En Quíbor activarán campaña por sistema Yacambú-Quíbor

Hugo J. Boscán |

En el municipio Jiménez, en especial en Quíbor, está surgiendo un movimiento destinado a acudir a los entes involucrados en el proyecto hidráulico Yacambú-Quíbor para que en el 2016 sea reactivado el mismo hasta su conclusión.

Amílcar Marcano, presidente de la Asociación de Comerciantes de la entidad, es uno de los promotores de la campaña en la que esperan les acompañen los diputados de la Asamblea Nacional que por Lara tomarán posesión el 5 de enero.

Dijo que primero convocarán a Julio Chávez y Guillermo Palacios por ser los que han estado más involucrados en tan esperado proyecto, aunque la idea es que se unan los nueve elegidos el pasado 6 de diciembre.

Hizo hincapié en que Yacambú no es una obra para beneficiar exclusivamente a productores y a la población del municipio Jiménez sino a todo el estado Lara, y a Venezuela, porque con el riego de la represa se incrementará la producción de alimentos para cumplir con los requerimientos de los venezolanos.

Marcano explicó que, además de los comerciantes, industriales y agricultores, espera que al movimiento se incorporen otros sectores, como los estudiantiles, transportistas, luchadores sociales, trabajadores, amas de casa y, en general, todo aquel al que le preocupe la paralización de tan importante obra, sin influencias políticas de ningún índole.

No fijó la fecha para celebrar la primera reunión con esa finalidad, pero anunció que en la misma se designará una comisión que se trasladará a Caracas para reunirse con los diputados con posibilidad de gestionar los ingresos que se requieren para Yacambú.
“Será una movilización del pueblo de Jiménez en pro de esa importante obra”, enfatizó Marcano.

Por otra parte, dijo que pedirán a la AN se investigue el funcionamiento del Inder en el municipio Jiménez pues, a pesar de que allí se producen cachamas, tomates, pimentón y otros rubros, todo se lo llevan para Caracas, Valencia u otras ciudades del centro y no queda nada para las familias quiboreñas que se ven obligados adquirirlos a precios especulativos.

“Igual ocurre con el matadero de La Vigía, que aunque es propiedad de la alcaldía, estaba siendo explotado por particulares y nada del ganado que allí se beneficiaba se quedaba en la zona sino que se lo llevaban para Caracas, y se debe determinar si esa factoría es pública o privada”, afirmó. Ese matadero continúa cerrado y las carnicerías de Quíbor con problemas para adquirir carne.

Comentarios

Comentarios