Leandro Taub: La universalidad del escritor

Una de las máximas de Leandro Taub es ofrecerse al universo como un servidor humanitario, entre tanto, se ha dedicado con intensidad a dejar de definirse. Una de sus labores es la escritura. Por estos días está en plena gira promocional de su más reciente libro, “La Mente Oculta”. Así, conversó con la revista Gala y pudimos constatar que se trata de un personaje tan fascinante como multidimensional. Él se ha encargado a descubrirse a través de la escritura, economía, teatro, música, literatura, actuación, danza, fotografía, cinematografía, filosofía, pornografía, psicología, numerología, tarot y otros tantos estudios, para así ofrecer su experiencia vital al mundo

Leandro Taub es un escritor argentino de descendencia judío-polaca. Los aforismos poéticos que escribe en su cuenta de Twitter @LeandroTaub, su primer libro “Sabiduría Casera”, coescrito con el maestro yogi Lou Coulture, el segundo texto “Santo Diablo” y el más reciente “La Mente Oculta” resultan ser una epítome de la experiencia vital que ha recopilado durante sus 31 años.

El experimento también ha sido producto de una filosofía de vida que se aleja de los conceptos superficiales para describir un tanto más simple la profundidad de la existencia. “Se trata de una vida dedicada a responder preguntas y buscar mejores preguntas, lo que me empuja a explorar disciplinas que van más allá de lo exotérico (por ende adentrarme en lo esotérico) y me invitan a dejar de leer al mundo en forma simple, metafórica e interpretativa (por ende adentrarme en lecturas ocultas como la cábala)”.

Leandro, que ha vivido en casi todos los continentes del mundo (le queda pendiente la Antártida, apunta) asegura que se dedica a buscar, investigar, dar lo mejor de sí en cada instante, ser útil para el otro, dar lo que recibe y, mientras se divierte, ofrecerse al universo. “Puedo resumirte esta vida que estoy viviendo como un experimento extraterrestre que está sucediendo a través de numerosas dimensiones en simultáneo, en la que soy actor por momentos y testigo en otros; donde tomo decisiones en algunos momentos y me entrego al río en otros”.

Reside en Los Ángeles, sin embargo, durante los últimos años ha estado viajando por todo el mundo dando conferencias. Mientras, se deja seducir por lo que le llama la atención. En La Mente Oculta escribe sobre “destellos de la creación”, explicándolo como las ideas furtivas, las que están latentes, esperando por quien las agarre, las desarrolle y ofrezca algo valioso. Por ello, se deja tentar por todo lo que le dé placer.

“Me interesa la cinematografía, desde el año 2009 estoy escribiendo guiones y armando proyectos de cine. Actualmente estoy con una producción en Argentina y otra en Estados Unidos… La televisión también; creo que es una fantástica herramienta pobremente utilizada. El año pasado me ofrecieron formar parte de un proyecto televisivo, del cual derivaron dos proyectos que están ahora en producción…Otras cosas que me tientan: viajes submarinos, el mundo dentro de nuestro mundo y, en su primer lugar, trabajar como astronauta. Me gustaría subirme a naves espaciales. Aún sigo enviándole correos electrónicos a la NASA, y a mi hermano que trabaja allí, para entrenarme y ejercer labores como astronauta”.

Los libros

La experiencia de escribirlos, la historia contada por él mismo.

Sabiduría Casera: Manual de herramientas para el ser humano

“El primero [SABIDURÍA CASERA] fue una bomba de tiempo, guardada en el interior de una montaña de lodo por años, que finalmente hizo su explosión. Yo venía de preguntarme, explorar, buscar, experimentar con todo; y me encontré con Lou Couture, quien traía consigo una vida de estudio, latente por entregarse en letras. Fue un encuentro maravilloso y milagroso. La experiencia de escribir el libro fue de una disciplina absoluta: Nos encontrábamos diariamente, compartíamos un té, charlábamos por algunas horas y el resto del día lo dedicaba a escribir. Esto sucedió en Rishikesh (India) en el año 2008. Cuando terminé de escribir el libro viaje a Londres para reuniones con editoriales y agentes. Al día de haber llegado a Londres me robaron todo lo que llevaba conmigo, incluso la computadora con todos los borradores del libro. Cuando me di cuenta del robo empecé a reír y saltar por los aires; dos días antes, cuando estaba en Nueva Delhi antes de tomar el avión, le envíe a mi hermano la versión más avanzada del libro para que le diera una lectura. Esa era la lección; todo lo inútil desaparecía y lo que valía encontraba la forma de permanecer. Le dije a Lou que el libro llegaría al mundo entero, y así está sucediendo; hoy lo puedes encontrar en casi todos los países de lenguas español e inglés, y sigue creciendo su difusión. La recepción ha sido fabulosa”

Santo Diablo: Manual iniciático de la sociedad secreta

“El segundo [SANTO DIABLO] fue un desafío que tomó unos 50 meses en madurar. Inicialmente me había propuesto hacer un diccionario de virtudes que me tomó varios años en armar, luego me pregunté cómo se comportaría mi ser humano idea, luego lo vinculé con números y arcanos del tarot, lo introduje en una sociedad secreta, me dediqué a mutilar el texto y dejar solo lo esencial. Fue una experiencia de vida escribir ese libro. Apenas lo terminé fue publicado, impulsado por los buenos resultados que había tenido el libro anterior. Las repercusiones han sido fantásticas y ambiguas; lo aman y lo rechazan. Varios lo han rechazado por connotaciones morales, les hace ruido el nombre. Quienes se han atrevido a cruzar esa frontera de pensamientos lo han recibido muy bien”.

La Mente Oculta: Un libro de fábulas y locuras para reconocer la mente, controlarla, entrenarla y conocernos a nosotros mismos

“Algunos de los temas de los que hablo en el libro [LA MENTE OCULTA] son: qué es la mente, qué es lo que hace, qué es lo que hace cuando la controlamos y qué es lo que hace cuando no la controlamos, cuáles son sus partes, cómo funciona cada una de ellas, cuáles son sus modos de actuar, cómo funciona cada uno de sus modos de actuar, cómo se puede trabajar y mejorar, cómo se puede entrenar cada una de sus partes y modos de actuar, qué son estos vehículos que estamos utilizando, cómo funcionan estos vehículos y cómo interactúan con el cuerpo mental”.

¿Cuál es tu filosofía de vida?

Dar lo mejor de mí, servir, agradecer, aceptar, disfrutar, reír, amar, ser útil, concentrar, renunciar, ser auténtico, cambiar, confiar, ser íntegro, dominarme, digno, independiente, satisfecho, optimista, dulce, elegante, jovial, ecuánime, justo, humilde, modesto, noble, heroico, veraz, calmo, valiente, generoso, amigable, adaptable, considerado, cortes, hospitalario, amable, benevolente, simple, discreto, dócil, paciente, perseverante, honesto, magnánime, prudente, gentil, puntual, con determinación, aspiración, entusiasmo, aplicación, regularidad, disciplina, rigurosidad, fortaleza, ingenio. No juzgar, no enojarme, no envidiar, no celar, no fanatizar, no arrepentirme, no culparme ni culpar, no comportarme arrogantemente, avaramente ni codiciosamente, no ostentar, no acumular, no derrochar, no preocuparme sino ocuparme, no descuidar, no vaguear, no postergar, no distorsionar, no vacilar, no criticar, no chismosear, no hablar de más, no simular, no sospechar, no lastimar.

Para responderte a esta pregunta tomé parte del índice de mi segundo libro, SANTO DIABLO (Ediciones B México 2012). Lo hice porque es esta misma pregunta una de las que me inspiró a escribir dicho libro, me pregunté ¿cómo sería este ser llamado Santo Diablo? ¿Cómo lo presento al mundo?

¿Algún lector que recuerdes? (quizá su experiencia o algún comentario que hayas recibido)

En noviembre una madre junto a su hija se acercaron luego de una presentación que di; la madre me tomó y me dijo lo bien que le estaba haciendo lo que escribo a ella y a su hija, luego la hija se acercó y me preguntó si quería ser su novio. Hermosas. A la madre la abracé, a la hija le dije que me encantó la idea pero que estaba en pareja, que esa actitud es fabulosa y que siga así que va a conseguir lo que quiera.

Es la primera memoria que me vino a la mente ahora que me haces esta pregunta. No es la única. Me siento muy agradecido por el recibimiento que tengo en cada ciudad a la que visito. Recuerdo los ojos y los rostros de quienes se acercan; un muchacho me dijo que leía todos los días el arcano y número del día, que lo utilizaba como su horóscopo diario; una mujer me dijo que me vio en la crucifixión de Jesús; un niño se acercó y me pidió que le autografiara su libro de Pokemon (lo hice, una dedicatoria que firmé como Pokemon); recientemente una señora de unos 100 años se acercó, me sonrío y me dio un fuerte abrazo.

¿Qué oculta la mente?

La mente oculta todo a quien no la ve, la mente está en un terreno invisible para el vehículo humano: no la vemos pero nos domina, no la sentimos pero nos afecta, no la oímos pero nos calma o nos aturde, no la olemos pero olemos a través de ella. El cuerpo mental está hecho de aire, es la parte más sutil. Es lo oculto en nosotros que determina nuestro devenir.

¿Consideras que el tarot es una herramienta para el conocimiento o es meramente predictiva?

Popularmente el tarot está presentado al mundo como una herramienta de adivinación. Algunos la están utilizando como una herramienta terapéutica (no podemos dejar de nombrar al fabuloso Alejandro Jodorowsky y su trabajo de esta forma con ella). Otros la utilizan como un libro de historia, como herramienta de conocimiento. Yo la utilizo como una excusa, de la misma forma que uso todo lo que está sucediendo en mí y, por ende, a mi alrededor. Creo que todo es un mapa de símbolos que está danzando: no veo al otro, me veo a mí a través del otro; no veo lo que sucede, veo lo que me sucede. Siendo así, todo está ahí por algo. No hay detalle aislado. Todo está hablando. Por eso, el tarot, la mirada, el tono de la voz, el movimiento, la ropa, la forma de caminar, la textura de la piel, el color presente, el juego de luces, los aromas; todas son excusas que utilizo para leer los símbolos danzando, para reconocerme a través de ellos, en ellos, siendo ellos.

¿De qué disciplinas te nutres a diario?

Movimiento con el cuerpo, servicio, concentración, devoción, conocimiento y diálogo con quienes me acompañan.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios