Empleados de Lácteos Los Andes lamentan depender de Venalcasa

Trabajadores de Lácteos Los Andes, que solicitaron a esta redacción mantener su nombre en reserva, formularon una serie de denuncias referentes a los manejos que se estarían haciendo desde la gerencia corporativa de relaciones interinstitucionales de la empresa estatal, dirigida por un funcionario de nombre Moisés Lares.

Contaron que “a puertos venezolanos llegaron varios embarcaciones de leche, procedentes de Ecuador y Nicaragua. Como el señor Lares y su equipo de trabajo no hicieron a tiempo las gestiones para liberar la mercancía, esta pasó buena parte de su vida útil en los contenedores”.

“Esa leche que se estaba venciendo en los puertos, la quisieron enviar a planta Cabudare para que nosotros la envasáramos y la vendiéramos, y así ellos librarse de responsabilidades a costa del buen nombre de Lácteos los Andes y sus trabajadores”.

Denunciaron que “Moisés Lares opera con total impunidad, amparado en su parentesco con el presidente de Venalcasa, Johan Hernández Lares”.

Puntualizaron que la planta Cabudare operaba con eficiencia y altos niveles de productividad “hasta que fuimos pasados a Venalcasa, empresa socialista procesadora y empaquetadora de alimentos del Estado.

Amenazas

“A los compañeros de importaciones, que trabajaban en Cabudare, los presionaron con amenazas hasta que tuvieron que renunciar”, denunciaron.

Señalaron que “los amedrentaban diciéndoles que les iban a matar a sus familias, que tenían registro de todos sus movimientos. Cuando finalmente todos se fueron, la gerencia pasó el departamento a Caracas. Desde allá hacen negocios fraudulentos con las importaciones, se cobran y se dan el vuelto”.

Destrucción de mercancía

Asimismo, los trabajadores denunciaron que “ayer (miércoles), luego de la asamblea donde estuvo presente el equipo reporteril de EL IMPULSO, la gerencia ordenó destruir toda la leche en mal estado que teníamos en planta. En eso duraron toda la noche”.

“Toda la leche y las pulpas no aptas fueron desaparecidas por órdenes superiores. Quisieron destruir la evidencia pero ya el mal estaba hecho, porque ya habíamos hecho las denuncias ante los medios”.

Comentarios

Comentarios