Exdirector de Salud en Lara niega haber recibido información sobre bacteria serratia marcescens en 2017

Juan Diego Vílchez Valbuena | Foto: Fátima Paradas |

El exdirector regional sectorial de Salud en el estado Lara, Ruy Medina, quien se desempeñó en ese cargo desde 2015, se pronunció sobre las actuaciones de la serratia marcescens en 143 pacientes, de los cuales 11 murieron durante el primer trimestre de 2018 hasta tanto no se conozcan los resultados de las investigaciones -desde el inicio del brote en 2016-, con las cuales se conocerá a ciencia cierta la cantidad exacta de mortalidad durante 1 año con 7 meses que se ha mantenido el germen en el Hospital Universitario de Pediatría Dr. Agustín Zubillaga (HUPAZ) de Barquisimeto.

Aunque al momento de la rueda de prensa manejó una tasa imprecisa de casos, se limitó a decir que en 2016 hubo una situación tratada inmediatamente, “sin ningún tipo de consecuencias”. Al siguiente año –reconoció- que en la Dirección Regional de Salud se tuvo conocimiento de “dos casos que se presentaron en Cirugía y Neonatología, los cuales fueron atendidos de forma adecuada con la participación de todas las autoridades. Se le prestó ayuda con Fundasalud en ese momento”.

Incoherencias

Los datos estadísticos y descriptivos informados por el doctor Medina, difieren con relación a la versión oficial sobre la bacteria. Dijo que “en 2018 hubo 11 casos de contaminación por serratia marcescens, de los cuales aparentemente fallecieron 3 o 4 pacientes”, cuando las cifras que se manejan de 2018 son 24 casos (dirección del HUPAZ), y 28 casos (doctora Leymilena Jaime, intensivista del centro asistencial), sin contabilizar abril, mayo y lo que va de junio.

A su juicio, la investigación científica de la doctora Jaime prendió las alarmas, y “desató la violencia de una funcionaria del Estado (se refería a la doctora Linda Amaro, directora regional de Salud), quien acusa a la administración anterior de lo ocurrido en 2018.

Desprestigia hasta cierto punto a la dirección del Pediátrico, que estuvo a cargo del doctor Jorge Gaiti, hasta el 20 de octubre de 2017, quien realizó una extraordinaria labor, y no es responsable. Nosotros, este mes, estamos cumpliendo 8 meses fuera de toda administración de las instituciones de Salud del Estado”.

Para el doctor Medina, es inconcebible que se les quiera acusar de la situación con la serratia marcescens en el HUPAZ.

Conflicto con el presupuesto

La principal razón por la cual la bacteria serratia marcescens permanece en el HUPAZ se debe a la falta condiciones sanitarias óptimas para evitar su propagación por las áreas afectadas. La actual directiva desde enero, ha sumado 5 limpiezas con la cual se espera controlar el germen.

En declaraciones a EL IMPULSO, el doctor Rafael Agüero, director del centro asistencial, aseguró que a través del Plan Operativo Anual (POA), solo había dinero presupuestado hasta mayo del 2018, por lo que vio ilógico que sus antecesores hayan dejado ese plan incompleto.

Sin embargo, el exdirector de la Dirección Sectorial de Salud en Lara, aclaró que, en efecto, solo el Ministerio de Salud aprobó recursos para el primer trimestre del presente año. De allí, la justificación de por qué en los documentos del doctor Agüero, no aparece reflejada la partida para los siguientes meses.

De acuerdo a un gráfico presentado por el doctor Medina, en el POA 2018 se presupuestaron para gastos de funcionamiento, Bs. 34.756.537.051,00, pero solo se aprobaron 2.936.207.534,00 (la diferencia es de Bs. -31.820.329.517,00).

Planteó que el POA 2018 fue entregado en julio de 2017. “Dicen que el doctor Gaiti no pidió presupuesto para desinfectantes, entre otras cosas, para el 2018. El primero que lo introdujo a Dirección de Salud, fue el Hospital Pediátrico. Entonces, la culpa es de nosotros (ironizó). Esto es una muestra de la desidia, de la irresponsabilidad. No de las autoridades de 2017, no, de las autoridades del Ministerio de Salud”.

No hubo denuncias

El doctor Medina hizo un llamamiento a las actuales autoridades, a que digan “la verdad y no oculten lo que está sucediendo con la Salud en Lara y el país”. Recordó que durante su gestión no hubo denuncias, salvo las mencionadas anteriormente.

EL IMPULSO le interrogó sobre algunas dudas que inquietan a las organizaciones no gubernamentales que introdujeron una denuncia ante la Fiscalía del Ministerio Público. Es de mencionar, que de la antigua directiva del HUPAZ, solo falta por declarar el doctor Jorge Gaiti.

-Como autoridad durante la gestión anterior, debieron tener acceso al Boletín Epidemiológico, donde están reflejados todos los casos de serratia marcescens, así como las respectivas recomendaciones para atacar cualquier foco infeccioso. ¿Qué medidas de bioseguridad de emplearon durante ese periodo para atacar la bacteria, considerando además que aún se desconoce la cantidad exacta de fallecidos durante el 2017?

-Los datos tiene que venir de una forma muy bien precisas y no estar dando datos de un momento determinado que nosotros no sabemos. Te vuelvo a repetir, cuando se presenta uno o dos casos de alguna infección del tipo de serratia -que es una infección local, encerrada dentro de la institución- no sale a la calle. Indudablemente si hubiesen ocurrido todos estos casos de serratia en el Hospital Pediátrico, me lo hubieran informado, y en ningún momento fui oficialmente informado sobre el caso.

-Dijo que no fue notificado por Gaiti, pero el Boletín Epidemiológico debió ser entregado a ustedes. ¿Tuvo o no conocimiento? Porque si a alguna autoridad le llega un documento oficial y observa que hay alguna novedad, enciende las alarmas, sin necesidad de que informen.

-Te repito, si se informó de los Boletines del Pediátrico, deben haber llegado a Epidemiología de la Dirección de Salud. Pero te repito, a lo mejor no lo leí en un momento determinado, pero no me acuerdo que no nosotros hayamos recibido ese tipo de Boletines de Epidemiología del Hospital Pediátrico. No me acuerdo, honestamente.

-Durante la gestión de Gaiti, había un caos en el pasillo principal del centro asistencial. Cuando llega la actual directiva, se procede a abrir AMI, que había sido cerrada por focos de contaminación. ¿Qué reflexión se puede hacer al respecto sobre esta acción?

-AMI (área de Atención Médica Inicial) se cierra… fue una propuesta de la dirección del HUPAZ, participada a la Dirección de Salud. Ocurrió porque hubo pacientes con contaminación. AMI se hizo para 44 camas, pero había 114 pacientes, que congestionaban un área. Eso produce hacinamiento, congestión dentro del ambiente y facilita la contaminación. Se reparó el techo, el aire acondicionado, lavamos… La parte administrativa no puede cerrar la entrada a los pacientes que vienen referidos de otras partes.

#INVESTIGACIÓN 11 niños murieron por serratia marcescens en Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios