FOTOS: Yaritagüeños piden sustento espiritual a Santa Lucía

Angélica Romero Navas | Fotos: Daniel Arrieta |

Una iglesia colmada de fieles creyentes que veneran a Santa Lucía es la imagen que prevalece cada 13 de diciembre en Yaritagua, estado Yaracuy.

La festividad de Santa Lucía, mártir de la Iglesia católica y a quien se le atribuyen curaciones milagrosas de los ojos, es una fecha especial donde personas de distintos puntos del país, pero muy especialmente de Yaritagua, se encuentran en su recinto para darle gracias por los favores concedidos y hacerle peticiones especiales al Señor, a través de su mediación.

La eucaristía la celebró el obispo de San Felipe, monseñor Víctor Hugo Basabe, quien invitó a los creyentes a poner su vida en las manos de Dios como lo hizo Lucía nacida en Siracusa, Italia, entregada en cuerpo y alma a Cristo, pero torturada por los perseguidores de cristianos. Dicen sus biógrafos que a Lucía le extrajeron sus ojos, pero encontró la fuerza para soportar el martirio al que fue sometida, por eso se le considera patrona de la vista.

“Los santos son modelos de vida, de fe, de caridad, ese es el ejemplo que todos nosotros debemos seguir”.

En la homilía monseñor Basabe recordó que en pocos días comenzarán las misas de aguinaldo, el tiempo de adviento, idóneo para prepararse espiritualmente para celebrar la encarnación de Jesús, además de hacer una introspección y renovar los propósitos para el nuevo año civil.

Los yaritagueños coincidieron en sus peticiones a la Virgen, todos le ruegan alimento espiritual para soportar las duras batallas por enfrentar.

“Estamos viviendo momentos muy difíciles en el país, pero si apartamos la división y nos unimos, podemos lograr que Venezuela se acomode” expresó Yajaira Palacios, asistente a la misa.

Virgilio Castillo esperaba ansiosamente a las afueras de la Iglesia, la tradicional serenata a Santa Lucía; comentó que en tiempos de crisis los pueblos se refugian en la casa de Dios y los yaritagueños en la casa de Santa Lucía, “ella es como la Divina Pastora para los barquisimetanos, lo más grande, sentimos por ella una inmensa devoción”.

Entre las alegrías que trae la fiesta de la Virgen, también está el reencuentro entre familiares y viejos amigos, “mucha gente que ya no vive en el pueblo regresa cada 13 de diciembre, eso es una de las cosas más bonitas, verlos de nuevo y abrazarnos” dijo la señora Alicia Rojas.

Una costumbre desde hace más de 40 años es la encabezada por la familia Rojas Bartolomé, quienes tienen una imagen de la Virgen traída de España por “Papaíto Miguel Rojas” fiel devoto de Santa Lucía. Desde entonces, cada 13 de diciembre sacan a la Virgen de su morada en la carrera 8 con calles 9 y 10 de Yaritagua, y la pasean por el pueblo hasta llegar a la Iglesia para encontrarla con la Imagen original.

Frente al templo le ofrecen una serenata y sueltan globos blancos con deseos para Yaritagua.

“Este año pedimos mucha paz para el pueblo, que sólo nos sucedan cosas buenas y aunque estemos atravesando momentos difíciles, no podemos dejar morir las tradiciones” dijo Eugenio Domínguez, descendiente del precursor de esta tradición.

Otra de las costumbres de los yaritagueños es la quema del árbol pirotécnico, un espectáculo de fuegos artificiales que se hace al caer la tarde para develar entre las luces a Santa Lucía.

Comentan los pobladores que de ahí depende la prosperidad de Yaritagua durante el próximo año “si las luces duran bastante tiempo encendidas, eso significa que nos va a ir bien, esperemos que hoy no se apaguen rápido” comentó el vendedor de una tradicional chicha en el pueblo.

Las autoridades del municipio Peña también estuvieron presentes durante los actos que se le oficiaron a la Virgen.

La alcaldesa saliente Shirley Romero y el alcalde electo Juan Manuel Parada hicieron una ofrenda floral y regalaron al pueblo la presentación de Los Melódicos.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios