Crisis eléctrica es consecuencia de errores políticos

Pacífico Sánchez | /Foto:Archivo |

Hasta el fin del siglo 20 fuimos en Suramérica el país que tenía el mejor servicio eléctrico. La afirmación es hecha por el ingeniero Antonio Patillo, quien tiene más de cuarenta años de experiencia como experto en electricidad y ha realizado cursos en Japón, Estados Unidos y otros países.

Llegamos a tener una cobertura del 98 por ciento del territorio nacional.Hoy día la situación está bastante caótica.

Hace nueve años el gobierno decidió nacionalizar y expropiar catorce empresas eléctricas, que para ese momento tenían un régimen de prestación de servicio muy bueno.
Desde entonces para acá, el servicio se vino abajo.

-¿Cuál fue la causa?

-Falta de mantenimiento e inversión.

-¿Se había presentado una situación parecida a la que estamos viviendo hoy día?

-En los años 70 se registró una situación crítica. Pero, las gerencias en ese momento tomaron decisiones muy acertadas: hicieron las inversiones, instalaron plantas de generación de alta potencia, y eso nos permitió 30 años de servicio confiable.

-¿Qué pasó luego?

-Comenzó la decadencia. No se hizo mantenimiento al parque térmico, las inversiones del Bajo Caroní están muy retardadas y, entonces, estamos padeciendo las consecuencias hoy día.

El servicio venía de la parte hidroeléctrica. Funcionaba a plenitud el Caroní y una parte de Uribante – Caparo, en los Andes venezolanos.

Pero, lo que ha venido pasando con el servicio de la generación hidroeléctrica ha sido fallas por mantenimiento en máquinas, en generadores, y últimamente acentuado por la baja del nivel de la represa Guri. Eso es determinante.

Cuando se diseña el sistema del Bajo Caroní fue concebido para que el servicio hidroeléctrico fuera como un apoyo al servicio eléctrico nacional, basándose la confiabilidad del servicio en el parque térmico. Por ejemplo Planta Centro, Tacoa, Ramón Laguna en Maracaibo y una cantidad de plantas más pequeñas, pero que garantizaban la continudiad del servicio.

¿Qué ha venido pasando con estas plantas, como Planta Centro, que tiene 2000 megavatios instalados y hoy están en cero? La falta de mantenimiento a través de estos años ha colapsado el servicio.

Entonces se viene dependiendo únicamente de lo que genera Guri. Hoy tenemos un problema muy grave: los niveles de la represa bajan considerablemente.

En este momento está en el orden de los 249 metros sobre el nivel del mar y de llegar a 240 metros habría que parar la poca generación que hay porque colapsa desde el punto de vista de que no hay el flujo suficiente de agua como para que puedan trabajar las turbinas. Cada día la presa baja 12 centímetros en su nivel de agua.

-¿Qué es lo que se plantea sensatamente?

-Creo que deberíamos ir de nuevo a un sistema que garantice una calidad de servicio como en el pasado.

-¿Cómo fue ese sistema?

-Sería una gran empresa de generación en el oriente del país. Llamábase Edelca en aquel entonces que garantizaba la generación allá con programas de mantenimiento efectivos y continuos. Después venían las empresas privadas, cada una de las cuales se preocupaba por la calidad de servicio de la zona de influencia, garantizando una continuidad muy buena. Creo que en este momento debemos pensar en volver a una empresa nacional de generación eléctrica que se preocupe precisamentre por generar electridad en el país. Una empresa nacional de transmisión, que sería la que se encargue de llevar la energía de los centros de generación a los centros de consumo. Y una empresa de distribución que sería la encargada de distribuir y comercializar el servicio.

-¿Será posible realizar ese proyecto?

-Bajo la estructura que actualmente tiene Corpoelec, las condiciones no están dadas para poder cumplir un servicio confiable.

-¿Por qué no existe esa capacidad?

-Los cuadros gerenciales que en los últimos tiempos han manejado la empresa se ha visto hay deficiencia y capacidad gerencial. Porque es evidente la deficiencia en los conocimientos. Observamos -y eso lo hemos dicho en varias ocasiones- que la empresa está gerenciada por un militar. No le vamos a restar méritos a los militares. Pero, no es posible que un estratega en defensa de la nación venga a administrar un servicio tan delicado como el eléctrico. Yo me pongo en el caso de que nosotros, como ingenieros electricistas, nos pusieran de comando de una unidad militar. ¿Qué sabemos nosotros de tácticas militares? Lo más justo es que la empresa sea dirigida por quienes tienen pleno conocimiento y que sientan en verdad lo que es el servicio eléctrico y que se hayan formado dentro de los cuadros esenciales de la empresa y conocen, desde sus bases, lo que es la calidad del servicio-

¿Qué recomienda la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros?

-Desde hace ocho años estamos alertando al Ejecutivo Nacional sobre la calidad del servicio. La empresa debe estar manejada a la altura de como fue gerenciada en el pasado.

-¿Cuánto requiere Venezuela?

-La demanda está en 19 mil megavatios. Estamos generando en el orden de los 17 mil. Para que nos ubiquemos en el déficit, dos mil megavatios es la carga total de la Gran Caracas.

Qué asesoramiento pudo dar Ramiro Valdés

-¿Por qué el gobierno trajo a Ramiro Valdés, artífice de los servicios de seguridad y vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, para en el 2010 atender el problema del servicio eléctrico en Venezuela?

-Ahí se demuestra claramente -responde el ingeniero Patiño, después de reprimir la risa- que las intenciones no eran buenas. ¿Qué conocía el señor Valdés de generación eléctrica? ¿Qué es Cuba como país potencialmente eléctrico? Nada. Potencia eléctrica éramos nosotros. Teníamos gente permanentemente en el exterior, especialmente en Alemania, Suiza, Estados Unidos y Brasil, capacitándose e incluso llevando conocimiento también. A ese señor lo trajeron por motivos políticos con el argumento de que venía a mejorar el servicio eléctrico. Ese fue un gran error que trajeran a Valdés y su combo para asesorar al gobierno nacional. Le recomendaron al hoy extinto presidente Hugo Chávez que instalara la “generación distribuida”. Esta no era más que pequeñas plantas que trajeron consecuencias graves, porque, primeramente, eran plantas usadas, ninguna nueva, lo que significó un negocio para alguien que las adquirió y se las vendió al Ejecutivo Nacional como si se tratara de una maravilla.

En cada zona escogida para el funcionamiento de esa “generación distribuida” fue montada una batería de plantas, cuya capacidad era muy pequeña. Para generar, por ejemplo, 20 megavatios había que tener más o menos quince plantas.

Ese tipo de servicio no se puede implantar, por cuanto genera muchísimos problemas, tanto desde el punto de vista económico como técnico y ambiental. Se alimentan de gasoil para generar electricidad. Hoy en día no se consigue ese combustible. Ahora cuando se obliga a los centros comerciales a montar sus plantas, porque estamos retrocediendo cualquier cantidad de años. Lo recomendable es que haya un servicio eficiente para que puedan dar trabajo y prosperidad a la ciudad.

 

Comentarios

Comentarios