Arquidiocesana: “Toma tu cruz”

Arquidiocésis de Barquisimeto | Foto: Archivo |

“Toma tu cruz”“El que no tome su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará”.Así se expresa nuestro Señor Jesucristo, a través del Evangelio de este día. ¿Qué nos quiere enseñar Cristo con este “tomar tu Cruz”?.

El cristiano no busca el sufrimiento por el sufrimiento. No se trata por tanto de un masoquismo espiritual. Se trata, por el contrario, de entender que en la vida humana,  queramos o no, el sufrimiento está allí, de mil formas.El cristianismo desde la fe, trata de encontrarle su sentido, su significado, y procura asumirlo como camino a la resurrección, a la victoria final, a la salvación integral de Dios.No es que Dios necesite  ver al hombre humillado, vejado para sentirse satisfecho. Es esta una visión falsa e injusta sobre Dios.

La cruz es también un signo vivo de la capacidad destructiva del pecado, como rechazo del bien, como desobediencia consciente al plan de Dios, y predominio del egoísmo irresponsable.El pecado despedazó a Cristo, lo humilló, lo coronó de espinas, lo crucificó.

El  pecado destruye al hombre, Él, como Salvador, asume esta realidad, ofreciéndose así mismo, como camino de Resurrección; ya que sólo muriendo al egoísmo, muriendo a los vicios, al mal, al pecado, y entendiendo que todo esto cuesta, que nos duele, que es un morir real, podemos captar por qué esto es llevar nuestra cruz. Sólo así  podremos pasar a una vida de fe, de testigos del resucitado, de triunfadores.Pero la cruz es a la vez un signo de amor.

“No hay mayor amor que aquel que da su vida por los demás” (Jn 10,15). Pues bien, Cristo no teme asumir la cruz, como dolor y muerte, para demostrarnos que es capaz de llegar hasta allí por amor, de darlo todo, para que confiemos plenamente en Él; para decirnos que lo ha ofrendado todo por nuestro bien, porque nos ama infinitamente.

La cruz, pues, si bien es signo del poder destructivo del pecado, es a la vez, signo del amor pleno de Dios a los hombres, es signo de salvación, es camino imprescindible hacia la Resurrección; es un misterio de los designios inescrutables de Dios.La cruz sigue siendo: “Escándalo para los judíos y locura para los paganos” (1 Cor 1.23)Muchos se escandalizan hoy, porque creen que la vida es solo comodidad, que todo es color de rosas. Pero entendemos que la vida es lucha, es sufrimiento, es gozo, y si no que lo digan nuestros deportistas de las Olimpiadas; cómo deben sacrificarse para poder disfrutar de un triunfo.

Para otros es locura, la cruz, porque piensan que ella es propia de gente que ha perdido la razón. Se puede ver el sacrificarse como una bobada que no sirve para nada. No obstante sólo el sacrificio puede vencer en la vida, y en la dimensión moral, sólo por Él, se puede vencer el mal y hacer el bien, ya que el camino es estrecho para lo bueno y muy ancha la vía para la perdición.Por ello, cada día desde la fe en Cristo iluminada por la Palabra de Dios, y por la enseñanza de la Iglesia, debemos tomar nuestra cruz, a fin de orar más y mejor, aunque signifique renunciar a la utilización de parte del tiempo en otras actividades. Tomar la cruz, significa, sacar tiempo para conocer nuestra religión, y para encontrar el sentido de la vida, aún cuando provoque seguir descansando.

Tomar la cruz, significa optar por la humanidad, la aceptación de la verdad, la puesta en práctica de la justicia, aunque muchas veces nos sea duro.Tomar la cruz, significa cumplir con el deber, aunque no sea fácil. Tomar la cruz significa ser buena madre, buen padre, buen esposo, buena esposa, buen hijo, buen hermano, buen amigo, buen ciudadano, aunque todo esto indique sacrificios y renuncias. Tomar la cruz significa mantener a raya el abuso del alcohol, no dejarse manejar por la codicia, el mal carácter, el erotismo, la mentira. En fin, tomar la cruz, significa optar por Dios, por el bien, y renunciar  por convicción propia al mal. Entonces comprenderemos llenos de gozo, que el que pierda su vida por Él, la encontrará.Hoy la Iglesia celebra el día de San Pablo.Mons. Antonio José López CastilloArzobispo de Barquisimeto.

SS Francisco

Vaticano, 28 Jun. 17 / (ACI).El Papa Francisco habló de las virtudes que tiene que tener un verdadero cristiano, entre ellas la humildad y la pobreza, y puso de modelo a los mártires que dan su vida por el Evangelio….“Un cristiano que no sea humilde y pobre, despegado de las riquezas y del poder y sobre todo despegado de sí, no se asemeja a Jesús”.“Los cristianos aman, pero no siempre son amados”, …“Desde el principio Jesús nos pone delante de esta realidad. En una medida más o menos fuerte, la confesión de la fe viene dada en un clima de hostilidad”.“El cristiano recorre su camino en este mundo con lo esencial del camino, pero con el corazón lleno de amor. La verdadera derrota para él o para ella es caer en la tentación de la venganza y de la violencia, respondiendo al mal con el mal”.“La persecución no es una contradicción al Evangelio, sino que forma parte: si han perseguido a nuestro Maestro, ¿cómo podemos esperar que se nos ahorre la lucha?”.Y en medio “de las tribulaciones, el cristiano no debe perder la esperanza, pensando haber sido abandonado”… los cristianos “deben hacerse encontrar siempre en el otro lado del mundo, el elegido por Dios: no perseguidores, sino perseguidos; no arrogantes, sino mansos; no vendedores de humo, sino sometidos a la verdad; no impostores, sino honestos”.

“El martirio no es el ideal supremo de la vida cristiana, porque más allá de él está la caridad, es decir, el amor hacia Dios y hacia el prójimo”.EvangelioMateo (10,37-42): En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.»Palabra del Señor.  Gloria a ti, Señor Jesús.

Iglesia en Marcha

La Renovación Carismática Católica Arquidiócesis de Barquisimeto informa:
• Estallido de alabanzas en familia, hoy 02/07 en la Capilla Sagrada Familia- Car. 27 con calles 16 y 17, contacto: 0416-0562655 (compartir en familia)•Taller de Oratoria y Expresión Corporal los días 08 y 09/07 en la Capilla Sagrada Familia – contacto: 0424-5784437• Concierto Aniversario de la Renovación Carismática Católica en la Catedral de Barquisimeto el día 24/07 desde las 10:00 am. Hasta las 4:00 pm. Invitado especial Pbro Badoglio Durán – Contacto: 0416-0562655

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios