Lara tiene un déficit de 650 megavatios

Hugo J. Boscán Foto: Karen Paradas |

Con la delicada situación en que se encuentra la represa de Guri, que suministra la mayor cantidad de megavatios de electricidad al país, Lara es uno de los estados con un alto grado de afectación debido a que está muy lejos en cuanto a la generación de lo que requiere.

La demanda de electricidad de Venezuela es de 19 mil megavatios, de los cuales Guri proporciona, en normalidad, 17 mil.

Lo explica así el especialista Antonio Patiño, integrante de la Comisión de Electricidad del Colegio de Ingenieros, quien, junto a otros colegas, ha venido estudiando la problemática que en materia eléctrica se está presentando en el país.

Señaló que la demanda de la entidad larense se encuentra entre 750 y 800 megavatios y sólo produce 120, dependiendo en gran parte del Sistema Interconectado Nacional, (Guri), que le aporta 350, lo que indica que faltarían unos 650.

Este jueves, la presa del estado Bolívar tenía una cota de 248.5 metros sobre el nivel del mar, temiéndose que, de seguir bajando hasta los 244, tendrían que apagar las máquinas para evitar se dañen, algo que podría calificarse como una emergencia nacional pues nin guna ciudad, incluyendo a Caracas, escaparía a racionamientos más severos que los aplicados hasta ahora.

Según Patiño, esto ha obligado a Corpoelec a racionar en Lara el suministro a razón de 300 megavatios diarios en los municipios.

Consultado sobre la subestación Cabudare, construida para manejar 230/115 kilovatios, o 300 megavatios, no está operando a plenitudo, sólo con lo que recibe de la subestación Las Velas, en Yaracuy, 746 mil voltios.

El ingeniero Patiño fue consultado sobre las mejoras que Lara recibirá con las nuevas plantas de la subestación a ser inaugurada en la Zona Industrial 3 y no se muestra muy optimista, aunque espera resulten.

Explica que esas dos máquinas, de acuerdo al ministro Mota Domínguez, significarían 90 megavatios más para el estado, pero habrá que esperar los resultados cuando entren en funcionamiento porque se trata de equipos de segunda mano, comprados en Agfanistán, diseñados para un sistema diferente al venezolano, que es de 60 ciclos y aquel es de 50.
“Pero con esas máquinas nos seguirían faltando entre 500 y 600 megavatios y ahora el gobierno quiere cubrir las fallas a costa del comercio, restringiendo los horarios a los centros comerciales, quienes pagan el servicio”, afirmó.

Hasta este jueves no se había confimado la fecha de la inauguración de la nueva subestación, anunciada para este viernes.

Patiño plantea como alternativa recuperar las plantas que habían sido dejadas sin mantenimiento durante algún tiempo, además de adecuar la generación termoeléctrica en plantas como Centro, que de 2 mil megavatios que debía estar produciendo apenas llega a 200.

Dijo que en varias oportunidades el Colegio de Ingenieros hizo recomendaciones al Gobierno nacional que no fueron atendidas, y recordó las advertencias de su colega Vásquez Corro, a quien le respondieron con un arresto.

Comentarios

Comentarios