Saldremos airosos de dolorosa situación del país (Fotos)

Diana B. Moreno H. Fotos: Edickson Durán |

A sus 75 años de edad, la señora María Canela por primera vez decidió en un acto de fervor, emprender el recorrido completo desde el Santuario de la Divina Pastora, en Santa Rosa, hasta la Catedral de Barquisimeto donde pudo presenciar la última homilía de la procesión en honor a la excelsa patrona.

De esta manera, dijo cumplir un compromiso moral con ella, pues cree que le traerá salud y la “paz universal” que tanto el pueblo venezolano anhela. Según sus palabras todo esto se puede lograr mientras se pueda transitar por caminos de diálogo.

Incluso antes de lo previsto, la imagen de la patrona de los larenses llegó al templo de la Catedral aproximadamente a las 4:30pm para dar inicio al acto litúrgico antes de las 5:00 pm, donde por segundo año el acompañamiento de la fe lo hacen las pastorales de la Diócesis. Esta vez la Catedral se constituyó en la última estación de la Ruta de la Misericordia.

La Divina Pastora en su visita 160, cruzó la Puerta Santa, cuyo significado es el corazón de Dios abierto a los hombres.

Los pecados son perdonados mediante confesión, pero quedan consecuencias que son redimidas con la indulgencia plenaria o sanación completa de una herida interior causada por el pecado. De allí la importancia de la Puerta Santa.

En esta ocasión, el obispo emérito de Barinas, Monseñor Ramón Linares, llevó el mensaje de cierre de una intensa jornada, al oficiar la eucaristía, acompañado de monseñor Manuel Díaz, obispo del estado Guárico, monseñor Fernando Castro, obispo del Distrito Capital, monseñor Antonio López Castillo, arzobispo de Barquisimeto, y demás religiosos, diáconos y laicos quienes lograron una vez más la unión de la familia de la fe.

En sus palabras expresó parte importante del sentir del pueblo venezolano. “Dios sabe las necesidades urgentes de los venezolanos y Él sabe lo que tiene que hacer. Le pedimos a la Divina Pastora que interceda y mire con misericordia a Venezuela”.

Monseñor Linares pidió a la Virgen una oración unánime para que ilumine a los responsables del destino de esta nación. “Sobre las decisiones que deben tomar, que cesen las trabas por parte de quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones importantes y urgentes para el país”.

Hizo énfasis en que la madre de Dios, “como madre, conoce todas nuestras angustias”, inclusive las de quienes mueren en condiciones difíciles ante tantos problemas como son la ausencia de medicinas en el mercado. También resaltó la importancia que tiene conseguir los alimentos para la subsistencia.

“El país está por encima de intereses grupales o personales; el país está antes que todo”, fueron parte de las palabras pronunciadas por el sacerdote y aplaudidas por los presentes.
Emitió un llamado al pueblo creyente a no cesar en la oración y exhortó a vivir en solidaridad fraterna con las personas que les rodean y a ser misericordiosos como lo es nuestro Padre Celestial. “Saldremos airosos de esta dolorosa situación del país”.

Con fuegos artificiales como ya es tradición se despidió el encuentro, tras las palabras de monseñor Antonio López Castillo, quien agradeció al gobernador de Lara, Henri Falcón y al alcalde de Iribarren, Alfredo Ramos e igualmente a los medios de comunicación el apoyo y la consideración hacia la Iglesia católica este 14 de enero.

Comentarios

Comentarios