Extrabases por: Alfonso Saer

QUE Magallanes esté en la final es pura lógica. A los marinos algunos los llaman “galácticos” por la infrecuente reunión de tantas estrellas del juego. Han sido los favoritos de la cátedra desde que arrancaron. Si ganan el título no habrá sorpresa alguna. De Cardenales se dijeron otras cosas en octubre. La prensa especializada -esa que gusta de analizar posibilidades- lo metió en el recipiente de los tres probables eliminados. Era fácil sacar del llavero a una novena que por tres años se había quedado corta en sus aspiraciones. En teoría -esa misma que en béisbol se cae estrepitosamente- los pájaros rojos tendrían corto vuelo. “No hay pitcheo y sí muchas incógnitas” decían sin dejar de ser razonables… PERO lo que no tiene barómetro en el béisbol es la inspiración. No hay “garrómetro” para medir la garra. Ni existe una manera de sopesar el coraje. Magallanes entró altivo, con viento de cola, en la semifinal. Lara tuvo que apurar, como de costumbre. Y en el round robin la historia volvió a repetirse. La escuadra con mayor afición en el país peleó sus partidos en alta mar y salió airosa. Los alados pellizcaban triunfos y llegaron a una marca peligrosa de 5-6, al borde de la quiebra… ENTONCES, como bien diría Alí Kahn en una de sus narraciones gloriosas, Pedro Grifol llamó a correr a sus conducidos y se mandaron un embate de pura leña. Cinco en fila. Primero tres en casa y luego penetraron las líneas de los oponentes y se fueron a ganar donde siempre les había costado, en Valencia y Caracas, bajo los cánones de una sencilla fórmula, caerle a palos a los rivales… SI de algo pueden ser culpados los alebrestados crepusculares es de haber arruinado un negocio excepcional. La millonaria final Caracas-Magallanes, esa que también lloran los canales televisivos.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
MAGALLANES fue campeón en la 49-50 -hace 63 años- y suma nueve títulos. Cardenales sudó 26 años para hacerse del lauro inicial en la 90-91. Va por su quinta enseña. Uno es pasión nacional, con la mayor fuerza existente en las tribunas. El otro tiene menos alcance en la afición, menos poder mediático. Los dos rivales llegan con hambre. El cuadro valenciano venció hace once años a los Tigres (4-1), uno después de que los guaros los abatieran (4-2)… LOS antecedentes entre ambos se limitan a dos finales. Aquella controversial de la 95-96 cuando los también llamados turcos se repusieron del 1-3 para venir a Barquisimeto y dominar el séptimo juego con Juan Francisco Castillo. La otra fue en la 00-01 y el desquite estuvo a la mano para Nick Leiba, quien había piloteado al club rojo en el revés de seis años antes. Edwin Hurtado fue a Valencia con todas sus mañas y habilidades, tirando seis innings de dos hits, para que tres episodios más tarde cerrara Kelvim Escobar con su fuerza acostumbrada. Aquel grupo bateaba mucho… SE trata, hoy en día, de dos divisas que tienen rato sin saborear el triunfo. Desde su anterior galardón, el bando azul -ahora ni tanto por sus nuevos uniformes- ha perdido cierres con Aragua (06-07) y con Caracas (09-10). Los muchachos de Occidente cayeron ante los Tigres en la 07-08 (4-2)… EN los seis careos decisivos de aquel ya lejano cetro (00-01), César Iztúris (.381), Luis Sojo -jugaba en primera base- (.370), Damian Rolls (.364), Miguel Cairo (.333) y Robert Pérez (.318) catapultaron el ataque. El extraordinario aporte del refuerzo Roberto Zambrano fue vital con tres cuadrangulares en el RR y otros tres en la final. Por cierto, el CF era Ryan Freel, de vital trabajo en ofensiva y defensa, recientemente muerto por decisión personal. Aparte de Hurtado, los triunfos llegaron de las manos de Mike Romano, Keith Evans y Juan Rincón. Los taponeros eran Escobar y Giovanni Carrara.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
HAY temas que le ponen salsa -hasta picante- a esta final. Luis Sojo se cambia de trinchera. Solo ha dirigido una serie decisiva y fue con Lara en la 07-08. En la otra esquina del cuadrilátero estará Robert Pérez, su llave histórica en Cardenales. El vaivén de los deportes, el destino, los pone de frente. Por supuesto que se trata simplemente de hacer un trabajo para buscar cada quien el triunfo. Pero no hay dudas de que el toque sentimental existe. Es indefinible e inevitable. El petareño levantó cuatro copas con Cardenales y a su lado siempre estuvo el guayanés. Ambos no podrán alzarla ahora al mismo tiempo… LOS dos se llevan casi todos los segmentos estadísticos de postemporada. Pérez juega la número 19 y Sojo tuvo 16 como pelotero. En series, juegos, veces al bate, hits, anotadas y dobles, el de San Félix lidera y su compadre lo secunda. El ebánico de 43 estaciones impone récords hasta cuando se poncha. Tiene todo a la mano. Jugó una final en la 89-90 y ahora -24 años después- vive otra, la décima, con su escuadra de toda la vida. Busca su jonrón 12, la empujada 38 y la anotada 37. Con nueve imparables alcanzará a César Tovar (72)… PARA Kelvim Escobar hay también una sensación especial. Salvó el séptimo juego de la final 97-98 ante Caracas, y hace doce años cerró con un ponchado la conquista ante el mismísimo Magallanes en Valencia. Y a los grandes la fortuna les coquetea.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/
¿QUIÉN ganará?. Los juegos hay que jugarlos y las carreras hay que correrlas. El corazón de este cronista -todos lo saben- es cardenal. La mente, más fría y objetiva, entiende que la escuadra roja va a un compromiso en rol de aspirante más que de favorito. Magallanes no fue el que más bateó -Lara tuvo los lideratos ofensivos en eliminatoria y semifinal- pero puede ser arrollador porque reúne peloteros de jerarquía. La rotación navegante tiene con qué llegar más lejos en cada encuentro y así ha sido. En la cueva valenciana hay más profundidad, de sobra se sabe. Pero a los abridores alados nadie apostaba y resulta que se mandaron tres cotejos de antología en el remate de la semifinal… CARDENALES viene pidiendo pista y sus números con el bate son realmente impresionantes. Es inspiración y ganas. Sus fichas del pitcheo le pasan por encima al cansancio y ponen el extra, el aditivo de fuste. Ahora, con Ernesto Mejía, pasar a salvo por el medio de la alineación guara será toda una hazaña. Lara reúne a tres de los seis mejores empujadores del circuito con Mejía (48), Jiménez (40) y Valbuena (39). Reservarse la segunda carta bajo la manga fue una buena estrategia. ¿Quién saldrá?… Hay muchas llamadas por hacer. Magallanes dejó pasar al MVP de la liga para quitarles a Austin Bibbens a los pájaros rojos y hacerse luego del venenoso Héctor Giménez. Más que sumar a su cuenta se trataba de restarle al otro, pensamos… SE arranca en Valencia y eso indica que probablemente allá se finalizará, lo que da siempre una teórica ventaja al anfitrión de hoy. Es una final lujosa por la calidad de las individualidades. Puede ser un duelo de batazos como el RR. Lo único garantizado es el sufrimiento. Cojan palco y tómense la pastillita.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios