Agua contaminada afecta Unidad de Diálisis del Hospital Antonio María Pineda

Hermann González Foto: Rafael Henríquez |

Filtraciones de tuberías de aguas negras se presentaron este martes a las tres de la tarde en la Unidad de Diálisis del Hospital Antonio María Pineda, informaron pacientes y trabajadores de la unidad asistencial.

Según parte del personal del Hcamp, la unidad tuvo que ser desalojada debido a que en estas tuberías pasan los desechos y sangre contaminada que pueden generar enfermedades infecciosas. La denuncia se ha realizado en repetidas ocasiones, contando la semana pasada en la que se reportó la misma situación, pero aún no se observa solución.

“Tanto los pacientes como el personal estamos en riesgo de una infección. Los pacientes tienen las defensas bajas y están más propensos a desarrollar enfermedades”, declaró una enfermera que pidió no ser identificada.

A las cinco de la tarde, la tubería de esta Unidad volvió presentar filtraciones y malos olores.

Condiciones críticas

Las aguas contaminadas de las tuberías no es el único problema que reportan las personas que frecuentan la Unidad de Diálisis.

“Esta área no tiene dolientes”, dijo una de las doctoras, quien aseguró que están es un espacio “improvisado”, porque el cuarto piso en donde funcionaba con anterioridad, tiene nueve años en reconstrucción.

También destacan que solo cuentan con seis máquinas de diálisis, que los aires acondicionados no funcionan y no se cumplen con las condiciones para mantener el área esterilizada. “Nadie nos ha dado respuesta”, destacaron los trabajadores.

Una de las pacientes, Keila Tona, aclara que tiene dos años recibiendo el tratamiento en el Hospital Central Antonio María Pineda y destaca que en los últimos meses solo han recibido dos horas de diálisis por falta de equipos, cuando ellos necesitan cuatro horas para mantener un buen estado de salud. “Hay pacientes que han muerto por falta de diálisis”, indicó.

Adicionalmente, la señora Tona y otro paciente señalaron que se han infectado los catéteres, porque el ambiente no es apto para atenderlos y alertaron que no es fácil conseguir un catéter en Venezuela y si se consigue, cuesta alrededor de los 75 mil bolívares.

Tanto el personal como los pacientes, piden que se inaugure la Unidad de Diálisis del cuarto piso, que se encuentra fuera de operaciones desde la gestión de Luis Reyes Reyes, hasta la actual gestión del gobernador del estado Lara, Henri Falcón.

Comentarios

Comentarios