#OPINIÓN El grito de la democracia

Maximiliano Pérez | Foto: Archivo/Referencial |
RAMON GUILLERMO AVELEDO. LA DEMOCRACIA FRENTE AL FRAUDE INSTITUCIONAL. 30/03/2017. FOTO: EDICKSON DURAN.

“¡Radical! no en el sentido que la cotidianidad le ha dado al término, sino del defensor a ultranza de la democracia y sus principios. Exige con firmeza la necesidad de rescatar el sistema de libertades, el equilibrio de poderes y el imperio de la ley para la reinstitucionalización y el restablecimiento de la democracia en Venezuela.”
Ramón José Medina.

Así define Ramón José Medina al Dr. Ramón Guillermo Aveledo en el prólogo de su última obra: “Sobre la Vida Civil ¿Por Qué Soy Radical? Y Otros Textos Humanistas.” Aseverando que, en la convulsionada política venezolana, así se confiesa Aveledo.

Suscribo estas palabras a título personalpues la situación que enfrentamos es extremadamente grave; la califico como inédita en el mundo. Jamás nación alguna ha soportado una crisis semejante, ni siquiera parecida. Una hecatombe planificada e inducida que destruyó al aparato productivo ocasionando consecuencias impredecibles y en algunos casos irreversibles en ámbitos económicos, sociales, ecológicos y culturales. Los diagnósticos están hechos al igual que las desestimadas propuestas que de haberles dado la importancia que ameritan y se hubiesen implementado se habría evitado “la sangre, el sudor y las lágrimas” derramadas por un inmenso sector venezolano.

Todo mal persiste hasta tanto no se solucione su causa. Es por ello que debemos valorar nuestros lamentos sin olvidar a los caídos, a los que han emigrado buscando salarios dignos o tras la consecución de medicinas para sí, para un familiar o un ser querido; fortaleciendo a nuestros muchachos, porque ellos son el presente proyectado al futuro.
Desde el mismo año 1.999, diaria, constante y continuamente, algún ciudadano, político partidista o no, hace algo que esté a su alcance para intentar salir del desastre en el cual nos encontramos. Qué hemos cometido errores, pues claro que sí, insisto en que se trata de una situación inédita, que presumo, planificada con 40 años de anterioridad con apoyo de potencias extranjeras como China,Rusia, Irán y Cuba, y se nos habla de soberanía.
Yo también soy radical en la defensa de la libertad y la democracia en sus principios, el equilibrio de los poderes y el imperio de la ley como medios para lograr la reinstitucionalidad y el Estado de Derecho.

Al igual que la gran mayoría de los ciudadanos de nuestro país no soy partidario de la violencia física, o de la ocasionada por el hambre, la miseria, el oprobio, la destrucción del sistema de salud, de los servicios públicos y de la infraestructura nacional. Mucho menos disponemos de las armas necesarias para crear ese tipo de violencia. La única herramienta que tenemos los demócratas es…

Elegir a través el voto

Así lo demostramos el 16 de julio de 2.017, cuando salimos de nuestros hogares a defender con fe, ese sagrado derecho que nos permite expresarnos en libertad. Las acciones hechas en estos 19 años de oprobio han tenido resultados altamente positivos; más allá de la opinión internacional se ha activado la Justicia Internacional, y están en proceso de aplicar leyes expresas en tratados suscritos por el Estado venezolano que tienen rango constitucional y es lo que no podemos perder.

Defendamos el derecho a elegir en procesos límpidos, ajustados a las leyes.
Duda significa negación… ¡Vuestra es la decisión! Defender la democracia y la libertad sin violencia de armas es difícil; una tarea titánica, que debemos asumir con coraje y entusiasmo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios