Tributo de admiración y respeto en despedida a Garmendia

Pacífico Sánchez Foto: Juan Brito |

Ante el féretro de Rafael Marcial Garmendia, desde el martes por la tarde hasta el mediodía de ayer, se congregaron personas de diversas partes del país para rendirle su tributo de admiración, respeto y aprecio ante su sentida desaparición como hombre al servicio de las más nobles causas del pueblo venezolano.

Todas las palabras expresadas en la sala velatoria de la funeraria Metropolitana fueron para dar testimonio de afecto, transmitido a sus familiares en estas horas de profundo duelo.
Representantes de gremios, asociaciones y federaciones deportivas, organizaciones sociales y partidos políticos se colocaron a los lados del féretro para rendirle minutos de silencio, luego de expresar sus palabras sinceras y solidarias.

Fernando Deibis, quien por muchos años fue uno de sus colaboradores, sirvió como maestro de ceremonia, para que los asistentes al acto velatorio pudieran permanecer unos instantes al lado del ex presidente de la Sociedad de Ganaderos, Federación de Ganaderos y Fedecámaras, asi como de la Liga de Beisbol Profesional Venezolana y de diversas instituciones deportivas.

Esta jornada solemne fue culminada con la intervención del doctor Ramón Guillermo Aveledo, ex coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática, quien recogió el sentimiento de todos los presentes:

“Amigos. Básicamente fue lo que hizo Rafael Marcial en la vida. Reunir amigos, acumular amigos en todas partes. Hacer amigos sin ninguna distinción.

“Amigos, cuya mayor coincidencia es el cariño profundo por esta tierra. Por la tierra de nosotros, los larenses, y de nosotros, los venezolanos.

“Rafael Marcial fue un larense de excepción que nunca dejó de preocuparse porque esta región progresara. Para que mucha gente tuviera fe en Lara y sus posibilidades. Y fue un venezolano que nunca dejó de tener esperanzas. Hace minutos estaba viendo la última foto que nos hicimos juntos, caminando en Carora, en la víspera de la elección del 6 de diciembre, que fue el último acto en el cual hablamos juntos. Y él como productor, como hombre de empresa, había puesto todo su esfuerzo para hacer que la región y el país fueran las mejores, pero encontró un día que eso no bastaba. Que el progreso tenía la dimensión de la ciudadanía y nunca dejó de ejercerla.

“Nos perdimos los larenses un gran gobernador. Tuvimos siempre a un gran amante de la región y a un venezolano muy especial, que siempre dio su mejor esfuerzo.

“Para su familia todas las palabras de cariño y de consuelo. Para sus amigos, el recuerdo que nos queda de este gran hombre, de este gran venezolano, de este gran amigo. Y, desde luego, para los larenses y para los venezolanos, lo que nos queda también es seguir el ejemplo de quien nunca descansó, de quien nunca dejó de trabajar, de quien nunca dejó de querer a su región, a su país y a la humanidad entera.

“Así que un abrazo a todos y paz a sus restos”.

Comentarios

Comentarios