#COLUMNA El Rincón de los Miércoles 19-04-18

LRM | Foto: Archivo/Referencial |

Venezuela debe ser hoy día el país más caro del mundo y el menos deseado para los inversionistas extranjeros extranjeros, según un informe que circula desde hace varios días en los principales portales dedicados al estudio de la economía mundial. Los venezolanos, por su parte, también son objeto de calificaciones donde se revela lo difícil que resulta para más de 330 millones de personas sobrevivir a una crisis provocada por el gobierno. La llamada “revolución” ha fracasado rotundamente en su propósito de convertirse en la segunda nación comunista de nuestra América Latina. Sin embargo, Nicolás Maduro y los suyos lo intentan con medidas similares a las aplicadas por el castrismo en Cuba, una pequeña isla con más de 50 años de gobierno totalitario. A pesar de las encuestas reveladoras de la gran debilidad del régimen, los estrategas cubanos están jugándosela con la candidatura del actual Presidente de la República en unas elecciones muy cuestionadas interna y externamente, Como recordarán, en la Cumbre de las Américas, 16 países acordaron rechazar la celebración de esas elecciones por considerarlas poco o nada democráticas. En las consultas de las agencias de investigación colocan a Nicolás Maduro con apenas un 20 por ciento de aceptación popular. No obstante está muy claro que en Venezuela se vota, pero no se elige en los procesos electorales. Para los politólogos consultados por los periodistas venezolanos, será muy difícil que las otras tres candidaturas presidenciales tengan la suficiente fuerza para disputarle la Primera Magistratura a Maduro, quien cuenta con una enorme fuerza de medios de comunicación pasra enviarle miles de mensajes a los electores, además de utilizar grandes cantidades de dinero para regalar los llamados ”bonos de la Patria” en un intento de suavizarles el carácter a los enojados ciudadanos. Solo un ex gobernador, Henry Falcón tercia en la contienda del 20 de mayo, pero sin ninguna oportunidad de poner en peligro el poder omnipotente de un chavismo que parece controlarlo todo.

II

Lo único que no puede controlar el gobierno es el aumento en los precios de los artículos de primera necesidad. Cada día los venezolanos sufren las inclemencias de un fenómeno social creado por ese socialismo inventado por Hugo Chávez. Los ciudadanos se empobrecen de una manera brutal, incapaces de luchar con éxito ante las mafias que controlan los alimentos y los medicamentos. Los salarios de los trabajadores se desintegran en las cajas registradoras de los mercados donde es casi imposible crear una cesta básica decente. Ese cesta, según los últimos datos ha ha sobrepasado los 75 millones de bolívares, una cifra inimaginable para la población más vulnerable de este país rico lleno de pobreza. Los llamados mercados populares no son hoy muy atractivos, como en el pasado, o còmo suelen decir por aquí, la IV República. En esos expendios autorizados por los municipios se nota también el desfase de la economía popular. Nada barato en la los ya de precios autorizados. Los economistas aseguran que se requieren 58 salarios mínimos para poder adquirir la totalidad de los productos que componen esa llamada cesta básica. “Mientras el dólar siga aumentando su ventaja frente al débil bolívar será casi imposible que los venezolanos tengan una esperanza de mejorar sus condiciones de vida. Se requiere que el gobierno modifique la ruta por donde navega para aliviarle la carga a la sufrida población. No vayan a creer que las elecciones del 20 de mayo vayan a modificar ese escenario. Los jerarcas del chavismo amenazan con acelerar el proceso revolucionario y, al parecer, sin importarle el costo político que pueda tener. Al fin y al cabo saben que cuentan son suficiente poder para mantenerse.

Sobre la foto
En los próximos días tendremos la oportunidad de tener en nuestros hogares un poco de relajamiento gracias a los partidos de la Champions League donde los candidatos a llevarse la orejona para exhibirla en sus vitrinas lucharán hasta el final. Roma, Liverpool, Bayer, Real Madrid, los mejores del mundo son los grandes protagonistas de unas jornadas épicas que servirán, entre otras cosas, para tener un reposo entre tanto cataclismo político.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios