#OPINIÓN Detrás de la miseria

Eduardo Iván GonzálezGonzález | Foto: Archivo/Referencial |
** Archive a ** a quien un huérfano de AIDS come de una placa de comida en un kindergarden en Manzini, Suazilandia, en esto, 26 de ag. de 2005 foto de archivo. De acuerdo con un informe de Naciones Unidas muy importante estrenado el miércoles, sep., 7 2005, sin las medidas drásticas el mundo dejará de satisfacer sus metas para reducir la pobreza que resultará en millones de muertes prevenibles durante los próximos 10 años (Sibeko de foto / Siphiwe de AP) pobreza miseria niños desnutrición alimentación 07/09/2005 ** FILE** An AIDS orphan eats from a plate of food at a kindergarden in Manzini, Swaziland, in this, Aug. 26, 2005 file photo. According to a major United Nations report released Wednesday, Sept, 7 2005, without drastic measures the world will fail to meet its targets for reducing poverty resulting in many millions of preventable deaths over the next 10 years (AP Photo/Siphiwe Sibeko)

Para recordar: “(Dios) Levanta de la miseria al pobre…”(Salmo 107:41).

La palabra miseria, como tal, aparece solamente seis (6) veces en la Biblia. Y es realmente triste, observar cuántas personas en el mundo han caído en esa desdicha. Algunos, para estos tiempos, andan detrás de la miseria; miseria que les ofrecen personas para tenerlos, por así decirlo: “Comiendo en la mano”. Pero, menos mal que existe un Dios, Todopoderoso, que nunca se alegra del mal; quien no se aprovecha de los estados de desgracia que ha caído el mundo, que el mismo creó.

En ese orden, Miseria se define como: 1) Pobreza extremada (diccionario Google). 2)Miseria es un vocablo de origen latino que significa desgracia o infortunio (deconceptos.com).

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, 4ª sesión plenaria, 09/06/1998, aunque hablaron más que todo del flagelo de las drogas, el Excmo. Sr Raiqul Islam, mencionó unas palabras aplicables a nuestro tema de hoy, y dijo: “No transigiremos ni seremos indulgentes con quienes se aprovechan de la miseria humana y juegan con las vidas humanas”. (http://repository.un.org/bitstream/…).

Desde hace muchos años, ha habido personas que se aprovechan de la miseria humana, porque le ofrecen al pobre, al que ha caído en la miseria, cosas que cumplen a medias, o nunca llegan a otorgar: Dinero, alimento, tierras, servicios básicos, centros hospitalarios, poder, industrias o negocios sin fundamento, vehículos, “Petros”,viviendas así sean expropiadas (algo que viola la Ley de Dios y cualquier ley de sensatos en el mundo) y los infelices, casi como es lógico, se dejan llevar, o caen en la trampa y andan detrás de la miseria; andan detrás de los fementidos, que más bien los tienen en esas circunstancias.

Deseamos que en nuestro país se pudieran cumplir las palabras del Sr. Islam, antes citado,cuando señaló: “…No seremos indulgentes con aquellos que se aprovechan de la miseria humana”, sea por la droga; por el dinero; por el deseo de poder u otras razones.
En el libro“Crimen y Castigo”, de Fedor Dostoievski, en el capítulo II, reflejó una triste realidad cuando mencionó: “La miseria sí que es un vicio. En la pobreza, uno conserva la nobleza de sus sentimientos innatos; en la indigencia, nadie puede conservar nada noble. Con el indigente no se emplea el bastón, sin la escoba, pues así se le humilla más, para arrojarlo de la sociedad humana. Y esto es justo, porque el indigente se ultraja así mismo” (books.google.com/…).

Y más adelante, el Personaje Raskolnikof, que andaba con Mermeladof, visitando a Catalina Ivanovna, rescato de los hombres a Sonia, y por todo lo que había visto dijo: ¡Miseria humana! A todo se acostumbra uno” (Ídem, s/p).

El rey David, después de haberlo tenido casi todo, sintió que había caído en la miseria, especialmente la espiritual, pero mostró en ese Salmo 117, lo que Dios puede hacer por la humanidad.Quizá el apóstol Pablo experimentó algo parecido cuando dijo: “Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará del cuerpo de esta muerte? (Romanos 7:24).

La solución la presentó el mismo David, cuando dijo: (Dios) “Levanta de la miseria al pobre”. Así, que si hay seres que quieren regir los destinos de una nación y se aprovechan de la miseria humana, hablemos con el Señor de los cielos, para que se encargue de ellos, porque Él todo lo puede (Jeremías 32:27).

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios