Lo sorprendieron con un tiro para quitarle la moto

María Fernanda Pérez G. |  Karen Paradas |
[email protected]

Dos primos fueron atacados por un grupo de antisociales que no dudaron en accionar sus armas para llevarse la moto en que se movilizaban las víctimas, uno falleció al instante y el otro quedó gravemente herido.

Como todos los días Eduin Yoel Castañeda Castañeda (27) salió a las 6:30 de la mañana de su vivienda ubicada en Carorita Arriba, en la moto que le había prestado un tío, pasó buscando a su primo José Castañeda y como la construcción en la que trabajaba está en la zona industrial II, siempre optaban por los caminos verdes para llegar más rápido.

La mañana de ayer una vez más decidió tomar la vía de El zanjón mancho, un sector lleno de arbustos y solitario que generalmente es usado por los delincuentes para atracar a los trabajadores que se dirigen hacia la zona industrial.

Siempre estaban atentos y si veían personas extrañas preferían regresarse, como ocurrió el día lunes que notaron la presencia de unos sujetos presuntamente con intenciones de robar y decidieron devolverse.

Pero ayer cuatro antisociales se ocultaron entre los arbustos y cuando escucharon que la moto estaba cerca, se interpusieron en el camino Eduin y José accionando de una vez su arma de fuego.

Al Eduin recibir el impacto de bala a la altura del cuello, haciendo que perdiera el control de la moto, uno de los sujetos comenzó a golpear a José, incluyendo grandes piedras hasta que éste se hizo el muerto. Los antisociales al ver que habían cumplido con su objetivo se fueron en la moto.

Según Katherin Pérez, hermana de Eduin, José pudo levantarse y caminó hasta pedir ayuda a personas que también transitaban por el lugar con destino a la zona industrial, quienes llamaron a funcionarios de seguridad.

A José lo trasladaron de inmediato al Hospital Central Antonio María Pineda, pero Eduin si murió al instante.

A las 8:00 de la mañana la noticia ya se conocía en toda la familia, uno a uno fue llegando al lugar para confirmar que se trataba del joven, quien estaba casado y tenía dos varones de 7 y 4 años.

Mientras esperaban a las afuera de la morgue del hospital central familiares manifestaron que siempre fue un muchacho trabajador, generalmente de ayudante de albañilería, era el sustento de esposa e hijos.

Comentarios

Comentarios