Exhortan a la población a estar preparada ante el inminente colapso eléctrico

Javier Vargas/ | Foto: Archivo |

Venezuela necesita de manera urgente activar su economía y emprender el camino a la productividad, pero luego de tanto gasto social pareciera que se hubiese quedado sin energías para recuperarse.

El miércoles 10 de febrero el presidente Nicolás Maduro anunció varias medidas económicas con la que espera palear la crisis y anunció 14 motores económicos. Algunos miembros de la Comisión Nacional Eléctrica se preguntan cómo arrancarán esos motores teniendo actualmente un déficit de 2.000 megavatios de energía, porque la activación de la economía e industrias supone un mayor consumo electricidad.

Antonio Patiño, miembro de esa Comisión Nacional Eléctrica, quien fue entrevistado por EL IMPULSO el pasado 24 de febrero durante la reunión de la Red de Instituciones Larenses, sostiene que por fin los representantes del gobierno parecen estar entrando en razón luego de las declaraciones que el sábado 19 de febrero diera el ministro para la Energía Eléctrica Luis Motta Domínguez, quien admitió que el país está a punto de un colapso en materia de suministro eléctrico y que de seguir así para abril o mayo la situación será muy crítica.

Patiño recuerda que la merma en la cota de agua en la represa El Guri, que es uno de los pilares fundamentales en la generación de electricidad en este momento, es una de las causas. La cota del nivel de la represa estaba en 249.83 metros hasta días pasados. “De seguir bajando con una data de decrecimiento de 15 centímetros por día, nosotros hemos advertido que al mes de mayo la planta Guri estaría completamente paralizada. Estaríamos dependiendo únicamente de la generación termoeléctrica”.

El panorama para Patiño no es alentador, para él la generación termoeléctrica se encuentra en una de las situaciones más críticas que se registran en el país porque la mayoría de las unidades están fuera de servicio por falta de mantenimiento, por obsolescencia o por ausencia de combustible. “Esta realidad nos lleva a una situación mucho más crítica en este momento. Nosotros aplaudimos la opinión del ministro, que viene a reconocer que sí tenemos una situación muy crítica desde el punto de vista del suministro eléctrico, pero no hay tiempo que perder”.

Pero mientras no haya inversión el colapso del sistema lo sufrirá el comercio, la industria y la población venezolana en general como se evidenció el 17 de febrero de este año cuando casi la mitad del país se quedó sin fluido eléctrico. “Fue producto de las fallas que se vienen presentando y esas fallas no van a desaparecer por obra y gracia. Eso desaparece haciendo las inversiones necesarias, tenemos que levantar el parque térmico, recuperar los niveles de generación que se requiere”.

Crisis en generación

Y es que el olvido en que se encuentra la red de generación eléctrica venezolana llega a niveles insospechados luego de ser la más confiable de Latinoamérica. “Tenemos el caso de Planta Centro la más grande y emblemática de América Latina que hoy en día está generando cero megavatios de los 2.000 instalados, al igual que Planta Tacoa que de 1400 megavatios apenas genera un 40%. Esas son las razones por las cuales en el país se están racionando alrededor de 2 mil megavatios”.

Patiño explica que el racionamiento de 2 mil megavatios equivale a dejar sin servicio a la Gran Caracas. “La situación es muy crítica, requiere una intervención macro, las recomendaciones que hace el ministro de usar bombillos ahorradores o que no se conecten los cargadores de celulares no son suficientes para llegar a recuperar los niveles de generación que necesitamos”.

En relación con los centros comerciales cree que fue la manera más sabia que el gobierno tuvo para sacar un lote de carga muy importante, pero no es la solución más correcta.

“Los Centros Comerciales son quienes pagan el servicio. Por qué bajarle el consumo a quienes están produciendo, quienes generan mano de obra y pagan la facturación al día. Por qué sancionar a quienes verdaderamente sí aportan al sistema. Claro, fue lo más fácil, los obligan a que tengan que pagar unas plantas de emergencia que están concebida por el diseño propio para trabajar en casos de emergencia y nunca en red, es una decisión errada”.

Joe Carrillo, otro miembro de la Comisión Nacional Eléctrica asegura que a partir de este momento se viene en los próximos 80 días una situación de caos con el sistema eléctrico, específicamente en la capacidad de generación. “La población debe estar alerta porque va aumentar el racionamiento de electricidad, que serán más frecuentes y más prolongados en el tiempo”.

Tomar previsiones

Aconseja a las familias tomar sus medidas de emergencia como tener a la mano linternas, baterías o velas. Piensa que se deben tener todos los elementos para los casos de emergencias.

“Las recomendaciones para quienes viven en edificios es que se organicen para formar cuadrillas de rescates en los ascensores. La gente no puede estar confiada en que los bomberos y la policía van a ir a rescatarlos porque van a ser insuficientes para todos los problemas que va a ocasionar esto. Es mejor que se formen cuadrillas en los edificios de personas que sepan cómo abrir los ascensores, cómo bajarlos y llevarlos a un nivel seguro sin luz y en condiciones de emergencia”.

“El alumbrado en las escaleras de emergencia es muy importante también, las familias que no se dejen sorprender, no teniendo las escaleras de emergencia bien iluminadas”.
Ante la situación La Comisión Nacional de Electricidad y el Colegio de Ingenieros han aconsejado al Ejecutivo Nacional la restitución del huso horario anterior. “El llamado Huso Horario de Villa de Cura debe reactivarse para ganar media hora más de sol en la tarde durante la cual ha aumentado el consumo pico de energía. Así de disminuiría el consumo de electricidad”.

Carrillo también ve que Motta Domínguez haya reconocido la proximidad de un caos en el sector eléctrico, pero lamenta que sea un poco tarde. “Actualmente el margen de maniobra que tiene el gobierno para evitar esta situación es realmente reducido. Al ejecutivo, la comisión eléctrica le ha recomendado desde hace año desmilitarizar el sector eléctrico pero han hecho caso omiso, han colocado reiteradamente militares en los cargos de ministro y en el consejo de estado mayor eléctrico que está conformado básicamente por militares y políticos que no conocen en detalle lo que está sucediendo realmente en el sistema eléctrico”.

Lo lógico es que el sistema eléctrico esté liderado en expertos en la materia, expresa. “Le hemos recomendado al gobierno que coloquen técnicos que tengan la experiencia y el conocimiento de la situación actual y que despoliticen el sistema para lograr la eficiencia del pasado”.

Descentralización

Otra de las recomendaciones que han hecho es que cese la dirección centralizada del sector. “Hemos recomendado la descentralización, que no es lo mismo que privatizar, sino volver a algo parecido al pasado cuando había un sistema público con un buen esquema de distribución del sistema eléctrico”.

“Había mucha eficiencias con fortalezas destacables en algunas regiones como el caso de Enelbar en Lara, Enelven en Zulia, Electricidad de Caracas y sus empresas filiales y las empresa de Puerto Cabello, Valencia o Yaracuy; que eran empresas privadas que funcionaban muy bien dentro de sus márgenes, con tarifas que establecía el gobierno, y el personal sentía seguridad y confianza por trabajar en buenas empresas, hoy en día los trabajadores son los primeros afectados dentro del sistema eléctrico actual”

Considera Carrillo que en Corpoelec se ha perdido la mística que antes había, se ha perdido el entrenamiento del personal y las condiciones de seguridad que antes imperaban; tan necesarias en este tipo de empresas por el alto riesgo que representa el trabajo. “Hoy en día tenemos un balance bastante triste con muchos saldos que lamentar en el curso de las operaciones de los últimos cinco años”.

Para Carrillo no todo está perdido y hay muchas cosas por recuperar. “Todo eso se puede rescatar pero para eso es necesario un cambio en la mentalidad de la gente que dirige la empresa eléctrica, concretamente el ministro de energía eléctrica”

Es necesario para Carrillo que haya un ministro especialista en la materia y otra persona también técnico del sector que tome la dirección de Corpoelec, para lograr mayor eficiencia. “Es casi de carácter imperativo que no sea la misma persona porque eso es como cobrar y darse el vuelto. Deben tener acciones separadas en lo que es la generación y transmisión, además se debe descentralizar también la distribución y comercialización”.

Se pregunta Carrillo -¿Qué haría una guarnición militar si le pusieran a la cabeza a un ingeniero eléctrico?- Y Agrega que un militar por más preparación que pueda tener, no fue formado para dirigir el sector eléctrico. “El sector eléctrico es uno de los más exigentes, requiere de muchísima capacidad, un gerente tiene que saber cómo se genera un kilovatio hora, tiene que saber cuáles son los planes de mantenimiento que hay, qué hacerle a una unidad para que perdure en el tiempo y rinda lo que se espera”.

Señala que el tiempo en el cual se dejado de invertir en el sector eléctrico ha sido muy costoso para el país. “Las inversiones no se planifican de un año para otro, sino en 5 y 10 años por adelantado; conseguir equipos tan grandes como los transformadores de una subestación lleva años desde que se empieza con el proyecto hasta que se lleva el equipo, porque son artefactos que hay que mandarlos a hacer con unas especificaciones que corresponden al sitio donde van a trabajar, los metros sobre el nivel del mar de la zona, la temperatura ambiente; son cosas que tienen que estar diseñadas para esas condiciones climáticas para que el proceso de operación continúa sea más eficiente”.

Se debe garantizar suministro de gas

Carrillo pronostica que en los próximos 80 días cada niño que nazca en el país necesitará 1750 kilovatios por hora y solo en Barquisimeto nacen aproximadamente mil al mes según la data de crecimiento nacional. “Ellos no toman en cuenta ese pronóstico, pero esas son cantidades de energías adicionales que se consumirán y no hay manera de generarlas”.

Reflexiona Carrillo que el gas es indispensable para el funcionamiento de las termoeléctricas, por eso le han pedido al gobierno que presente un plan de suministro de gas para las plantas que están instalando. “Nada ganamos con instalar plantas modernas y de alta capacidad o plantas usadas y de baja capacidad si al final el resultado es el mismo: No podemos operar a capacidades nominales porque no hay suministro de gas”.

Detalla que cuando no hay gas se puede trabajar con gasoil porque las plantas son duales, pero el gasoil es importado, eso genera una erogación de divisas al país que podrían invertirse en otros bienes y servicios, no hay dólares, gas sí hay mucho, solo hay que transportarlo a las planta eléctricas”.

Comentarios

Comentarios