Se agudiza escasez de carne de res

Mientras que en un frigorífico ubicado en la avenida Libertador, al este de la ciudad, la gente hace largas colas diariamente para comprar dos pollos por persona a precio regulado, en otros establecimientos la realidad sigue siendo la misma: no hay carne de res y tampoco pollo, sólo carne de cerdo.

El negocio de la Libertador es uno de los pocos que oferta el kilo de pollo a 65 bolívares. Por esa razón, desde las 4:00 de la mañana las personas se organizan mediante una lista para adquirir el producto y evitar que unos cuantos vivos compren varias veces.

“Esta es una situación crítica, caótica. Cada día esto se pone peor, no se consigue nada y todo está por las nubes”, dijo Antonio Patiño.

“Vamos de mal en peor. Esta cola es todos los días porque es el único lugar donde se consigue pollo regulado. Lo que venden alcanza para dos días, depende del grupo familiar. Después de esta cola uno tiene que salir a cazar las toallas sanitarias, el papel higiénico, la leche, el jabón en polvo, etc”, expresó Eveling Bravo.

Para nosotros esta situación también es un calvario, dijo uno de los vendedores del frigorífico, quien pidió se le reserve su identidad.

“Los clientes nos piden que abramos temprano y cerremos tarde, apenas llega la mercancía se despacha. Vienen muchos bachaqueros a comprar, hacen la cola varias veces. Las mismas personas compran todos los días. Unas diez personas llegan a diario en un camión 350”, agregó.

En un recorrido por otros establecimientos independientes se constató que los congeladores siguen vacíos, con muy poco o nada que ofrecer.

La carne de res no se consigue en ninguna de sus presentaciones, tampoco el pollo.

En un local ubicado en Barrio Unión los carniceros explicaron que solo venden cochino. Desde hace un mes no ofertan carne ni pollo.

La carne está regulada en Bs.250 el kilo y el pollo en Bs. 65 el kilo. No obstante, el precio del canal oscila entre los Bs.220 y Bs. 230.

“No podemos vender a pérdida, por eso sólo hay marrano y charcutería. La gente está desesperada. En vista de esta situación la carne se vende sucia, como llega, se pica como sea y no se le retira la grasa. La carne y el pollo es lo primero que busca la gente, prácticamente estamos perdiendo el día”, explicó el encargado, quien prefirió no identificarse.

En otro comercio, al este de la ciudad, Matilde de Vargas, encargada de la carnicería, dijo que a una res se le está perdiendo entre el 30% y 40%.

“No vendemos carne ni pollo desde que comenzó el conflicto, sólo chuleta ahumada y marrano. A todos nos está afectando esta crisis, nos toca guapear para sobrevivir. Nos ayudamos con la venta de quesos, víveres y verduras. Pese a todo, debemos cancelar sueldos y pagar servicios. No sabemos en qué parará esto”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios