Especial de política: “Debemos unirnos en derechos y no en la política”

Rosmir Sivira |  Juan Brito |
LILIAN TINTORI ENTREVISTA ESPECIAL EN LIDO HOTEL A PROPOSITO DE LOS FOROS DE LA LEY DE AMNISTIA 04032016 FOTO JUAN BRITO

Firme y sin titubeos al momento de defender su familia y su país. Así se presentó en Barquisimeto Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, quien el pasado 18 de febrero cumplió dos años de encierro tras llamar a “la salida”.

En entrevista al diario EL IMPULSO, la defensora de los derechos humanos se expresó no sólo como la fiel compañera del López, sino también como mujer, madre y venezolana que pide un cambio.

Dice que rechaza toda acción antidemocrática y reconoce que el gobierno impedirá el ejecútese de la Ley de Amnistía que reuniría de nuevo a su familia en el seno del hogar. No obstante, sostiene que tras los resultados del pasado 6D el pueblo pidió cambio y es el gobierno quien tiene que recapacitar.

-¿Cómo aprecia la institucionalidad venezolana ante la confrontación del TSJ y la Asamblea Nacional, tomando en cuenta que es en el parlamento donde se debate la Ley de Amnistía?

-En primer lugar rechazamos lo que está haciendo el TSJ. Es una violación directa a la voluntad popular, es aplastar un poder público y demostrar lo que hemos denunciado por mucho tiempo: que en Venezuela no hay autonomía de poderes públicos. No la hay cuando ves que un TSJ quiere aplastar a la Asamblea Nacional. Rechazamos esta acción, que sólo demuestra a los venezolanos y al mundo que no hay democracia.

-¿Cuáles serían los medios que emplearía la oposición y que apoyaría como esposa de Leopoldo López en caso de que el Tribunal Supremo de Justicia también ponga freno a la Ley de Amnistía?

-Todo indica que ellos harán lo que sea para bloquearla, pero es que han hecho de todo para tratar de apagar la voz de un pueblo que ya decidió cambiar. Ellos metieron presos a líderes políticos dos años atrás, inventaron casos de delito y de violencia para tratar de callar las voces de los políticos que proponían cambio, como Leopoldo, quie ndijo que esta crisis se tiene que solucionar con una salida constitucional del gobierno. Hoy, después de dos años tenemos más crisis y toda la Unidad pide esa salida constitucional. Ellos dijeron que no iba a haber elecciones y luego tuvieron que poner la fecha porque Leopoldo López junto con 104 personas hicieron huelga de hambre. Ellos dijeron que iban a ganar “como sea”, dijeron que no íbamos a ganar y ¿qué pasó?: salimos a votar masivamente y ganamos el seis de diciembre. Ellos dijeron que no iban a reconocer y reconocieron. Ellos dijeron que no iba a juramentar al nuevo presidente de la Asamblea Nacional y el cinco de enero se hizo. Siempre intentarán bloquear el cambio, porque los que hoy bloquean la ley de amnistía, los pocos que hablan que no se puede aprobar esa ley, son los mismos que han criminalizado al país y lo llevaron a una crisis profunda.

-¿Tienen miedo a la Ley de Amnistía?

-Tienen miedo al cambio y no quieren darse cuenta que el pueblo ya se decidió por el cambio. Ya el pueblo salió a votar masivamente y con eso dijo que tampoco quería más escasez, más inflación, más inseguridad, que le falte el agua, la luz. Ellos tienen que entender que Venezuela cambió, que tienen que darle paso a la reconciliación y hacer cumplir las leyes. Esa Ley de Amnistía va a pasar porque así lo quiere el pueblo de Venezuela.

-Hay desconfianza con la designación de los magistrados del TSJ, en el supuesto de que la Asamblea pueda anularla y llamar a una nueva conformación del poder. ¿Qué criterio debe prevalecer?

-Lo que ha dicho Leopoldo López desde el primer momento: autonomía de los poderes públicos, rescate de la justicia, del Estado de Derecho, que un poder no se meta con otro y que no se den órdenes desde arriba. Hoy los poderes públicos están controlados por el Ejecutivo y quieren hacer lo mismo con una Asamblea Nacional. Intentan hacer lo mismo, pero nosotros no nos vamos a dejar y vamos a apoyar a todos nuestros diputados y al presidente de la Asamblea Nacional, para no permitir esta violación directa a la voluntad popular.

-¿Qué dice Leopoldo López ante esta confrontación de poderes?

-A Leopoldo no le sorprende lo que ocurre. Lo denunció hace dos años y dijo que este era un gobierno antidemocrático, corrupto, ineficiente y represor. Lo dijo y por decirlo está preso. Hoy vemos la antidemocracia de este gobierno, con un TSJ que quiere aplastar a una Asamblea Nacional recién electa, sin dejar trabajar a los diputados ni al presidente del parlamento. Estamos viendo claramente que lo que denunció Leopoldo continúa y la única forma de que esto se acabe es cambiando al gobierno.

-Una encuesta reciente refleja que el pueblo primero brinda respaldo a propuestas de leyes de la Asamblea Nacional como la de producción nacional, otorgamiento de bonos de alimentación a pensionados y jubilados y para entrega de la propiedad de la Gran Misión Vivienda. En cuarto lugar, con 69% de los votos, brinda respaldo a la Ley de Amnistía. ¿Por qué cree que esto sea así?

-Todo es importante. El país está en crisis y hoy todos estamos sufriendo, todas las mujeres estamos resolviendo qué vamos a comer, en dónde vamos a conseguir la comida, si hay agua, si hay luz. Si salimos a la calle, nos persignamos para pedirle a Dios que nos cuide y proteja porque nos pueden robar, o secuestrar o matar. Esa es una realidad. Necesitamos solución a todos nuestros problemas y necesitamos muchas leyes desde la Asamblea Nacional para lograr el cambio. Necesitamos rescatar a nuestro país, pero dentro de ese rescate no podemos decir que estamos en una democracia cuando tenemos presos políticos.

Tenemos 86 presos políticos por persecución política, de los cuales 23 están en grave condición de salud y los diputados de la Asamblea Nacional recorrieron el país con la bandera de la Ley de Amnistía. La gente salió a votar el 6 de diciembre porque queremos un cambio, pero también por una Ley de Amnistía que los diputados prometieron y está próxima a su segunda discusión. Una cosa no quita la otra. Nosotros necesitamos a nuestros líderes libres para rescatar al país, necesitamos la voluntad, la fuerza, la preparación y la gerencia de Leopoldo López, para que con nuestros hermanos de la unidad rescatemos a Venezuela. Nosotros no vemos un cambio sin Antonio Ledezma. Yo no veo un cambio sin Daniel Ceballos. Yo no veo un cambio en Venezuela sin Renzo Pietro, Alexander Tirado, Raúl Emilio Baduel y Rosmel Mantilla. Son líderes que necesitamos en las calles, en sus comunidades, en sus estados para construir ese camino que es la salida constitucional.

-¿Qué responde a quienes dicen que ustedes quieren que primero se apruebe la amnistía en vez de resolver la crisis económica del país?

-Les digo que vamos a rescatar a Venezuela, vamos a lograr solucionar los problemas del venezolano y para eso necesitamos cambio de gobierno. Yo tuve mucha esperanza cuando escuché al Presidente de la república decir que él ponía en la mesa la Comisión de la Verdad; eso fue justo al día siguiente de la Divina Pastora, y yo todavía, como esposa de un preso político, como mujer, como venezolana, estoy esperando la comisión. No quieren la Comisión de la Verdad porque no quieren que salga a la luz la verdad, que en 2014 todo fue un montaje, que hubo represión, que hubo disparos en la cabeza, que hubo asesinatos por culpa de Nicolás Maduro. Ellos no quieren hablar, no quieren diálogo y además aprueban desde el TSJ aplastar a la Asamblea Nacional, es decir, las señales que da el gobierno no son señales de diálogo, democracia ni entendimiento. Nosotros por nuestro lado, le decimos a esas personas que den un paso hacia adelante, que se unan a esta campaña de reconciliación nacional, que somos incluyentes, que pueden ir a las asambleas y escuchar qué es la amnistía, que pueden venir con nosotros a los volanteos para que entiendan que esta lucha es por todos.

-¿Cree que hace falta calle?

-Siempre hace falta calle: calle y voto, voto y calle. Así lo dijo Leopoldo hace dos años y por la calle y el voto ganamos el seis de diciembre. Nosotros recorrimos el país de punta a punta, hicimos asambleas, recorridos en los barrios, hicimos actividades, fuimos a los medios de comunicación y visitamos a las víctimas en todos los estados. Calle sin voto no funciona y voto sin calle tampoco.

-¿No cree que en estos últimos días el pueblo venezolano ha sido pasivo?

-Para nada. El pueblo es guerrero, fuerte, avanza con su mirada en alto, siempre está pensando cómo va resolver. Yo estoy muy orgullosa del pueblo venezolano y de su fuerza. Hay mucha crisis, hay mucho sufrimiento, pero hay mucha esperanza. La gente no se rinde. En el 2014 sí hubo protestas, pero hubo excesiva represión. En la historia de Venezuela nunca nos habían reprimido tanto como en ese año y ¿qué hizo la gente?: se guardó. Es obvio, porque si sales y te pueden meter un tiro en la cabeza no te queda otra. Si sales y te toca cargar a una persona que mataron en la calle por protestar, te resguardas. Hasta nosotros mismos nos guardamos en familia. Es lógico, por el miedo; pero hemos vencido el miedo y por eso ganamos el seis de diciembre.

-Hay otras figuras políticas que están tomando “la salida” como bandera, frase que una vez hizo famosa su esposo. ¿Qué opinas?

-Me encanta ver cómo toda la Unidad Democrática está hablando de la salida constitucional. Es un proyecto político, estratégico, serio y responsable de Leopoldo López del año 2014. Él planteó la salida constitucional el 23 de enero y el discurso de ese día pareciera que habla de hoy. Es impresionante la visión que tuvo al decir que necesitamos un cambio, que se dará con una salida constitucional. En este proyecto lo acompañaron María Corina Machado, Antonio Ledezma y los estudiantes, además de muchísimas personas en el país.

-Las tendencias señalan que tras una derrota, como la del seis de diciembre, el perdedor se debilita y el ganador se fortalece. ¿Cree que ha ocurrido esto en el país, luego del 6D?

-Siento que todo ha cambiado mucho. A partir del seis de diciembre las miradas cambiaron, los ojos brillan. En las caras de los venezolanos hay sonrisas, no completas porque vivimos momentos difíciles, pero hay una sonrisa de esperanza. Nosotros logramos ganar bajo todas las presiones y contra todo, con una campaña con medios de comunicación excesivamente controlados por el gobierno, no nos entrevistaban en los canales más importantes, no nos dejaron entrar al estado Cojedes, vivimos atentados directos, como cuando le cortaron los frenos a una avioneta, cuando le dispararon a un hombre a mi lado y lo mataron con diez tiros, cuando atacaron a Richard Blanco y a Miguel Pizarro, es decir, hubo momentos muy difíciles en la campaña, pero los superamos y ganamos. Hoy yo siento una Venezuela más unida. Hoy, los que quedan del gobierno son una cúpula muy pequeña, menos de 35 personas que no quieren entender que el país cambio, pero el resto del país sí quiere un cambio, hasta los mismos chavistas que no consiguen ni leche, ni papel de baño, ni arroz, ni pollo, ni medicamentos, como nosotros. Todos somos venezolanos y todos somos hermanos. Creo que ellos han dado ese paso porque además el país nos lo exige, exige entender que todos somos hermanos y tenemos que unirnos en derechos y no en política… Hoy, somos mayoría contundente y a los que todavía no lo han entendido, les diría que aquí estamos con los brazos abiertos para recibirlos, trabajar junto y así buscar una solución.

-Se ha rumorado que países e instituciones internacionales sostienen reuniones para adelantar dónde podría refugiarse el presidente Nicolás Maduro, en caso de una renuncia. ¿Cuál es su comentario al respecto?

-Nicolás Maduro debe renunciar. Pero es que creo que en el fondo ya lo hizo. Renunció a gobernar un pueblo, a respetar los derechos humanos, a la autonomía de los poderes públicos, al respeto de la Asamblea Nacional, a la voluntad del pueblo. Para mí, según sus acciones, ya renunció a ese cargo y creo que tiene una oportunidad inmensa que le da la vida: que libere a los presos políticos para dar un paso en la reconciliación nacional. Con el odio, retaliación y el desgaste de esa cúpula él puede, como voz, decirles que es necesario darse cuenta que el país cambió y que ya nadie les cree. Debe liberar a los presos políticos y entender que el país quiere un cambio.

Comentarios

Comentarios