Perspectivas económicas 2017: El reto del gobierno es metabolizar la penuria

Lorena Quintanilla Muñoz | Foto: Daniel Arrieta |

Tamara Herrera Marrosu, directora y economista jefe de Síntesis Financiera, calificó el 2016 como el año de las penurias y de un viraje hacia la dictadura, esto a propósito de la conferencia Perspectivas Económicas 2017, Construyendo un mejor futuro para nuestros negocios, de la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (Venamcham).

-Estamos anímicamente en un proceso de digestión, asimilando el guamazo del 2016. Tenemos una crisis sin una solución visible en el corto plazo. El gobierno está negado a corregir, el deterioro de la calidad de vida continúa y se acumula. Una de las cosas que llamó la atención de Encovi, además de la velocidad del deterioro social, es el aumento del porcentaje de la pobreza estructural,  31% de la población permanece en situación de pobreza.

Además, la tensión política entre el chavismo y la oposición no ha mermado, tampoco la presión internacional.

Explicó la economista que el reto del gobierno es metabolizar la penuria.

“Que te acostumbres, que no aspires ni pretendas más. El Gobierno necesita extender el alcance de los Claps, que seguirán siendo un espacio enorme para la corrupción pero un elemento propagandístico fundamental para el Gobierno y al que dedicará mucho esfuerzo. En ese sentido, las divisas van a ser más rendidoras en términos de Claps y no en términos de multiplicación de la producción”.

El carnet de la patria será otro elemento alimentado este año, a través del cual se crea la noción de que sin el carnet no hay vida. Por lo tanto, el gobierno mantendrá su filosofía de controles.

Adelantó que para 2017 los venezolanos vamos a ver ajustes de precios y cuotas de producción para la red pública, precios para la red pública y otros para el sector privado.

Ante la agudización de la crisis el gobierno seguirá aumentando los salarios.

“Con el concepto de que son los salarios los que persiguen a la inflación y no abatiendo la inflación. Lo que vivimos en 2016 es sumamente preocupante pero pese a ello se inició de 2017 con 50% de aumento salarial. El Gobierno busca amor porque sabe que en algún momento tendrá que medirse electoralmente”.

Este año tenemos la posibilidad de que el petróleo repunte, en promedio a los niveles de 2015, pero no será sencillo.

Por otro lado, la especialista apuntó que si bien el dólar paralelo ha descendido en virtud del pago de impuestos, esa situación del mercado paralelo es temporal.

“Creemos que el paralelo llegará a los Bs. 10.000, eso es un pronóstico muy audaz de hacer ya que se trata de una variable que recoge cualquier cantidad de factores, tanto de expectativas como de elementos reales. El precio puede ser menor o puede ser mucho más alto también”.

Herrera Marrosu analiza que continuará la contracción de la economía, por lo cual se calcula una caída de más de cuatro puntos.

“Seguirá siendo un año muy duro aunque menos acelerado que 2016. En términos de salario la situación es escalofriante: solamente el salario mínimo alcanzaría los 154 mil bolívares sin contar el cestaticket”.

En 2017 persistirá  la necesidad de un cambio en la política económica, cambio que el gobierno está pensando hacer.

“2016 puede ser definido como el año de las penurias y de un viraje hacia la dictadura. 2017 es un año muy similar, de simple sobrevivencia”.

Resonante pero no dominante

El año 2016 fue de discreta recuperación de los precios del petróleo, una recuperación inestable.

No hay certeza ni consenso general en que pueda proseguir o intensificarse y lamentablemente en el 2016 no fue posible sacar provecho de esa recuperación porque la debilidad de los volúmenes hizo que esa recuperación tuviera una pendiente ligeramente más moderada que la del propio precio del petróleo. Venezuela es resonante más no dominante en el mercado petrolero mundial como lo fue hace 30 años.

“En materia económica el gobierno no ha encontrado el suiche de  los motores productivos”.

El año pasado llegaron las importaciones reasignadas, se autorizaron las importaciones a tasa paralela por lo cual se redujo la presión producida  por la escasez. El gobierno se hizo la vista gorda y permitió el aumento de precios por encima de las regulaciones. A finales de 2016 el gobierno a  elude la confrontación electoral y se escuda en el diálogo muy hábilmente.

Mientras tanto, la oposición buscaba un cambio para la reinstitucionalización.

“El gobierno logra desmoralizar y dividir a la oposición y a sus seguidores y simultáneamente siguió la represión y la opresión económica”.

Lo cierto es que el panorama no es nada alentador y el cambio económico va de la mano con el cambio político.

Lo que deben hacer las empresas

La economista sugirió a la empresas estrategias corporativas.

El contexto es volatil por lo cual la flexibilidad y la agilidad son claves.

Monitoreo permanente del impacto de la cambiante inflación sobre los costos.

Reevaluar las líneas de producción y comercialización. Las que una vez fueron rentables pudieran dejar de serlo.

Detectar nichos, así sea de manera temporal, en el mercado interno y externo.

Evaluar si los Claps son una oportunidad para oxigenar.

Conocimiento profundo del régimen cambiario.

Manejo de flujo de caja

Manejo de inventarios

Manejo prudente del endeudamiento. No perder la condición de alerta porque el entorno de riesgo será permanente y con corrupción creciente.

Adquisición de activos de apreciación real.

Preservar el capital humano con esquemas creativos de compensación.

Mantener la mente fresca porque las condiciones caóticas estarán a la orden del día así que 2017 es un año para mejorar.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios