Oficial de la Policía Municipal asesinado por colombiano robacarros

Angélica Romero Navas | Ángel Zambrano |
ATRACO A UN POLICIA MUNICIPAL FALLECIENDO EN EL SITIO BARRIO ANDREZ ELOY BLANCO 03/02/2016 FOTO ANGEL ZAMBRANO

“Ese malandro me desgració la vida” fue la penúltima frase que pronunció el oficial de la Policía Municipal de Iribarren, Rafael Enrique Vargas Figueroa, la última fue: “cuida a mi hija”.

El funcionario estaba siendo trasladado hacia el Seguro Social Pastor Oropeza herido de un tiro en el pecho, su esposa lo sostenía y lo animaba para que no desvaneciera, mientras que su vecino Henry conducía el Chevrolet Corsa Coupe que instantes antes dos delincuentes le intentaron quitar en la puerta de su casa, en la carrera 3 con calle 5 de Andrés Eloy Blanco.

Cuando transitaban por la avenida La Salle, a pocos metros para ser ingresado al Seguro, Vargas Figueroa, de 25 años de edad, falleció: “suspiró por última vez y ahí quedó” relató su vecino ayer, rememorando el asesinato del oficial.

El policía, quien tenía seis años de servicio, se había instalado hace poco en casa de su suegra con el fin de que su esposa estuviera acompañada pues tenía tan sólo diez días de haber dado a luz a una niña, la primogénita de la pareja.

Todavía no le habían otorgado su permiso por paternidad por lo que ayer cumpliría sus funciones en la Brigada Motorizada, pero antes de presentarse a su trabajo llevaría a su hija a un centro de salud, tenía cita para la primera vacunación.

A las 6:00 de la mañana abrió el portón de la casa, sacó su vehículo y entró a buscar a su esposa e hija. En ese momento, dos sujetos lo sorprendieron y lo sometieron en la entrada de la vivienda, querían quitarle su vehículo.

Vargas Figueroa reaccionó y le disparó a uno logrando abatirlo, en ese momento el otro sujeto le disparó al oficial en la región pectoral del lado izquierdo, dejándolo malherido y aprovechando la debilidad para quitarle el arma y huir del sitio.

Los vecinos de Andrés Eloy Blanco dijeron que se escucharon alrededor de siete detonaciones, en ese momento fue cuando Henry se asomó a la calle y vio a la esposa del funcionario que lloraba y pedía auxilio.

El antisocial abatido cargaba una cédula, pero las autoridades descubrieron que era falsa, en la tarde fue identificado como Cleymer Rauly Diaz Sierralta, de 26 años de edad, residenciado en El Bolívar. Tiene registros policiales por robo del año 2015.

Autor material fue detenido

El criminal que disparó y le robó la pistola al funcionario fue detenido por patrulleros de la Policía del estado Lara del Centro de Coordinación Policial Juan de Villegas I.

Una unidad llegaba al Mercal ubicado a unas ocho cuadras de la zona, los clientes que estaban en la fila vieron al hombre correr y le notificaron a los policías.

No cargaba cédula pero las autoridades lo identificaron como Juan Carlos Ávilez Madera, de 26 años y de nacionalidad colombiana, está residenciado en El Tostao.

Ávilez Madera cargaba la pistola de reglamento del funcionario, una Glock calibre 9 milímetros.

En el sitio del crimen, se aseguró que un tercer sujeto estaría implicado, quien conducía un Chevrolet Corsa color plateado y estaba estacionado a menos de una cuadra de la residencia del funcionario.

Todos pertenecen a una banda que se dedica al robo de vehículos para la posterior extorsión.

Segundo del año

Rafael Enrique Vargas Figueroa (25) pasó a enlistarse como el segundo funcionario de un cuerpo policial caído en el año 2016.

El primer crimen contra un efectivo ocurrió el 1 de enero en la avenida principal de El Trompillo. Al funcionario del Ejército venezolano, destacado en el Fuerte Tiuna en Caracas, Joel José Daza Pereira, de 30 años de edad, le dispararon en la espalda cuando manejaba su moto y se dirigía a darles el abrazo de feliz año a sus familiares.

“Perdimos a uno de los mejores”

Obediente, diligente, dedicado al trabajo y a su familia. Así definió Héctor Camacaro, director de la Policía Municipal de Iribarren, al funcionario caído. “Perdimos a uno de los mejores” dijo, y añadió que su historial está limpio de cualquier falta. En los seis años de carrera policial, estuvo en la Unidad de Servicios Especiales, en el Estación Policial del Centro, Brigada Ciclista y tenía dos años desde que fue transferido a la Brigada Motorizada. En los próximos días se le rendirán Honores Post Mortem.

 

Comentarios

Comentarios