El Papa resiste ante intrigas y escándalos en el Vaticano

AP |

El Vaticano no es ajeno al drama, la intriga o el escándalo. Pero aun para los niveles habituales, este ha sido un mes convulsionado.

Desde que el papa Francisco retornó de su visita triunfal a Estados Unidos, casi todos los días han aflorado revelaciones surreales acerca de obispos de conducta irregular, cardenales que se resisten a las reformas y batallas ideológicas acerca de todo, desde la teología del matrimonio hasta la venta de cigarrillos en el Vaticano.

El miércoles, el Vaticano se hastió y emitió una serie de declaraciones en las que negó versiones de derecha e izquierda, solo para confirmar que dos periodistas italianos son investigados por magistrados del Vaticano por su involucramiento en el escándalo más reciente de documentos filtrados.

El mes caótico comenzó cuando un prelado de la oficina de doctrina de la Santa Sede se reveló homosexual, con su pareja a su lado, y denunció la “hipocresía” de la doctrina de la Iglesia sobre homosexualidad un día antes de que el pontífice iniciara la reunión de obispos para discutir la vida familiar.

Después, 13 cardenales prominentes firmaron una carta (después filtrada) dirigida al papa advirtiéndole que la Iglesia católica corría peligro si seguía adelante con su agenda reformista en el sínodo.

La telenovela continuó con un informe, desmentido, lanzado durante la reunión de los obispos, de que el papa tenía un tumor cerebral.

Y como si todo fuera poco, un alto prelado del Vaticano (del movimiento conservador Opus Dei) está encerrado en una celda de la Santa Sede, acusado de filtrar información confidencial al mismo periodista italiano cuya revelación en 2012 de derroche e irregularidades en el Vaticano contribuyó a la caída del papa Benedicto XVI.

El papa visitó el martes un comedor popular en Florencia donde se sirvió un tazón de sopa y se mostró tan cómodo como si no tuviera un sitio mejor donde estar. Bien pudo haber sido así, dada las intrigas en el Vaticano y los obstáculos a los preparativos de un viaje de dos semanas a Kenia, Uganda y la convulsionada República Centroafricana.

Aun el mismo viaje ahora parece en duda: versiones de prensa francesas dicen que los soldados franceses que mantienen la paz en la República Centroafricana no darán protección extra al papa, y las Naciones Unidas dijeron esta semana que mantenía conversaciones con el Vaticano acerca de la seguridad papal en medio de una intensificación de la violencia que obligó a demorar elecciones. Por su parte el papa dijo recientemente que igualmente esperaba hacer la visita.

Pese a todo el tumulto, Francisco se ha mostrado notablemente decidido y esta semana reiteró su visión de una Iglesia que antepone la solidaridad con los pobres y los oprimidos al poder, el prestigio y el dinero.

“No teme porque sabe lo que hace”, afirmó un estrecho colaborador papal, el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga, en una entrevista en Nueva York. “Es un hombre de oración. Es un hombre de Dios. Y por eso nunca se ha visto decepcionado por este tipo de cosas”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios