Manuel Rachadell: El Gobierno podría tomar la Polar si le diera la gana

Pacífico Sánchez | /Foto: Archivo |

En este momento el Gobierno puede hacer cualquier disparate con el Decreto de Emergencia o cualquier cosa sin ningún fundamento, porque está respaldado por el Tribunal Supremo de Justicia, que permite cualquier infracción a la Constitución.

Tal es la apreciación que tiene el Dr. Manuel Rachadell, titulado de Derecho Público y Ciencias Políticas de la Universidad de París, quien es jefe de la cátedra de Finanzas Públicas de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela.

Al ser consultado desde la Redacción de EL IMPULSO sobre las posibles medidas que podría tomar el Ejecutivo nacional y la situación de desesperación de la población, comenta que a Nicolás Maduro se le podría presentar un hecho parecido a lo que le sucedió a Carlos Andrés Pérez, defenestrado por el Congreso Nacional cuando los parlamentarios unánimemente votaron contra su mandato.

Cualquier disparate

-Aunque ya el Gobierno –le observamos- tiene facultad del TSJ para aplicar el Decreto de Emergencia Económica, no ha adoptado ninguna medida. Sin embargo, hay rumores de que procedería a tomar el dominio de las empresas Polar. ¿Sería una de sus primeras acciones?

-El Gobierno podría tomar la Polar si le diera la gana, como ha tomado todas las cosas, sin tener ninguna legislación anteriormente. Incluso, infringiendo normas de la Constitución.

Tiene leyes sobre precios justos, ha hecho normas parala usura y en torno a una enorme cantidad de cosas que ha venido dictando durante tantos años a través de la Asamblea Nacional o mediante leyes habilitantes. Puede hacer cualquier disparate, porque además está respaldado por el Tribunal Supremo de Justicia. Cualquier infracción que haga de la Constitución o de cualquier ley no tiene, pues, ninguna consecuencia.

El Ejecutivo Nacional podría tomar la Polar con fundamento en el decreto de emergencia o en una ley que tenga ya hecha, probablemente con toda impunidad porque eso se lo garantiza la colaboración que le presta la Sala Constitucional.

Sin embargo, el problema, yo creo que va más allá. Las medidas que tome el Gobierno están destinadas a destruir, no a levantar, el sistema económico del país.

Necesidad apremiante

El Gobierno, dice el Dr. Rachadell, tiene en este momento una necesidad infinita de recursos, sobre todo de dólares para poder importar rubros, pagar la deuda y pagar las condenas que tiene encima por parte de los organismos internacionales de arbitraje.

Por encima de todo, este régimen necesita dinero y cualquier medida que tome contra la empresa privada lo que hace es obstruir la posibilidad de atraer inversión extranjera o incluso, obtener préstamos para salir de esta situación grave que ha producido. La misma China no quiere invertir en Venezuela por el temor de la arbitrariedad del Gobierno que no da la más mínima seguridad a las inversiones.

Régimen descerebrado

Las medidas para salir de esta crisis no necesitan de ningún decreto de emergencia. Lo que necesitan es de cerebro, de racionalidad, pero al Gobierno justamente eso es lo que más le falta, comenta.

-Usted dice que prácticamente no existe posibilidad de que al país le concedan préstamos. Si la única oportunidad de conseguir recursos es del Fondo Monetario Internacional, ¿qué puede pasar si el Gobierno no acude a ese organismo?

-El Gobierno tiene ahorita solamente dos posibilidades: una es cambiar su política y la otra es ahondar en la que ha venido haciendo. La primera significa abrir las posibilidades que la oposición ha venido sugiriendo desde hace mucho tiempo. El mismo Lorenzo Mendoza hace ya un par de años le dio una receta de las cosas más importantes que debía hacer para estimular la actividad económica, pero no le hicieron caso. El Gobierno o da la vuelta (que le traería consecuencias dentro de su mismo partido porque le reclamaría a Maduro que está abandonando el legado de Chávez), o sigue adelante, pero ya en una actitud abiertamente dictatorial con el apoyo de la policía y de la Fuerza Armada, acorralando a la población cada día más miserable, para mantenerse en el poder un tiempo que no será muy largo, porque ya la gente está llegando al límite de su paciencia.

La sombra de Pérez

-Constitucionalmente, ¿es verdad que se requiere de mucho tiempo para una salida del Gobierno?

-Es necesario salir de este régimen porque es incapaz de corregir sus errores. Y eso es justamente lo que está planteado en este momento: ¿cuál es la vía para salir de los causantes de esta crisis y poder encaminarnos hacia una democracia que consulte y actúe racionalmente? Se están estudiando el referendo revocatorio, la enmienda constitucional, la reforma constitucional e incluso hay la convocatoria a una constituyente. Cada una de esas soluciones tiene sus ventajas y también sus inconvenientes. Llegará un momento en que la situación de la gente sea tan desesperada que la salida del régimen puede venir por una vía que no se ha propuesto públicamente. Incluso para remover al presidente de la República.

Recuérdese que en el gobierno de Carlos Andrés Pérez llegó un momento en que la mayoría de la gente quería salir de él. Se planteó entonces el allanamiento de su poder en el Congreso y todo el mundo votó a favor, a pesar de que no había un fundamento jurídico serio en la demanda que había contra el Presidente por utilización indebida de fondos públicos. Eso nunca se llegó a probar. Sin embargo, cuando fue formulado el planteamiento, incluyendo la bancada de Acción Democrática, hubo unanimidad para remover a Pérez, sin ningún voto salvado. Creo que así puede pasar ahora. Llegado el momento en que la situación se haga tan desesperada, los mismos chavistas van a buscar la forma de ponerse de acuerdo con todos los demás para salir del régimen de Maduro y buscar un Gobierno de transición.

Problema político

-Tras la muerte de Mao, se produjo un cambio en la conducción económica de ese país.¿Por qué se sigue imitando el modelo estatista cuando se sabe que es un fracaso?

-Hubo que esperar que viniera el sucesor de Mao para cambiar la política económica. Cuando la gente se compromete de tal manera en una política como ha hecho Maduro como continuador de las ideas de Chávez, es imposible prácticamente dar marcha atrás. Lo que tiene que hacer es apartarse, para que vengan otros. O de lo contrario, será atropellado por la historia.

-Ahora, la gente quiere que haya una salida rápida. ¿Considera como muy grande la expectativa?

-El problema no es jurídico, sino político y de supervivencia del país. Mientras el Gobierno tenga de su lado la Sala Constitucional, que apoya todo lo que el Gobierno le diga, no existe ninguna posibilidad jurídica. Pero, el Derecho llega un momento en que tiene que hacerse a un lado también porque los países no pueden dejarse perecer.

 

Comentarios

Comentarios