Culpan al CNE por el caos en el país

José Manuel Zaá | Fotos: Juan Brito |

Con el fin de notificarle a la directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) en la región que sería cómplice de los asesinatos perpetrados durante los tres meses protestas en Venezuela, por “promover el Golpe de Estado continuado y no convocar los eventos electorales en el lapso establecido en la Constitución”, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de Lara se movilizó hacia la sede del Poder Electoral, la mañana de este jueves, en una marcha que acompañó la sociedad civil.

Desde las 10:00 a.m. la colectividad se concentró en la plaza Macario Yépez de Barquisimeto, para partir hacia la oficina regional del ente comicial en la carrera 24 de la capital larense. Fue aproximadamente a las 11:30 a.m. que arrancó la movilización comandada por el alcalde del municipio Iribarren, Alfredo Ramos.

“Los directivos del CNE están convocando un fraude a la Constitución y perpetrando un delito por el que deberán pagar penal y administrativamente (…) Están a tiempo de detener la violencia si toman una decisión autónomamente de suspender la convocatoria a la Constituyente”, fue el mensaje que dio el secretario general de la MUD-Lara, Macario González.

Por la avenida Morán, se desarrolló con normalidad la protesta opositora. Por cada cuadra que avanzaba la misma, encapuchados atravesaban escombros para cerrar los accesos a la vía.

A eso de las 11:45 a.m. la manifestación fue detenida por un vehículo tipo barrera de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que obstaculizó el paso en la carrera 24. La comisión de la MUD regional no pudo consignar el documento.

“El Gobierno nacional debe leer lo que está pasando en Venezuela. El pueblo está en la calle y esto no va cesar hasta que instruyan para que convoquen elecciones en los términos que establece la Constitución (…) No hay cansancio, no hay resignación, vamos a seguir adelante”, profirió González.

Asimismo, señaló que gran parte de los disturbios ocurridos en la ciudad, este miércoles, son muestras de la indignación del pueblo venezolano y su respuesta ante la agresión de la GNB. Sin embargo, afirmó que los actos vandálicos fueron promovidos por grupos armados del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Por su parte, el alcalde de Iribarren, Alfredo Ramos, rechazó el accionar de los cuerpos de seguridad del Estado durante la jornada de Trancazo nacional, la cual catalogó como una masacre que dejó cinco homicidios a nivel nacional en manifestaciones, uno en la entidad. Envió condolecías a familiares de las víctimas fatales.

“Tengo que decirle a Diosdado Cabello que no le tenemos miedo. Antes de ser alcalde yo soy un ciudadano que está luchando por la libertad de Venezuela. La mejor gestión que podemos realizar en la Alcaldía, es contribuir a la salida de Maduro por dictador y genocida de la juventud venezolana”, replicó Ramos a declaraciones de Cabello, quien lo señaló como responsable de los hechos violentos en la localidad.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios