#OPINIÓN Retacitos 07-09-18

Juan B. Salas | Foto: Archivo/Referencial |

Señores a apretarse las alpargatas que lo que viene es joropo. La Comisión de Finanzas del Asamblea Nacional anunció que la inflación en el mes de agosto se montó en 223,1 %, el incremento interanual se elevó a 200,005% y la inflación acumulada del año superó el 36.680,7 %, con una inflación diaria de 4 %, advirtiendo los economistas que forman parte de la Comisión, que vamos rumbo a una inflación de 4.000.000 %, no existiendo salario, pensión o jubilación que pueda enfrentar un encarecimiento de los precios de tales
magnitudes, cuando los mismos se están duplicando todas las semanas, y los incrementos que se registran son escandalosamente altos, lo que evidencia que llegará un momento en que se reducirá al máximo el acceso a los bienes y servicios, y tendremos que arroparnos hasta donde alcance la cobija.

Nos parece muy acertado que Carmelina haya anunciado públicamente, que intercederá para que haya una respuesta ante las reclamaciones de los medios de comunicación y de los periodistas, pero conjuntamente también debería dar atención a los graves problemas que tienen los larenses en cuanto al suministro de agua, electricidad, gas doméstico, salud, falta de medicamentos y la inseguridad que está causando estragos en la región, cuestiones estas que deben ser atendidas por los gobiernos regionales y municipales y en los cuales solo tienen que actuar con eficiencia, dejar a un lado la desidia y tomar decisiones concretas.

Vimos en las redes sociales que al parecer al burgomaestre achocolatado, quien por no tener tiempo para ocuparse de los gravísimos problemas que hay en el municipio que gobierna, dizque ha estado “evaluando” la brillante idea de cambiarle el nombre a la Parroquia Juan de Villegas, en una demostración de la más crasa ignorancia, lo que no puede ser ni siquiera considerado por la sociedad larense, ya que se trata del fundador de la ciudad en 1552, o sea que méritos le sobran; sobre todo si la intención es colocarle el nombre de una de las “joyitas” revolucionaria. Desde ya: ¡¡¡ No al cambio de nombre de la
parroquia Juan de Villegas!!!

Quisiéramos refrescarle la memoria a este integrante del clan de los reyes, por si acaso no se recuerda que julito, cuando era el burgomaestre de la ciudad del Morere, como tampoco tenía de que ocuparse, porque aún se le recuerda por ser la gestión más gris y negativa, de todos los funcionarios que por allí pasaron, también en algún momento de “lucidez” anunció que tenía entre sus planes, para modernizar y poner la ciudad a tono con la revolución, cambiarle el nombre y a partir de ese momento, tuvo que ocultarse, porque los caroreños, conservadores como ellos solos, querían comérselo vivo. Así que no juegue con candela, se puede quemar, y aún esta comenzando a vivir.

A propósito, aseguran que los concejales de Iribarren aprobaron unos cuantos millardos para la reparación de los ascensores de la Torre Municipal, los trabajadores están subiendo y bajando por las escaleras y esto parece tener sin cuidado al que te conté, nadie sabe de donde saldrán esos reales; sin embargo, evidenciando lo dicho antes, el burgomaestre habría comentado que los ascensores serían reparados “después de las ferias de Barquisimeto”, lo que deja en claro que le tiene sin cuidado los malos ratos que a diario pasan los trabajadores, ya que esos equipos tienen varios meses dañados.

La mayoría de los larenses se está preguntando, como es que en un país que está quebrado, con los ingresos petroleros menguados, sin reservas internacionales, debiéndole a todos los acreedores internacionales en el mundo, con los hospitales sin medicinas y equipos médico quirúrgicos, con la gente muriendo de hambre por desnutrición, aún haya algunos funcionarios insensatos que estén pensando en hacer ferias y otros festines, nadie lo entiende, a menos que los negociados colaterales, les vayan a dejar mucha plata, solo esto lo explicaría.

En la parte administrativa del CLEL convocaron a todos los trabajadores para que presentaran un listado de lubricantes para vehículos que necesitara cada quien, luego que esto se hizo no se supo más nada; lo más dramático es que luego sale el jefecito en la prensa regional dando declaraciones, anunciando con bombos y platillos, que había hecho un operativo en la institución, para suministrar el aceite de carro a los trabajadores. Ahora, estos se están preguntando: ¿A cuáles empleados, porque en el Consejo Legislativo, nadie
recibió nada. También los engañó con los operativos mensuales de alimentos, la última bolsa llegó hace tres meses; cuando el personal preguntó, hizo un operativo de yuca, o sea que sigue burlándose del personal. ¡Qué descaro y que poca vergüenza!

No conformes con esto, supuestamente envían a los policías que tienen como escoltas con armas y chalecos, que deberían dedicarse a proteger la institución y a su personal, dizque a chapear en busca de comida para un grupito del entorno, quienes se reúnen donde antes eran los archivos y que ahora tienen como comedor; mientras por otro lado, al parecer en el Clel pasan facturas sobre facturas sobre carnes y otros víveres que usan para sus condumios, y la orden de la mandante es “paguen que aquí hay plata”, de manera que no se sorprendan que allí se denuncie en cualquier momento, otro desfalco, lo que se ha convertido en otra característica de la institución. Los tenemos pillados.

Desde hace muchísimo tiempo hemos venido denunciando en esta sección, los daños que vándalos como los del grupo gélido y otros malandros de la región, han venido cometiendo sobre las obras culturales e históricas de la región, también hemos dicho que mientras los cronistas no tengan experticia, nivel académico ni conocimiento histórico de la ciudad, como es el caso del pantera, mal pueden hacer bien su trabajo, por eso comparto la preocupación y las denuncias de Malula Cappello, quien les dio hasta por el cielo de la boca en las redes sociales.

Incluso en semanas recientes, hacíamos un reconocimiento al amigo Iván Brito por las denuncias hechas en forma recurrente, ante distintas instituciones larenses, en busca de respuesta para las arremetidas contra el patrimonio histórico y cultural de Lara en general y de Barquisimeto, en particular y sin pretender convertirme en un profeta del desastre, les advertía que no creía en la creación de Comisiones, de Comités o como quieran llamarlo, para atacar estas materias, porque todo se queda en el papel y al poco tiempo se olvida. Hasta ahora no hemos visto nada concreto, para el rescate de las obras dañadas.

Será posible, por ejemplo que se abra una investigación seria y sin mediatizaciones, por parte de alguno de los organismos competentes, en torno a la quema del emblemático “Cuatro” en el parque El Cardenalito, a la entrada de Barquisimeto, ya que existen muchos rumores, numerosos señalamientos, pero nada concreto, de allí que se impone realizar las averiguaciones correspondientes, establecer responsabilidades y aplicar las sanciones a que
haya lugar, sin contemplaciones, caiga quien caiga, porque se ha causado un daño al patrimonio de la ciudad, y esto no se debe pasar por alto.

No pierdan de vista al Petro, el gobierno está empeñado en colocarnos este adefesio hasta en la sopa, ya obligó a los bancos nacionales públicos y privados a incorporarlo en sus cuentas, y no debe sorprender que la ilegítima ANC lo designe como moneda nacional y decrete que parte del salario o las pensiones serán pagados en Petros, aún cuando hasta estos momentos, no se conoce que se haya hecho una sola operación con este instrumento que ya no se sabe cual es su denominación, pero el Ejecutivo insiste ya que no quieren que el ingreso del venezolano se deteriore a tal extremo, que sea calificado por la ONU en condición de hambruna.

Persiste la angustia y la preocupación entre las familias vecinas del Parque Ayacucho, otrora uno de los centros de recreación de muchos miembros de la sociedad larense, quienes hoy no se atreven a llevar allí a sus niños, debido que sus áreas al parecer han sido ocupadas por indigentes, travestís y mujeres que practican la profesión más antigua del mundo, todo esto ante la mirada indiferente de las autoridades regionales y municipales, quienes solamente recuerdan que existe, cuando van a realizar algún evento político y entonces pintan los árboles, instalan los bombillos y barren las instalaciones, pasado el evento, nuevamente retorna la desidia y el abandono y, por supuesto, no se
una patrulla ni siquiera para remedio. Dicen los vecinos que por la zona entre 5:00 y 9:00 p.m. circulan camionetas de lujo que van en busca de “enganches”, ya nos tienen varias placas.

El personal docente, administrativo y obrero de la UCLA se encuentra completamente desinformado, no saben cual será el estatus de su salario con los nuevos ajustes anunciados por el Gobierno, mucho menos tienen conocimiento de cuándo les van a pagar, que va a ocurrir con los pasivos laborales, o sea que se encuentran en el limbo, sin saber a quien recurrir para que les den orientación en torno a todas estas cuestiones tan sensibles como es el caso de las nóminas, sobre todo cuando se sabe que el Gobierno está quebrado, no tiene como pagar sus obligaciones de deuda externa y está emitiendo dinero inorgánico, con lo cual solamente está generando más hiperinflación, así que tendrán que comenzar a movilizarse, para ver si obtienen respuestas a sus inquietudes.

Sería interesante averiguar si es cierto, que solamente un 5% de los billetes que conforman el nuevo cono monetario, han llegado a los bancos, de allí que es un hecho que persiste la escasez de efectivo. Asimismo, se ha estado recordando la infeliz expresión del ex ministro Giordani cuando dijo que había que mantener la condición de pobreza entre los venezolanos, porque de esta manera era más fácil que permanecieran dentro del proceso revolucionario.

Bernal habló y dijo que la próxima caja CLAP no va a costar 150 bolívares soberanos, sino que anunció que le han hecho una rebajita, ahora costará 100 bolívares soberanos, o 10 millones de bolívares fuertes, lo que indica que el incremento será de 36.500 %.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios