A 46 años de la llegada del hombre a la Luna

“Un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Estas famosas palabras se escucharon por primera vez en millones de hogares de todo el mundo, el 21 de julio de 1969, cuando Neil Armstrong, comandante de la misión Apolo 11, pisó la Luna, convirtiéndose en el primer ser humano en caminar sobre otro cuerpo celestial.

La misión fue lanzada desde Cabo Cañaveral, Florida, el 16 de julio, para alunizar en el satélite terrestre el día 20 del mismo mes. Armstrong descendió del Apolo 11, el 21 de julio y Buzz Aldrin le siguió en la caminata, mientras que el otro integrante del grupo, Michael Collins, permaneció en la nave.

El gran salto para la humanidad, según las palabras del astronauta, fue ejecutado en el contexto de la guerra fría, cuando la carrera espacial era disputada por Estados Unidos y la entonces Unión Soviética.

“Elegimos ir a la Luna. No porque sea fácil, sino porque es difícil”, dijo John F. Kennedy, el mandatario estadounidense en ese momento,  quien aseguró que EEUU lograría ir al satélite natural antes de que terminara la década.

Mitos y dudas tras el acontecimiento

Pese a los registros fílmicos y fotográficos, la veracidad del hecho ha sido cuestionada a lo largo de los años. Han surgido teorías que aseguran que el alunizaje fue falso y solamente se trató de una treta para engañar al público y a otros países. Algunos de los argumentos que presentan los adeptos a las conspiraciones, son los siguientes:

– La bandera de EEUU: parece ondear como si la brisa la moviera, pero en la superficie lunar no hay viento, ni atmósfera. La explicación reside en que la bandera mantuvo la inercia del movimiento aplicado a la hora de ser fijada en la superficie rocosa de la luna.

– Sombras e iluminación: las sombras de las imágenes del “Apolo” no son paralelas y parecen iluminadas en un estudio de fotografía. Se debe a que la superficie lunar no es plana y hace que las sombras no converjan en un solo punto. Las imágenes recibieron luz solar, la reflejada desde la Tierra y la de los trajes.

– No hay estrellas de fondo en las imágenes: este fenómeno  se puede explicar desde el punto de vista fotográfico. La velocidad de obturación que se considera normal, de entre cien y un ciento veinticincoavo de segundo, es demasiado rápida para recibir el brillo de una estrella y pintarla en la película fotográfica en tan poco tiempo. Las fotografías fueron tomadas con cámaras incorporadas en los trajes espaciales que no permitían mayores ajustes a los patrones ya establecidos para captar las imágenes.

46 años después

Casi medio siglo después, la exploración del espacio continúa. La Agencia Espacial Europea (ESA) envió la sonda espacial Rosetta para orbitar un cometa y hacer descender sobre el mismo un módulo de aterrizaje (Philae), el cual estuvo en hibernación durante varios meses hasta que recabó la suficiente energía solar para “despertar” y enviar información a la Tierra en junio 2015.

Por su parte, el acercamiento de la sonda New Horizons a Plutón, constituye un gran adelanto en la historia espacial, pues ahora se cuenta con fotos nítidas y cercanas de este planeta, además de los datos que el aparato enviará a la Tierra próximamente.

Aunque la llamada “carrera espacial” finalizó con la Guerra Fría, la búsqueda de conocimientos acerca del Universo continuará impulsando al ser humano a encontrar respuestas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios