Física Fabiola Gianotti tomará el timón del CERN

AP | AP |

Fabiola Gianotti, quien esta semana tomará el timón del CERN —sede del mayor acelerador de partículas del mundo— es vista como una científica de nueva generación. Inicialmente entrenada en las artes y la literatura, tomó la física relativamente tarde. A ella le gusta cocinar, correr, la música, estar al tanto de las noticias y subraya la importancia de ser “ciudadano del mundo”.

Gianotti “encarna para mí lo que es más un físico del nuevo milenio”, dijo la doctora Mónica Dunford, científica sénior en la Universidad de Heidelberg, Alemania, quien pasó seis años en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en francés). “No es tan friki, sino mucho más completa, diversificada, apasionada”.

“Fabiola trae frescura a la ciencia: Ella está llena de mucha energía, muy apasionada, tiene una gran cantidad de talentos… Tiene licenciatura de piano, además de la de física”, dijo Dunford.

Gianotti, quien relevará al alemán Rolf Heuer como directora general el 1 de enero, será la primera mujer en ocupar el puesto. Insiste en que no quiere ser “el escenario principal” del laboratorio multinacional en la frontera entre Suiza y Francia. Ha dicho que se enfocará en ayudar a producir ciencia por el bien de la ciencia, en la búsqueda de explicar el funcionamiento del universo.

La italiana de 55 años destaca tanto por su forma de vestir —zapatillas deportivas y pantalones vaqueros— como por su cultura de colaboración basada en el café como combustible, noches sin dormir y distracción sobre la alimentación adecuada.

En una entrevista realizada en una sala de conferencias del CERN porque dijo que su oficina era un “desastre” por su mudanza, Gianotti reflexionó sobre la comunidad del CERN: innovadora y democrática, donde laureados con el Nobel almuerzan con estudiantes de doctorado de 25 años de edad.

“El CERN es un lugar especial donde no solo financiamos la investigación y reunimos a expertos de todo el planeta —grandes científicos_, sino también una gran cantidad de jóvenes”, dijo. Se trata de “un ambiente democrático donde no hay barreras”.

La joya de la corona del CERN es el acelerador de partículas, capaz de hacer que los átomos se estrellen entre sí y monitorear los resultados para ayudar a comprender el universo en la escala más infinitesimal.

El Gran Colisionador de Hadrones envía protones zumbando —casi a la velocidad de la luz— a través de un túnel subterráneo circular de 27 kilómetros. El colisionador de 10.000 millones de dólares —considerada la máquina más grande construida jamás— es mejor conocido por los experimentos en 2012 que proporcionaron pruebas de la existencia del bosón de Higgs, una partícula fugaz que algunos han llamado la “partícula de Dios” por su posición clave en el modelo estándar de la física.

Comentarios

Comentarios