La Red de Instituciones Larenses… ¡en acción! – Mentiras manipuladas

Maximiliano Pérez |

“Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente creerá…
Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan…

Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
Paul Joseph Goebbels.

Cito estas palabras de Paul Joseph Goebbels (29-10-1.897 / 1-5-1.945), quien fue un políticoalemán, ministro de propaganda de la Alemania nacionalsocialista (Nazionalsocialista), figura clave en el régimen que ocasionó el holocausto mundial y amigo íntimo de Adolf Hitler, en el entendido de que, más allá de las aseveraciones como ésta, mucho más allá de haber ocasionado uno de los peores desastre que ha soportado la humanidad, han servido de amparo para la instauración del populismo desacerbado que corroe y destruye a naciones enteras.

Desde siempre he dicho que la política bien ejercida es una de las profesiones más dignas; a quienes la profesan con devoción y altruismo se les puede calificar de mártires de la sociedad pero, esto ha sido desvirtuado y tergiversado por las apetencias personales y la avaricia generada por las ansias de riqueza fácil.

El concepto de populismo deriva de pueblo. Según la Real Academia Española es la “tendencia política que pretende atraerse a las clases populares”. Literalmente se denomina así, a la estrategia de las corrientes políticas que busca apoyo en las clases populares. Pero, algunos saltimbanquis, estafadores de la fe del pueblo, han hecho que se transforme en un término peyorativo, sin que de él, por sí mismo, se desprenda una evidente identificación ideológica, sino estratégica y, más allá táctica; dentro del espectro izquierda y derecha. Siendo peyorativo, hablamos entonces de demagogia, y la demagogia tiene un gran repertorio de métodos.

En sentido negativo el populismo está destinado a ganar simpatías de la población; reconoce el derecho al voto aun a costa de tomar medidas contrarias al Estado democrático. Sin embargo, a pesar de las características anticonstitucionales que pueda tener, su objetivo primordial no es transformar profundamente las estructuras y relaciones sociales, económicas y políticas (así es planificado en muchos casos) sino preservar el poder y la hegemonía política a través de la popularidad entre las masas, especialmente las de mayor ignorancia y por ende las más necesitadas.

Los sistemas populistas son tácticos creadores de las crisis. En la representación política y la denominada “Crisis en las Alturas”. Explotan las virtualidades de las crisis de representación, articulando las demandas insatisfechas, el resentimiento político, los sentimientos de marginación, con discursos que unifican llamando al rescate de la soberanía popular expropiada por el establecimiento partidario y para movilizar contra un enemigo cuyo perfil concreto varía según el momento histórico: “La oligarquía, la plutocracia, los extranjeros”.Pretendiendo la justificación inaceptable del malestar social que experimenta “el pueblo”.

Bien decía el Libertador, Simón Bolívar: “Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios