Oposición debería explotar el descontento de la juventud venezolana

Conquistar a un electorado agobiado por una severa crisis económica pero que hasta ahora se ha resistido a darle la espalda de forma contundente al gobierno, es el gran desafío que enfrenta la oposición en las elecciones primarias del domingo, en las que se eligen a los candidatos que competirán en unas votaciones parlamentarias que podrían cambiar el rumbo de la política venezolana.

Si las elecciones fueran hoy, el oficialismo perdería, según indican las encuestas. Pero el director de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, dice que aunque el electorado exprese hoy su descontento con el partido de gobierno, no implica necesariamente que vaya a votar por la oposición llegado el momento. Después de todo, la crisis económica no es nueva y no impidió que los votantes sufragaran por el oficialismo en el pasado.

“Es una oportunidad de oro para la juventud… Hoy en Venezuela se vive la mayor crisis de su historia y los jóvenes somos los más afectados”, dijo uno de ellos, Rafael Rico, un estudiante universitario de ingeniería civil de 23 años, postulado a diputado suplente por el estado de Nueva Esparta. “Tenemos que demostrar nuestro descontento en las elecciones. Y si no respetan el voto, saldremos a la calle otra vez”.

La tercera parte de los 108 candidatos postulados a 42 plazas a ser definidas el domingo son menores de 40 años.

La coalición opositora, integrada por unas 30 organizaciones políticas, espera elegir en los próximos días por consenso a otros 125 candidatos que competirán en los comicios parlamentarios, cuya fecha todavía no se ha definido, pero que deben celebrarse antes de fin de año.

La oposición decidió no realizar primarias en la mitad de los estados del país para asegurarle a algunos de sus líderes las candidaturas, como parte de las cuotas de poder de los partidos, y debido a sus limitaciones económicas.

“Hubieran podido decir ‘vamos a realizar primarias en todo el país, queremos postular a los estudiantes que lucharon por la democracia el año pasado’, pero no lo hicieron”, dijo David Smilde, analista de la organización Washington Office on Latin America o WOLA. “Los políticos creen que tienen derechos especiales. Hay dos docenas de partidos en la coalición, que tienen líderes, algunos de los cuales quieren ser candidatos”.

El diputado Enrique Márquez, presidente del partido Un Nuevo Tiempo, afirmó que las fuertes limitaciones económicas fue una de las razones que llevó a la alianza opositora a recurrir al consenso interno para elegir la mayoría de los candidatos para las parlamentarias.

Para cubrir los gastos de logística, transporte y comunicación de los 18.749 miembros de mesa y el resto del personal que organizará y supervisará las primarias, cada uno de los 109 candidatos debieron hacer un aporte de 150.000 bolívares a la coalición de la Mesa de Unidad Democrática.

El ex alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, de 31 años, y el activista Renzo Prieto, de 26 años, participarán desde la cárcel en estas primarias para lograr una postulación y posterior elección como diputado, lo que podría abrirles el camino para obtener el fuero parlamentario y salir en libertad.

A diferencia de las primarias del 2010 y 2012, en esta oportunidad la oposición encara las primarias “en un contexto inédito de escasez, de inflación… represión, discriminación, presos políticos, lo que hace una campaña dura”, expresó el dirigente opositor David Smolansky, alcalde del municipio capitalino de El Hatillo.

Para José Luis Cartaya, presidente de la comisión electoral de las primarias de la MUD, no obstante, “el descontento y la situación del país podrían dar una gran sorpresa porque hay gente molesta, inquieta y gente que quiere un cambio del sistema actual”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios