Crece incertidumbre en filas rojinegras

La presente semana no ha sido fácil para la plantilla del Club Deportivo Lara. El equipo crepuscular trató de poner presión a la gerencia al alterar del desarrollo normal de los entrenamientos.
Incluso el cuerpo técnico, encabezado por el entrenador Eduardo Saragó, se ausentó de los entrenamientos como medida de presión para obtener respuestas de las deudas pendientes para los jugadores.
El gerente Raúl Álvarez ofreció declaraciones a un programa radial en Tamá Stereo FM -publicadas por Futbolestodo.com en Twitter-, donde aseguró que ya consiguieron fondos, sin embargo, no alcanzan para saldar la deuda.
“Hemos conseguido unos fondos pero no son suficientes, estamos esperando para traspasar a una tercera persona”.
“Los muchachos dejaron de entrenar y se les respeta su decisión. Esta junta terminó de pagar las deudas de la temporada anterior, solo queda pendiente la de la actual temporada”, continuó el directivo.
“No es cierto que no tienen ni para la gasolina, ellos ganan muy bien. El 80% se le pagó la temporada anterior. Lo que pase después del domingo es decisión de los jugadores, en este momento no puedo decir qué pasará”.
El equipo se trasladó a El Vigía para afrontar el compromiso correspondiente a la próxima fecha del Torneo Apertura de primera división.
Los integrantes de la plantilla esperan una pronta solución y pretenden que el equipo sea vendido lo antes posible. Sin embargo, el gerente insiste que no es fácil.
“Ojalá el lunes se concrete la negociación, para que el campeón enderece su situación. Ellos han insistido en la semana, pero no estamos vendiendo una bicicleta, una casa o un carro, es un equipo de fútbol”.
Sobre la posible venta, Álvarez advirtió que las negociaciones son intermitentes. “Por momentos se para o avanza. Ellos han visto como pasa el tiempo y piden una solución inmediata”. “Si me tengo que ir, hice mi trabajo. Si me tengo que quedar, lo mismo”, dijo sobre su permanencia en las filas rojinegras.
Foto: Archivo

Comentarios

Comentarios