El Fortunato Orellana de Cabudare está deteriorado

A pesar del caótico estado en que permanecen las instalaciones del Estadio Fortunato Orellana, ubicado en la parroquia Cabudare, los clubes deportivos y los vecinos de las localidades aledañas, no dejan de acudir al espacio en cuestión.

La sola entrada al recinto deportivo desdice lo contemplado en la Carta Magna cuando cita que los venezolanos tienen derecho a gozar y disfrutar de instalaciones deportivas, recreativas y culturales de calidad y en óptimas condiciones.

La cerca invadida por la maleza da la impresión de observar un lugar inhóspito. Del parque infantil o de bolsillo, sólo quedan sus vestigios. La cerca perimetral de la cancha de usos múltiples, se encuentra literalmente en el suelo. Uno de los postes da cuenta que una vez existió un tablero de baloncesto. Ni mencionar las luminarias, cuyos postes desprovistos reflejan que fueron producto del pillaje: sin faros ni cables.

Los baños clausurados por no disponer de piezas sanitarias, pues, fueron hurtadas hace años. Las gradas muestran su peor rostro y un peligro inminente, toda vez el tiempo y la falta de mantenimiento han causado estragos.

Los dugout a punto de desplomarse, se niegan a desaparecer. El backstop o caja de bateo, ya no soporta un remiendo más y ni mencionar el propio campo de juego, desértico y paupérrimo.

Urge su rehabilitación
Leonel Martínez, dirigente social de Palavecino, reveló que el deplorable estado del Estadio Fortunato Orellana, data de muchos años, situación que ha sido denunciada en innumerables instancias de gobierno sin respuestas favorables.
-Hemos llevado proyectos a la Alcaldía de Palavecino y a la Gobernación de Lara, con la esperanza que este importante centro deportivo y recreativo, en donde participan unas 500 personas diariamente, obtenga el beneficio de la rehabilitación, pero ha sido infructuoso, comentó el dirigente.

El último proyecto fue consignado en la Oficina de Ingeniería Municipal, recibido por la ingeniera Maite Solórzano, “pero es evidente que fue engavetado, porque la Alcaldía no incluyó el estadio en las obras del 2013”.

-Nuevamente los habitantes de Fortunato Orellana, Chucho Briceño, Pueblo Arriba, entre otros han sido marginados por las autoridades, al negar recursos para una de las instalaciones deportivas más importantes de Palavecino, construido el 6 de enero de 1966”, citó.

Los consejos comunales de Fortunato Orellana y Chucho Briceño, exigen a los gobiernos, tanto local como regional, incluir el recinto deportivo entre sus obras.

Fotos: Luis Alberto Perozo

Comentarios

Comentarios