Esculturas con sabor a chocolate

Un chocolatier es capaz de realizar los más deliciosos postres en formas de llamativas piezas finamente elaboradas. Este es precisamente el arte de Javier López, un barquisimetano que con sus manos moldea los más exquisitos bombones.

Para mostrar el proceso de creación de su trabajo al público, López decidió que los días 13 y 14 de febrero, en ocasión del Día del Amor y la Amistad, realizará una exhibición en la tarima central del Centro Comercial Las Trinitarias.

En este lugar no sólo hará bombones, sino también mostrará una serie de esculturas de chocolate, como una forma de expresión artística que además le permite dar diferentes mensajes a los comensales, según sea el motivo de la pieza.

Este chocolatier que aprendió dicha técnica en Suiza hace doce años, adelantó que llevará algunas esculturas hechas en casa, con uno 70 centímetros de alto. Pero la mayor atracción será el proceso de creación de una Ikebana, un arreglo floral japonés que los dueños de esta cultura milenaria han usado para representar los más importantes acontecimientos de sus vidas.

“La Ikebana será de 1.50 de alto y la haré en un proceso de unos 40 minutos o una hora, para que el público pueda admirar con calma la técnica”, explicó Javier López, quien también hará bombones durante esta exhibición.

Un gusto al paladar

Los bombones que Javier López realiza con su marca I Love Chocolate, son una apuesta a los paladares más exigentes.
En su propia casa y de manera artesanal, le da forma a pequeños chocolates rellenos.

“Mis bombones son hechos con chocolate blanco y oscuro, pero también amargo”, explicó López, quien usa chocolate brasilero para lograr un sabor cercano al que saboreaba en Suiza, donde se convirtió en chocolatier.

El relleno de cada pieza es una verdadera delicia. Todos los contenidos son realizados por este mismo experto, quien hace cremas de avellanas, maní, arequipe, tamarindo y coco, entre otras frutas como la parchita.

Y como la variedad de sabores forma parte de la propuesta de Javier López, se ha atrevido a hacer rellenos de cocteles, trabajo que no se le ha hecho difícil, ya que además de chocolatier, es un experimentado bartender, oficio que ejerce en un conocido local nocturno de esta ciudad.

Además se ha atrevido con los bombones de pimienta, generando una mezcla explosiva en el paladar.

Este barquisimetano invita a probar sus creaciones, puesto que el chocolate genera energía y una especial sensación de bienestar en el organismo y puede comerse a cualquier hora del día, a menos que se esté sometido a un régimen alimenticio.

Fotos: Armando Llamozas

Comentarios

Comentarios