De la barquisimetana Mariana Rondón: Pelo malo, Mejor Película en San Sebastián

La película Pelo malo, una producción que aborda el tema de la intolerancia y dirigida por la barquisimetana Mariana Rondón, ha sido la ganadora de la Concha de Oro a la Mejor Película del Festival de Cine de San Sebastián en España, un certamen que en su edición de 2013 ha tenido un predominio del panorama latinoamericano.

“Yo hice esta película para curarme de la angustia de ver tanta intolerancia”, afirmó Rondón al recibir el galardón de manos del presidente del jurado, el cineasta estadounidense Todd Haynes.

“Pensar distinto a los otros, ser diferente, no es un problema, al contrario es lo más hermoso que tiene el ser humano”, añadió Rondón, nacida en Barquisimeto, cuyo trabajo más destacado hasta la fecha era Postales de Leningrado (2008), ambientada en el conflicto entre la guerrilla de las FALN y el ejército venezolano, visiblemente emocionada.

“Gracias San Sebastián por respetar las diferencias”, agregó.

En entrevista realizada por El País de España, dijo que “Venezuela no había venido a este festival en casi 20 años. Es muy duro hacer cine en mi país, y más aún sacarlo fuera, que lo vean. Estar aquí ya era increíble. Ya existimos. A otros les sonará a una tontería”.

También expresó: “Yo no sé si tendrán ojos para verlo. No me gusta la polarización de mi país. Quiero que gente muy diferente encuentre ese lugar para charlar. En esta radicalización que me preocupa mucho hemos perdido los sitios de encuentro. No me puedo creer que no haya marcha atrás. Cada vez nos hacemos más daño y nos hundimos más. Cada vez el otro, por no tener la misma idea, es más enemigo. Y a mí nadie me dijo que esto era una guerra, solo íbamos a unas elecciones. Paremos. Hay un dolor inmenso. De un acto político, un referendo, hemos pasado a un acto de fe, de ideas”.

¿De quién fue la responsabilidad? “Toda de Chávez. Cuando dijo eso de que quien no está conmigo está contra mí nos sentenció a esta guerra. Y Maduro sigue el mismo camino. Paremos, construyamos un país, construyamos una vida. Cuando volvamos ahora con el premio todos se apuntarán al carro. No nos importa. Con tal de que eso contribuya a que se vea la película…”.

Por su parte, Ugas manifestó: “Lo más importante es que los venezolanos ven sus películas, algo que no ocurre en el resto de Latinoamérica, donde la gente no aprecia el cine de su país. En Venezuela se ve nuestro cine y el latinoamericano, porque hay una ley antigua que obliga a que las películas nacionales permanezcan al menos dos semanas en la misma sala. Eso ha empujado a la industria a hacer cine de género y no productos artísticos, como nosotros”.

 

La historia

Coproducida por Venezuela, Perú y Alemania, Pelo malo cuenta la historia de un niño de un barrio pobre de Caracas obstinado con alisarse el pelo para posar como un cantante de moda en la foto del colegio.

Pero en un país donde las chicas se disfrazan de reinas de la belleza y los chicos de militares, este deseo inquieta a su madre, que lucha desesperadamente por criar sola a dos hijos tras haber perdido esposo y trabajo.

Su insistencia acaba planteando un conflicto con su madre Marta (Samantha Castillo), una joven viuda desempleada que se desvive por sacar adelante a su familia. El guión, de la propia Rondón, ha sido uno de los más saludados en San Sebastián.

Pelo Malo fue escogida por unanimidad, como señaló el presidente del jurado, Todd Haynes, por reflejar la “complejidad” con la que un niño lucha contra sus miedos.

“Eskerrik asko (‘Gracias’ en euskera, el idioma autóctono vasco), San Sebastián”, dijo al comenzar su discurso la realizadora Mariana Rondón, que dio las gracias al Festival por haber escogido “una película tan chiquita”.

Más premios

El premio al mejor director fue para el mexicano Fernando Eimbcke, que firma Club Sandwich. Película sobre el amor adolescente y la relación entre una madre e hijo estrechamente unidos, la cinta cuenta con un reparto en el que figuran María Renée Prudencio, Lucio Giménez Cacho y Danae Reynaud.

La joven española Marian Álvarez, nacida en Madrid, recibió el premio a la mejor actriz por su papel en La Herida, otra película que ha agradado sobremanera a público y crítica.

Álvarez encarna a una enfermera que cuenta con el reconocimiento de sus compañeros, pero que sufre en su vida personal las consecuencias de padecer del Trastorno Límite de Personalidad.

Miedo, alcohol y daño infligido a sí misma acompañan sus noches y dan complejidad a una obra dirigida por el sevillano Fernando Franco.

Por su parte, el veterano intérprete británico Jim Broadbent, de 64 años y con un Oscar en su carrera por Iris, fue galardonado con la Concha de Plata al Mejor Actor por Le Week-End, una historia con guión de Hanif Kureishi que narra la trayectoria de dos jubilados ingleses que tratan de revitalizar su matrimonio en París.

El Premio Especial del Jurado fue para la película O Lobo Atrás da Porta, del realizador brasileño Fernando Coimbra. A medio camino entre thriller e historia de sentimientos, la película ha sido otro de los trabajos que mejor impresión ha causado en el certamen.

 

Clausura

La ceremonia de clausura puso fin a nueve días de cine en el 61ra edición del festival de la ciudad vasca, que en esta ocasión contó con menos referentes de Hollywood que otros años entre sus invitados. Los Premios Donostia, que reconocen toda una trayectoria, fueron este año para la española Carmen Maura y el australiano Hugh Jackman.

Comentarios

Comentarios