Editorial: #ELIMPULSO interrumpe su circulación

Este domingo 14 de septiembre, Día de Barquisimeto, marca un hito muy triste en la centenaria historia de EL IMPULSO.

Irónicamente, al unirnos a la ciudad en la celebración de su fecha fundacional, estaremos disponiéndonos, a la vez, al amargo trance de hacer un alto en la circulación de este diario. A partir del lunes 15, y por un tiempo que ansiosamente esperamos sea el más breve posible, las páginas de este vocero del sentir de los larenses no acompañarán el cafecito de las mañanas, conforme al decir popular.

Las circunstancias así lo imponen. Los obstáculos que hemos afrontado para el suministro del papel, cuyas reservas se nos agotan, representan apenas un eslabón en una pesada cadena de adversidades inherentes a la grave situación económica del país, al heroísmo que supone sostener, en esta hora plagada de incertidumbres, una empresa privada en Venezuela, y, particularmente, un medio de comunicación social independiente.

Nuestros amables y fieles lectores están conscientes de que hemos expuesto con claridad, responsabilidad, y de manera oportuna, los antecedentes de esta situación. Desde finales del año 2012 procedimos a alertar a través de notas informativas, editoriales y en las páginas de Opinión, en torno a la aguda carencia de insumos o materia prima y los obstáculos para la asignación de divisas.

Logramos asegurar la continuidad del periódico mediante una drástica reducción del consumo de papel y otras medidas de austeridad. Muy a nuestro pesar, disminuimos progresiva y dolorosamente tanto el número de cuerpos y la paginación, como secciones importantes, que nos proporcionaban identidad. Fue cuando la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios), nos sorprendió con un desprendido gesto de solidaridad que jamás nos cansaremos de agradecer.

Asimismo, y en aras de la transparencia a la cual nos obliga el peso moral de este diario, su tradición, su bien labrada credibilidad y el señero ejemplo de los fundadores y continuadores de esta gesta periodística, registramos en su oportunidad los dos despachos de bobinas de papel autorizados por la Corporación Maneiro, ente gubernamental encargado de la importación y distribución del papel periódico en el mercado nacional.

Ahora bien, el papel, como queda dicho, y subrayamos, es un factor, ciertamente clave cuando se trata de un medio impreso, pero hay otros rubros igual de esenciales: Repuestos, equipos, licencias, programas, tecnología. Estamos, pues, en presencia de un cuadro mucho más amplio y complejo, que abarca, asimismo, la merma de la pauta publicitaria, en buena parte en razón de la recesión económica por la cual atraviesa la nación; la sistemática devaluación de la moneda, los coletazos de la espiral inflacionaria, las obligaciones derivadas de la nueva Ley Orgánica del Trabajo, etcétera.

Lo cierto es que en el curso de sus 110 años de historia, EL IMPULSO ha encarado adversidades duras y complejas. Y siempre ha acopiado la entereza suficiente para superar cada prueba, sin alterar un sólo ápice el carácter insobornable de su línea editorial, sus deberes para con la democracia y el brillo de las libertades ciudadanas.

Esta vez, damos nuestra palabra, no será la excepción. Nos hemos trazado el propósito de proceder sobre la marcha a los ajustes necesarios, a fin de reanudar operaciones cuanto antes. Contamos con la fraterna comprensión de nuestros trabajadores y con el voto de confianza del público: los lectores, anunciantes, relacionados, colaboradores y amigos.

Ningún esfuerzo válido, procedente y a nuestro alcance, se dejará de intentar. Es nuestra promesa formal. No pecaremos por indolencia. No seremos hallados en falta en cuanto respecta a la honradez, y a la salvaguarda del buen nombre, que la sagrada memoria de nuestros fundadores impone con su admirable sello de compromiso.

Comentarios

Comentarios