Venezolanos temen que medidas económicas aceleren inflación

IML/AP | Foto: Archivo |

La subida en el precio de la gasolina no generó sorpresa entre los venezolanos, que esperaban desde hace tiempo una corrección de su valor, pero la medida del presidente Nicolás Maduro hace temer una aceleración de la inflación que de acuerdo con estimaciones del FMI alcanzaría este año el 720%.   

Maduro presentó el miércoles un plan de ajuste que elevó el precio del litro de gasolina entre 1.300% y 6.500%, aunque se mantiene por debajo de los 25 centavos de dólar y sigue siendo la más barata del mundo.

Los recursos que genere el incremento serán destinados a un fondo de programas estatales conocidos como misiones.

El presidente también acordó un aumento de 20% del salario mínimo y las pensiones, la reestructuración de los comercios estatales de venta de alimentos y un ajuste del sistema de control de cambio que llevó la tasa preferencial para alimentos y medicinas de 6,30 bolívares a 10 bolívares por dólar y fijó un sistema complementario flotante.

 

María Quintero, una vendedora de 50 años, sostuvo que “después de que anunciaron las medidas nos quedamos con la misma desesperanza y tristeza… En nada solucionan nuestros problemas de la inflación y la escasez”.

Mientras aguardaba con su vehículo en una larga fila en una gasolinera de la capital, la mujer agregó que “a las personas no les importa pagar 10 bolívares por la gasolina si no nos someten a colas, si no nos someten a pararnos a las 4 de la mañana para conseguir un poquito de arroz”.

El taxista Félix Silva, de 58 años, manifestó inquietud por el impacto que tendrá el aumento del combustible en la inflación. “Cuando se aumenta la gasolina empiezan los problemas porque la gente comienza a poner los precios diferentes y comida y todo se va para arriba”, agregó.

Para el presidente de la encuestadora local Datanalisis, Luis Vicente León, Maduro “no explicó cómo el Estado va realmente a atender sus deudas internas y externas y los pagos de materias primas y las garantías de abastecimiento”.

Añadió que ante la decisión del gobierno de mantener la tesis de la guerra económica como la causa de la crisis y continuar su intervencionismo en la economía “no se puede ser optimista”.

Por su parte, la economista y directora de la firma local Síntesis Financiera, Tamara Herrera, señaló que los venezolanos sentirán el impacto de estas medidas porque el avance de los precios va a “esfumar” las recientes compensaciones salariales y subsidios que aprobó el gobierno. Agregó que la falta de acciones para activar la producción no ayudará a reducir la escasez.

El vicepresidente para el Desarrollo Social Jorge Arreaza afirmó que las medidas económicas “blindan” los programas sociales  y añadió en su cuenta de Twitter que las acciones del gobierno “hacen sustentable (estos programas) más allá del ingreso petrolero”.

   El Banco Central de Venezuela anunció el jueves que la inflación de 2015 fue 180,9% y que la economía registró una contracción de 5,7%.  

Comentarios

Comentarios