#EspecialCiudad: Cementerio Bella Vista, un espacio lleno de memorias en el olvido (Fotos)

María Fernanda Peñalver / Fotos: Edickson Durán |
CEMENTERIO BELLA VISTA. 08/09/2016. FOTO: EDICKSON DURAN.

En cada ciudad hay espacios que la representan y llegan a ser reflejo de la urbe sin necesidad de hacer un gran recorrido por la misma. Según el arquitecto Ciro Caraballo, los cementerios y los mercados son precisamente este espejo de las metrópolis.

Bella Vista es el nombre del camposanto ubicado en la avenida Rómulo Gallegos, al lado del Terminal de Pasajeros de Barquisimeto. Es un espacio lleno de cosas que merecen ser apreciadas, su creación data de 1884 y por ello resguarda obras majestuosas, estructuras que son dignas de museo pero que no son tomadas como tal.

Por desconocimiento, falta de cultura o cualquier otro factor, este cementerio se ha dejado perder. “No es por el tiempo”, asegura la arquitecto Carmen Tanasi, quien forma parte de un grupo de especialista que se ha dispuesto a rescatar este espacio de aproximadamente 22 hectáreas.

Historia

El lugar tiene un grandioso valor histórico. Parte de las personalidades que allí descansan fueron pilar fundamental en el desarrollo del último siglo de la ciudad, cada una con algo que recordar.

Para Francisco Camacho, doctor en historia de la UCV, “el cementerio no es algo únicamente religioso, sino además cultural”. Para él, esto permite afianzar los valores de la ciudadanía a medida que conoce su propia historia y por lo tanto, estos son “lugares de memoria”. Precisamente por esto último, los camposantos deben ser tomados en cuenta como un sitio que se debe respetar.

En lo social

Fue durante el mandato de Antonio Guzmán Blanco, siglo XIX, cuando se comenzó a crear la figura de los cementerios, pues para la época se usaban las iglesias para mantener los cuerpos de las personas fallecidas.

En 1884 se creó el Bella Vista. Para ese entonces el espacio estaba alejado de la ciudad tal y como se ha establecido para estas áreas, se ubicaba acorde a los argumentos sanitarios. Empezó como algo pequeño, que con el tiempo se fue expandiendo hasta llegar a lo que es hoy en día en cuanto a territorio.

Las creencias formaban parte fundamental en la cultura de los venezolanos para ese entonces, viéndose influenciados además por las distintas religiones que provenían de otros países, sin embargo, la muerte era tomada como algo sagrado, tanto así que las personas destinaban sus testamentos a explicar cómo querían ser sepultados.

“La religión estaba arraigada. Acorde a la época se solicitaban diferentes directrices para que se realizara el entierra. Cuando los españoles llegaron impusieron el catolicismo, además del temor a la muerte. El cuerpo a la tierra y el espíritu a Dios”, explicó la magíster en historia Nubia Castañeda.

En ese entonces solo las personas con cierto poder económico podían tener testamentos. “Además del dinero también debían estar en todos sus cabales, alguien que tuviese problemas mentales no podía testar. El dinero también era importante para realizar las misas en caso de que lo solicitaran y para aquellos años era algo costoso”, agregó.

A través de su ponencia en el foro “Cementerio Bella Vista, un patrimonio de todos”, Castañeda destacó que la importancia que se le daba a los entierros era tal que incluso las personas indicaban cómo ser vestidos y en sus testamentos expresaban su gran arraigo a Dios.

Para los especialistas en el tema, en la actualidad este tipo de actos ha pasado a un segundo plano. “Con la llegada del positivismo se dejó a un lado lo religioso en los sepelios, ahora se hacen testamentos para explicar las herencias”.

En lo arquitectónico

“Los cementerios son como una ciudad. Tiene infraestructura, servicios y habitantes”, dijo Carmen Tanasi quien agregó que “hay ciudades de vivos y otras de fallecidos” pero que ambas tienen su importancia y por supuesto, sus necesidades para ser cuidadas.

El camposanto Bella Vista es un patrimonio cultural y como tal, contiene ciertos valores que con el tiempo adquirió y por ende debe preservar. Una tragedia sería que el amplio espacio con un gran contenido histórico y artístico siga perdiéndose.

Las grandes estructuras, que permanecen en el lugar, así sea a pedazos, son típicas de finales de 1800 y principios de 1900. Las mismas son dignas de admirarse y los materiales usados en las mismas así como en las lápidas, fueron traídos de otros países,  resaltando el nombre de Italia. El mármol es el principal componente en un gran número de panteones.

“Estos son documentos históricos y deben distinguirse como tal”, aseveró Tanasi. Para la especialista el Bella Vista es algo irrepetible “jamás volveremos a ver un cementerio así en esta ciudad, su valor es indiscutible”.

Considera importante que un espacio como este cementerio sea preservado, no solo para las personas que allí reposan y sus familiares, sino además para que los larenses tengan oportunidad de conocer su historia.

Hoy en día el camposanto Bella Vista está copado, únicamente tiene espacios en aquellos panteones familiares que mantienen sus lugares. La desidia ha llegado a ser punto de descripción y muchas veces las lápidas se confunden con la maleza que ha crecido con el tiempo.

Podría ser un museo

Espacio para los fallecidos pero también para los vivientes podría llegar a ser este camposanto si se recupera. Para los especialistas, el valor que el lugar contiene podría ser tomado fácilmente como un museo.

Durante el foro realizado el pasado 8 de septiembre, el magíster en museología Pedro Hernández, presentó la propuesta que hizo para el cementerio La Primavera, en Maracay.

Hernández mostró una idea que podría aplicarse en el Bella Vista, en donde se haga un recorrido para explicar no solo lo que significa cada escultura, sino además dar a conocer los importantes personajes que reposan en el lugar.

Carmen Tanasi también cree en este proyecto, tomando como ejemplo diferentes camposantos del mundo que funcionan no solo como área de descanso para quienes fallecieron, pues a la vez cuentan con espacios como conchas acústicas que son utilizadas para dar conciertos y que contrario a lo que muchos pueden llegar a pensar, es tomado como un homenaje y no como una falta de respeto.

Los traspié

Hace poco tiempo el exterior cementerio Bella Vista fue restaurado por la alcaldía de Iribarren. La capilla que hoy se encuentra en la entrada volvió a tener vida, así como sus paredes que dan la bienvenida a los visitantes, pero lamentablemente también cuenta con un espacio que será destinado para reubicar a los comerciantes informales que se encontraban a las afueras del camposanto.

Esto ha sido un golpe para quienes defienden que el cementerio debe respetarse y por lo tanto dicha acción será algo terrible para el lugar que forma parte del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC).

Hace pocos días esta institución se pronunció en relación a las obras realizadas en el Bella Vista a través de un documento en el cual exigía al alcalde Alfredo Ramos detener inmediatamente las reformaciones que se estaban haciendo. Ya para ese entonces las mismas se habían realizado, sin embargo deberá esperarse para conocer cuál será el proceder de dicho organismo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios