Big Mandrake: Música mágica y honesta

Dos décadas de trabajo musical y tres producciones discográficas, resumen la historia de Big Mandrake, una de las agrupaciones pioneras del ska en Venezuela, que decidió sumarle a su proyecto algunos matices de rock, punk y sonidos balcánicos.

Eduardo Malavé (guitarra), Rómulo Castillo (batería), Gilberto Lazo (voz), Gianpiero Gigante (guitarra), Francisco Issa (saxo), Luis Daniel Ducharne (trompeta) y Kelvim Lovera (bajo), son los protagonistas de este proyecto que muestra su identidad caribeña con canciones que invitan a la reflexión, el amor, las fiestas y la conciencia social.
Recientemente estuvieron en Barquisimeto como parte de una pequeña gira de conciertos junto a la agrupación local Doctor No, y aprovecharon para conversar sobre La fantástica máquina mágica, un disco que marca una nueva etapa en la historia de esta banda que anteriormente se presentaba bajo el nombre de Sin Sospechas.
Ahora como Big Mandrake, siguen siendo el reflejo de un esfuerzo cultural y colectivo que este año vio materializada una nueva producción discográfica contenida de 10 temas con mensajes que “nos tocan directamente como seres humanos”, según explicó Edu Malavé.
En La fantástica máquina mágica se encuentra el sonido especial de una serie de invitados que decidieron “bailar al son de Big Mandrake” y poner su talento en un producto creativo. Armando Flores, Manuel Churión, Daniel Mora, Cheo Romero, Kenmanuel Araujo, Gonzalo Micó, Andrés “Patolín” Acosta, Gustavo Casas, Diego Marín, Richard Parada, Héctor Machado, Raziel Rodríguez, Nelson González y Cristhoper León, Guillermo Bermúdez, Sandy Izaguirre y Luis Sissino, importantes exponentes de la movida musical venezolana, participaron en este proyecto.

Un ritual, una fiesta
Del disco de Big Mandrake se desprende el tema promocional llamado Yo quiero. Es la segunda canción del disco, fue escrita por Eduardo Malavé y se encuentra rotando en el circuito La Mega en todo el país.
“El tema tiene un video que grabamos en una discoteca en Caracas y trata precisamente del embrujo que hace una banda cuando las personas van a un concierto. Es una magia, una fiesta colectiva en la que se genera conexión realmente honesta entre el público y nosotros”, explicaron los jóvenes integrantes de Big Mandrake.

Sonido internacional
En 21 años de carrera, esta agrupación ha realizado una docena de giras internacionales que los ha llevado a unos doce países del mundo para regalar su arte a jóvenes con diferentes culturas e inquietudes.
De estos viajes nació la inquietud del grupo por los ritmos balcánicos. “Es parte de la influencia que hemos tenido de las giras por Europa. Este año sumamos nuestra octava visita”, aseguraron los músicos que hace unos meses realizaron 20 conciertos entre Francia, Alemania, República Checa, Inglaterra, Austria, Bélgica y Holanda.
En esa gira aprovecharon de lanzar el más reciente disco y es ahora cuando lo muestra al público de Venezuela, a través de una agenda de conciertos que los mantiene ocupados hasta el mes de noviembre.
Anunciaron a sus seguidores que para obtener la producción discográfica, pueden acceder al portal www.bigmandrake.com y descargarlo de forma gratuita, mientras se realiza la distribución del material en físico que también podrán solicitar en sus shows.

Foto: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios