#OPINIÓN Si la reconversión no funciona vamos a echarle la culpa a los drones (o mejor dicho, a los la-drones)

Ramon Querales |

Por cierto, la comida bien pudiera traerse en esos aparatitos pues está por las nubes.

¿Cómo se fabrica un expediente? Con muchos ingredientes. Puede traer de todo cuando quien lo formula no conoce de escrúpulos.

Represión puede interpretarse como la manera de presionar dos veces: re-presión. Por supuesto, todo ello se facilita cuando aquí hemos pasado de “libertad de expresión” a libertad de presión (sin comillas porque es una realidad).

Ya los más pesimistas ven la suerte del venezolano como quien se lanza al piso y lo pela. Yo todavía prefiero ver el vaso de la esperanza medio lleno, no medio vacío.

Albert Einstein decía que locura era hacer la misma cosa una y otra vez, fallar, y luego repetirla con la esperanza de lograr un resultado diferente.

¿Qué parte de una mujer le gustaría a usted tocarle para volverla loca? Yo no sé usted, pero yo prefiero tocarle el corazón.

Desde que se inventó el internet, la mayoría de los seres humanos se han vuelto súper atléticos: a cada momento les encanta surfear.

Hay quienes se ganan la vida con el sudor de los demás. Por eso, siempre mantienen su frente bien limpia y seca.

Lo mejor para uno no bajarse de la mula es evitar montarse en ella. Aunque a veces nos suben sin uno quererlo.

Venezuela es un país precioso. Y no es cierto que tengamos que estar locos para querer vivir en él. Sin embargo, en estos momentos, un cierto toque de locura sería de mucha ayuda.

Yo me imagino que la inteligencia debe viajar a la velocidad de la luz, y la ignorancia a la velocidad de la oscuridad. La llamada “luz al final del túnel en el ’98” nos convirtió en un ocho.

Muchas veces la gente no se ubica o se ubica mal. igual que cuando se mira al espejo y no se ve.

¿Por qué será que a nadie le apasiona “pasar a mejor vida”? Si como dicen, es mejor, a todos nos debería apasionar.

Cuando una conciencia anda realenga se torna harto peligrosa. Ahora que el medio de transporte de la mayoría es el “carrito de Fernando” (un ratito a pie y otro caminando) es mucho más fácil detectarlo.

Si se le perdió algo, deje de buscarlo. Uno siempre encuentra lo que no anda buscando.

El presidente exclama: “yo pienso…”, hace una pausa, y luego viene una ovación. Le están reconociendo el esfuerzo.

A veces el tiempo empieza a escasear para uno llegar a ser lo que siempre ha querido ser.

No solo en la India hay vacas sagradas. Aquí tienden a ponerse de moda.

Antes, apenas en Caracas era donde uno tenía que andar con una mano adelante y otra detrás.

En nuestro mundo terrenal los últimos serán los primeros, sí y solo si, los primeros no vienen. Nos vemos por ahí.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios