Con piedras atacaron familiares a efectivos de la Guardia Nacional

Desde la madrugada, los familiares de los privados de libertad que cumplen condena en la cárcel de Uribana se desplazaron hasta el recinto para hacer una vigilia por sus seres queridos.

En el momento que comenzaron a ingresar los guardias nacionales, luego al escuchar las continuas ráfagas de disparos y después al observar la cantidad de ambulancias salir de la institución, muchos se movilizaron hasta el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda.

Tanto en la puerta de la morgue hospitalaria como en la entrada de la emergencia del Antonio María Pineda llegaban más y más familiares para conocer del paradero de los internos, sin embargo poco podían saber, situación que les generaba desconsuelo y angustia.

La tarde llegó, después de horas de espera, entre empujones, gritos y la entrada de decenas de heridos, lo cual generó que se acrecentara la angustia, al punto de que al momento que la Guardia Nacional les hizo un cerco más amplio para impedir el paso de personas hasta la emergencia, los familiares empezaron a tirarles piedras y vociferar con desespero que los dejaran ver a sus seres queridos. Por un lado algunos corrían, por el otro las piedras volaban, las lágrimas no dejaban de estar presentes ni mucho menos la intranquilidad en el entorno, al punto que los efectivos militares tuvieron que lanzar ráfagas al cielo para calmar los ánimos de las personas que permanecían en el Hospital Central.

Como bien dijo Ruy Medina, la situación fue solventada por los médicos con gran efectividad, tanto al realizar las suturas, como en las atenciones más complejas, inclusive en las intervenciones quirúrgicas que tuvieron que realizar.

“Me siento orgulloso de mi gente, todos colaboraron y trabajaron de forma coordinada para solventar esta tragedia nacional que nos duele a todos”, expresó.

Con relación a la ausencia de médicos patólogos, dijo que Valdemar Balza y Juan Rodríguez, con más de 35 años de servicio, prestarán sus servicios como lo han hecho hasta ahora, mientras el Ministerio del Interior y Justicia resuelve la situación de contratación del personal para las actuaciones forenses.

Tomado el Hospital
En horas de la noche, antes del cierre de esta edición, aún permanecían una cantidad considerable de personas, no sólo en las afueras de la emergencia general, sino también en la morgue, donde ingresaron 55 cadáveres procedentes de Uribana hasta las 11:00 de la noche del viernes. La oscuridad hizo que los presentes empezaran a sentir temor, por lo cual algunos se retiraron sin saber noticias de quienes aman.

Quienes no se retiraron fueron los efectivos de la GN y policías nacionales y regionales con el cerco que impedía la entrada de personas a los servicios hospitalarios, con el objetivo de preservar la seguridad del personal sanitario, como también para evitar más trifulcas.

Foto: Edickson Durán

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios