convencer a un mayor número de indecisos y republicanos a que se sumen a su causa mientras que Trump seguirá apostando por repetir sus propuestas de inmigración y comercio que le han servido frente a la clase obrera blanca. Por otro lado, Trump también tratará de sacar provecho de cualquier escándalo o revelación que haga Wikileaks de la información que ha podido obtener de la campaña Clinton.

-Ambos candidatos han mostrado preocupación por la crisis en Venezuela, ¿qué significaría para nuestro país que gane uno u otro, así como para América Latina?. Incluso económicamente ¿habría consecuencias para el mercado petrolero?

-Hillary Clinton ha explicado lo que sería su política hacia Venezuela, destacando que mantendría presión sobre Venezuela y trabajaría para encontrar una solución pacífica a la actual crisis política y humanitaria como resultado del régimen autoritario de Chávez y Maduro. Para ello, Clinton promete continuar sancionando a los individuos que violen los derechos humanos. Clinton ha prometido utilizar su liderazgo en Latinoamérica para asegurar que el resto de la región también se una en solidaridad. La candidata, como consecuencia de su paso por el Departamento de Estado, conoce en detalle la situación de Venezuela.

Trump, por su parte, ha mencionado de una forma más limitada a nuestro país. A lo largo de varios eventos durante su campaña, ha utilizado a Venezuela como un ejemplo negativo. Ha repetido en varias oportunidades que si Clinton gana, es tan de izquierda que nominará a nuevos jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos, que no tendrán país porque terminará como Venezuela; pero en una oportunidad, en lugar de mencionar a nuestro país, mencionó a Argentina, a pesar de que Mauricio Macri ya había asumido la presidencia. Por ende, no queda claro si se trata de una frase prefabricada o si verdaderamente conoce lo que sucede en Venezuela.

Trump ha prometido que las importaciones de petróleo de Estados Unidos se reducirán a la mitad, al mismo tiempo que asegura que su país pasará a ser totalmente independiente de importar petróleo del cártel de la OPEP o cualquier nación hostil a nuestros intereses.

Hillary Clinton, por su parte, aboga por llevar adelante una transición hacia fuentes de energías renovables. Justamente esto es lo que ha estado promoviendo la administración Obama en los países del Caribe, una iniciativa que podría debilitar en el mediano plazo la importancia de Petrocaribe.

-¿Qué pudiera pasar con los inmigrantes de ganar Trump o Clinton?

-De ganar Trump habrá fuertes restricciones migratorias y probablemente aumentará el número de personas deportadas. Estados Unidos podría construir el muro que Trump tanto ha prometido pero es poco probable que México lo termine pagando. Por su parte, Clinton ha prometido una reforma migratoria que allanaría el camino a la ciudadanía para los inmigrantes

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios