Planteamientos -Odebrecht: El legado de Alí Babá

Alexis J.Guerra C. |

A propósito de otro capítulo que se abre en materia de corrupción en el ámbito mundial con el caso de la empresa transnacional brasilera, las reflexiones discurren entre la literatura y el relato de Alí Babá y los cuarenta ladrones, surgido de “Las Mil y Una Noches”, por un lado; y por el otro, la historia cuando alude a la realidad que enfrenta Bolívar, en ocasión de promulgar, desde Lima, Perú, para la República de la Gran Colombia, el Decreto que condena a pena de muerte a los funcionarios incursos en dolo y malversación de los fondos de la nación.

América Latina es un lugar, un espacio más, dentro de la cueva o aldea global que sirve de escenario a quienes entretejen sus relaciones en torno al poder económico y político, para beneficio propio, en medio de la impunidad que sobrepasa y supera con creces los esfuerzos por penalizar el soborno y los actos delictivos derivados de la ambición, incluyendo la especulación financiera.

Alibaba Group, por esas casualidades sin que tengamos noticias de la inspiración para tal nombre, representa hoy una de las mayores empresas comercializadoras en el mundo por la vía de internet. Dejó atrás a eBay y a Amazon. En septiembre del 2014, cuando incursionó en el mercado bursátil de Wall Street, se convirtió en la mayor oferta pública de venta, alcanzando la cifra de 25.000 millones de dólares. Creada en 1999, Jack Ma, uno de sus fundadores, se cuenta entre la dinastía tecnológica que encabeza Bill Gates. De las relaciones de sus propietarios con el gobierno chino, ya hay referencias en el mundo de la nueva aristocracia financiera del gigante asiático.

Entra en la historia del Perú, casi doscientos años después, faltando menos de una década, la requisitoria que se libra contra un ex presidente, Alejandro Toledo. A solicitud del actual gobierno, la orden de captura está en Interpol y se ofrece una recompensa de 30 mil dólares por su captura, advirtiendo que se desempeña como investigador de la Universidad de Stanford (EEUU) y es conferencista internacional acerca del tema Democracia y Política. Se le acusa de haber recibido 20 millones de dólares de la empresa Odebrecht, según reseñan las agencias internacionales de noticias. Se suma a la larga lista de ex mandatarios presuntamente vinculados con este tipo de prácticas corruptas.

El 22 de diciembre, el Departamento de Justicia de Estados Unidos, por intermedio del Tribunal del Distrito Occidental de Nueva York, dio a conocer públicamente la multa impuesta a la mencionada empresa constructora por actos ilícitos cometidos, a raíz de la denuncia interpuesta por instancias brasileñas, en ese país y en Suiza. Se trata de pagos de sobornos realizados a partidos políticos, funcionarios extranjeros y sus representantes, los cuales tienen que ver con más de 100 proyectos en 12 países, incluidos Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela. Multas que suman unos 2.047 millones de dólares.

De esta manera, Odebrecht aseguraba ventajas indebidas para lograr retener negocios, según relata la sentencia. El monto de tales sobornos alcanzaría la cifra de 788 millones de dólares, aproximadamente.”Desvíos de conducta lamentable”, es la calificación dada por los nuevos directivos de la empresa, prometiendo reforzar el Código de Etica. Queda en el recuerdo, otro relato cercano: el caso de los “Panamá Papers” y las promesas de lucha contra la corrupción.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios