Altas tarifas del aseo agobian a usuarios en Iribarren y Palavecino

Hugo J. Boscán Fotos: Karen Paradas |

El problema de la basura, en Iribarren y en todas partes, no es competencia exclusiva de las autoridades, en el caso de Irbarren y Palavecino, de Imaubar y del organismo correspondiente en el vecino municipio.

“Ese es un problema que compete a todos porque nada se hace con implementar operativos, destinar recursos e implementar planes intensivos si entre la población no hay conciencia ciudadana”, considera Miguel Rojas, presidente del Instituto Municipal de Aseo Urbano de Barquisimeto.

Con recaudos a la mano, Rojas informa que en Iribarren se producen mil toneladas de desperdicios por día en promedio y de acuerdo a normas internacionales, con 40 camiones recolectores debería cubrirse el servicio y en la actualidad, con la incorporación de 11 compactadoras por parte de la nueva empresa operadora, Fopusca, se llega a 36.

Piensa que con la nueva operadora y las dos ya en ejercicio, Sateca y Urbaser, Barquisimeto podrá disfrutar de un normal proceso de recolección.

Pero, insistió, “mientras no haya conciencia entre la ciudadanía no se podrán lograr los objetivos que nos proponemos”.

Cita el caso de la mayoría de familias que sacan la basura a la calle cualquier día de la semana a pesar de estar conscientes de que el camión recolector no puede pasar a diario. También está el de los centros comerciales que no disponen de cuartos de basura, pese a que disposiciones municipales lo establecen.

Dijo que en Imaubar ya se está trabajando en el asunto con fiscalizaciones a esos centros que generan toneladas de desperdicios y por carecer de cuartos de almacenamiento los colocan en los frentes, contribuyendo con la contaminación de la ciudad.

En esto está trabajando la gerencia de Control de Gestión Ambiental, así como también en el caso de los basureros públicos que han proliferado en el municipio.

Luego, mediante un sistema de vigilancia, se aplicarán sanciones severas a quienes sean sorprendidos dejando basura en esos sitios.

Rojas también quiso aclarar el tema de las tarifas, por muchos habitantes consideradas excesivas, poniendo como ejemplo las de electricidad, que son menores.

”Las tarifas dependen de un estudio de costos y si en algunos casos son superiores a las de la electricidad se debe a que este servicio es subsidiado por el Gobierno Nacional, mientras que Imaubar sólo depende de sus ingresos procedentes de la alcaldía que cubre el 50% de los costos.

Igualmente considera improbable que prospere cualquier intento de separar el cobro del aseo urbano del de Corpoelec, porque se trata de un sistema establecido hace años por todas las alcaldías.

Insiste en que las tarifas se aplican de acuerdo a las clases social, comenzando con la que paga entre 80 y 200 bolívares y la A, del este de la ciudad, cuya máxima es de 900 bolívares.

Por último, insistió en el llamado a la ciudadanía para que esté enterada de las frefcuencias del camión por su sector para sacar la basura sólo esos días y no antes como viene ocurriendo.

Anunció una campaña informativa en ese sentido para luego comenzar a aplicar sanciones a quienes incumplan las normas, las cuales pueden ser multas de 10 unidades tributarias o 13 horas de trabajo comunitario para personas naturales y de entre 10 y 50 UT si se trata de personas jurídicas.

¿Cobros ilegales?

Para el abogado Heimold Suárez, el cobro del aseo urbano en el recibo de electricidad es ilegal y por lo tanto, después del Carnaval, acudirá a un tribunal contencioso y administrativo a solicitar una medida cautelar para que se revoque el convenio que durante la gestión de Macario González como alcalde fue firmado entre la alcaldía y la empresa Sateca, con una duración de diez años.

“Se trata de un contrato administrativo, revocable, que autoriza a esa empresa a fijar tarifas al servicio de aseo urbano y domiciliario hasta el 2017”, explica.

Insiste en la supuesta ilegalidad del convenio, de acuerdo a la Ley del Poder Público Municipal, pero sigue aplicándose, lo que no debía ser.

También califica de irregular que los créditos adicionales otorgados a la alcaldía para Imaubar hayan ido directamente a la empresa Sateca y no al instituto que continúa padeciendo por deficiencias.

Considera justo que los habitantes del municipio Iribarren protesten por las tarifas implementadas por Imaubar pues fueron decididas sin los debidos cálculos y por eso son muchos los casos de familias que pagan más por aseo urbano que por electricidad, así como de otras con tarifas superiores a establecimientos comerciales.

Comentarios

Comentarios