La amnistía reencontrará a los venezolanos

Pacífico Sánchez/Foto:Archivo |

La amnistía es una ley para la paz, el reencuentro de los venezolanos  y establecer el diálogo nacional, útil y necesario que permitirá desactivar la crisis política que vive el país.

Así lo afirma el diputdo Edgar Zambrano, presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional y quien por espacio de tres años ha venido encabezando una cruzada para lograr la libertad de los presos políticos y el regreso de los exilados por opinar diferente al modelo político iniciado por por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro.

Desde el 2012, cuando se produce la reelección de Chávez, éste en su discurso de toma de posesión anuncia el propósito del diálogo nacional.

Entonces nosotros tomamos como mecanismo eficiente para iniciar el diálogo la presentación del proyecto de ley de Amnistía y Reconciliación Política, que se consignó en el parlamento a finales del mes de octubre de ese año.

Iniciamos desde ese instante una intensa campaña por las distintas organizaciones dedicadas a la defensa y protección de  los derechos humanos en Venezuela.

De igual manera realizamos visitas  formales a las instituciones y poderes del Estado, organizaciones políticas en el país, a los efectos de sensibilizar a la opinión pública nacional en todo lo relacionado con el asunto de los exiliados, de los prisioneros políticos, gobernadores y alcaldes sometidos a persecución judicial, así como diputados de la Asamblea Nacional, diputados de los consejos legislativos y otros dirigentes políticos que en ese momento confrontaban la criminalización de la política y, en consecuencia,  estaban siendo acosados por los administradores de justicia.

Igualmente llevamos a cabo  una serie de actividades en el plano internacional que nos llevó a distintos foros como la Unión Interparlamentaria Mundial, el Estado del Vaticano,  la Cruz Roja Internacional, la Organización Internacional del Trabajo, la Alta Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos.

Todas estas organizaciones e instituciones conocieron el proyecto y el estado de cada uno de los prisioneros y de los exiliados.

Hay que recordar que ese año efectuamos una especie de diagnóstico de las personas que estaban en el exilio y de todos los prisioneros en Venezuela.

Hicimos un trabajo para determinar cuál era la situación procesal así como el estado de salud, cuál era la situación del país, para tener suficientes elementos que nos permitiera establecer el argumento frente al Estado venezolano.

De alli surge una documentación, que se hace conocer al Ejecutivo Nacional, al parlamento, Tribunal Supremo de Justicia, Fiscalía General de la República, Defensoría del Pueblo y entregada a las manos del propio jefe del Gobierno, a través del vicepresidente y canciller en funciones para ese momento,  el hoy presidente de la República, Nicolás Maduro.

En ese momento la procuradora general de la Nación, la ex parlamentaria Cilia Flores, quien hoy es  nuevamente parlamentaria de la Asamblea Nacional.

Conviene señalar que el informe lo recibió el extinto Hugo Chávez. manifestó Zambrano.  Luego, todos sabemos el hecho que sucedió como consecuencia de la enfermedad del Presidente de la República y consecuencia de ello, esta iniciativa registró una merma.

-¿No ha habido frustración al ver que todo ese despliegue de gestiones no han podido cristalizar en resultados como se esperaba cuando se inició esta cruzada humanitaria?

-Haciendo justicia no podemos menos que resaltar que aun cuando no fue posible lograr nuestro propósito, se han tenido satisfaciones importantes  desde el punto de vista procesal, se han producido libertades, hay unas medidas punitivas para el cumplimiento de las penas.

Se han logrado a través de las instituciones y mediante acciones que se han desplegado en el ámbito nacional e internacional, expresiones de solidaridad que han trascendido a través de los medios de comunicación y, naturalmente, el asunto tiene resonancia, porque en todas partes se sabe lo que ha venido pasando en el país con la disidencia.

-Después de la desaparición de Chávez, ¿se endureció el gobierno frente al lplanteamiento que se venía haciendo en pro de los presos y los exiliados?

-Luego del fallecimiento del presidente Chávez iniciamos con igual intensidad una campaña nacional e internacional con el llamado a diálogo que realizó Nicolás Maduro en su mensaje a la nación, luego de ser investido como Presidente de la República.   Y en ese instante consignamos un nuevo proyecto de ley, que igualmente sirviera la mesa para instrumentar los mecanismos de acercamiento con el Poder Ejecutivo, porque es a través de éste, del Poder Legislativo y de las potestades que tiene el Presidente de la República, vía Constitución, que se podrían activar las actuaciones adecuadas para la liberación de los presos políticos y el regreso de los exiliados.

En este sentido pensamos que Maduro podría recurrir a las medidas que adoptó el hoy difunto presidente Rafael Caldera para concederle la libertad a Hugo Chávez y de todos los que estuvieron comprometidos en los hechos del 4 de febrero y luego la otra asonada contra la institucionalidad democrática el mismo año de 1992.

Luego, como todos sabemos, se produjeron nuevas manifestaciones que por parte del Estado originaron la criminalización de la protesta y se desató una feroz persecución a través de los cuerpos de seguridad, que actuaron agresivamente  contra personas que buscaban solamente hacer sentir su protesta.

Los casos de detención de Leopoldo López, alcaldes y estudiantes, durante el año 2014, condujo a habilitar otras actividades que nos llevaron a instancias internacionales  para hacer sensibilidad a la comunidad mundial sobre lo que estaba pasando en Venezuela.

Nuestra preocupación la hicimos llegar al papa Francisco a través del nuncio apostólico en Venezuela, en su primera fase, con el hoy canciller del Estado Vaticano, Pietro Paroli, y posteriormente,  con el hoy Nuncio Aldo Giordani.

Fuimos nuevamente al Vaticano, nos entrevistamos con el secretario de Estado y  tuvimos la oportunidad de entregarle, para el conocimiento del papa Francisco, el proyecto de la Ley de Amnistía.

Cambiado el plano político con los resultados de las elecciones parlamen tarias del 6 de diciembre del 2015, se inicia un nuevo ciclo que tiene significado positivo para los presos políticos y exiliados. Es la mayoría de la Asamblea Nacional la que puede perfectamente habilitar por la vía del decreto o de la ley el procedimiento para lograr la amnistía.

-¿Se han hecho dos proyectos?

-Ya hemos hecho cinco y este será el definitivo.

Gobierno atrapado en su red

El Ejecutivo Nacional está atrapado en su propia red, dice el diputado Edgar Zambrano. La institucionalidad democrática, la Constitución, el deber ser de los poderes del Estado en la colaboración entre ellos a través de la relación tiene al Ejecutivo Nacional en una situación muy complicada.

La fuerza de los hechos, la dinámica del día a día, la deficiencia de las políticas públicas, que se reflejan en la dramática realidad que vive el pueblo venezolano, obliga al Gobierno a tomar decisiones que están en el librito de la jugada de rigor.

El Gobierno debe atender el reclamo de los venezolanos y, por tanto, respetar la manifestación de voluntad popular que votó por un programa  legislativo, el cual incluía la Ley de Amnistía y Reconciliación Política.

De manera que ese es un mandato de   una sociedad que quiere vivir en democracia y resolver los  problemas políticos a través de los mecanismos que le da la democracia, que son las leyes de la República.

El Gobierno es prisionero de sus propias  contradiciones y tendrá que resolver esta papeleta de manera propositiva porque de  lo contrario las cosas empeorarán.

 

Loading...
Compartir

Comentarios

Comentarios