Los desafíos de Netflix tras su inesperada expansión mundial

La semana pasada, durante la feria CES, Netflix hizo noticia al anunciar que su expansión global –que presupuestaba llegar a todo el mundo antes de fin de año– había sido acelerada, lanzando su servicio de streaming en 130 países de forma simultánea.

La medida convierte a Netflix en la “primera red global de televisión”, según describió su presidente ejecutivo, Reed Hastings, en CES. ¿Qué importancia tiene esto? Que todos sus estrenos originales de cine y TV (incluyendo las 30 temporadas de series que se lanzarán en 2016) estarán disponibles al mismo tiempo en todo el mundo, algo que disminuye la piratería, según la compañía.

“Lo hemos dicho antes. Con distintas fechas de salida para distintos territorios impulsas la piratería. Si un programa sale nueve meses después que en EE.UU., la gente lo descarga de internet. Un lanzamiento simultáneo es lo que la gente quiere”, dice Elizabeth Bradley, vicepresidenta de contenido de Netflix.

Para ejemplificar esa situación, cita el caso de Australia, donde se lanzó el servicio el año pasado, produciendo un descenso en piratería de un 17%. Este lanzamiento global, dice, también elimina la necesidad de usar un servicio VPN para acceder al catálogo que Netflix ofrece en otro país, ya que éstos son cada vez más parecidos.

Este nuevo escenario presenta nuevos desafíos para la compañía. Por ejemplo, todavía hay “tres mercados y medio” donde el servicio no está disponible: Corea del Norte, Siria, Crimea y China. Las esperanzas están puestas para llegar a este último en los próximos meses, pero “es el único país donde tenemos que tener una licencia del gobierno, y están disponibles en un número muy limitado y no están habilitando otras”, dice Neil Hunt, jefe de producto de la empresa, agregando que la opción para llegar al gigante asiático es asociarse a una empresa local.

Mejor imagen

En segundo lugar, el streaming se enfrenta a un cambio tecnológico en la televisión, que empieza a dejar atrás la resolución Full HD y pasa al 4K, pero sumando también la complejidad del “HDR”, un nuevo estándar que mejora aspectos como la reproducción de colores y el contraste de las distintas escenas.

Hunt describe HDR como “una innovación que será más importante para los consumidores que 4K, porque es más visible”, agregando que si se ve un contenido a la distancia ideal (la que pensó su creador), avances como el futuro 8K son irrelevantes. “HDR se conecta a una dimensión que no hemos optimizado. En vez de sumar pixeles es mejorar los pixeles. Es algo muy importante”, comenta.

Algunos contenidos como “Marco Polo” y la futura segunda temporada de “Daredevil” están en 4K con HDR, aunque se requiere un dispositivo que soporte estas tecnologías para poder acceder a ellas (además de la suscripción más “Premium” de Netflix, que permite streaming en 4K). La cifra crecerá, especialmente pensando en la masificación del concepto del “Smart TV”, que hoy representan el 60% del visionado de Netflix siendo el dispositivo más usado para el streaming.

El último desafío que enfrenta Netflix está en sus competidores. Neil Hunt asegura que la compañía compite con todas las actividades de tiempo libre de un usuario. “Competimos con el dormirte en tu sillón porque no encontraste nada para ver, con leer un libro. Ganar es cuando decidas entrar a Netflix en el momento de prender tu televisor, en vez de ir a la TV en vivo o a otro servicio. Tenemos 30 o 60 segundos para capturar tu interés”, dice.

Pero en cuanto a contenido, el aumento de los productos de streaming de canales de TV –particularmente en EE.UU. – y de productores como Disney representan potenciales amenazas para Netflix. Pero Neil Hunt cita una cifra como la razón por la cual no están muy preocupados: cinco mil millones de dólares, la inversión que Netflix hará este año en programación externa.

“Es difícil que alguien como Disney decida no licenciarnos contenido porque tienen que sustituir ese ingreso desde otro lado. Tiene mucho sentido que la gente arme sus propias plataformas, pero no es tan fácil como armarlo y ponerle exclusividad al contenido. Tienen que poder crear valor”, asegura.

 

Comentarios

Comentarios