Reflexiones en Positivo – Claro que lo lograremos

José Gerardo Mendoza Durán |

Diciembre es considerado el mes de la paz, del amor, la convivencia, el perdón, de encuentros familiares, de reconciliación y el desearnos el bien unos a los otros, de felicitarnos y darle gracias Dios por traernos un año nuevo que sea bueno para todos.
Sabemos que Dios no hace excepción, nos ha demostrado que protege hasta los malucos, claro también son sus hijos pero se descarriaron y sabemos que están actuando de parte del bicho aquel, pero los que tenemos fe estamos conscientes de que cuando Dios ordena hasta el diablo obedece; bueno llegará el momento en que nuestra fe y esperanza se impondrá sobre esta negra pesadilla e incertidumbre que nos ha tocado vivir largos y tediosos años que parecen de nunca acabar y con el temor de que se acentúen más las malas noticias, los malos procederes y actuaciones que nos han hecho retroceder horas luz y perder nuestro prestigio y el don de gente en el mundo; por tal motivo siempre clamo por una pronta rectificación, unión y paz.
Todos los venezolanos siempre hemos sido más fuerte que las dificultades. Eso nos permite que más tarde que nunca nuestro país será otro, y unido; como es nuestro deseo saldremos en un santiamén de la crisis y recuperaremos nuestra idiosincrasia y señorío en estos momentos golpeados por los pocos malos aconsejados. También debemos luchar porque agarren el paso y se den cuenta que ese no es el camino. Bienvenidos al camino del bien, de la prosperidad y del éxito para todos; en fin, todos somos hermanos y debemos convivir y buscar el bien para todos, borrón y cuenta nueva, que juntos disfrutemos la riqueza de este bello país, por Dios que cese la destrucción y regrese la paz y la convivencia, que la avaricia de pocos no nos ponga a pasar hambre y necesidades, que cesen las maldades y la corrupción que tanto daño hacen, tanto que hasta los que se sienten beneficiados por tomar lo que no es ellos no duden que la conciencia les atormentará y por mucho lujo y comodidades no dormirán, sobre todo cuando vean tanta pobreza, niños y ancianos deambulando en las calles.
Vivir honestamente no le hace daño a nadie, el buen ciudadano debe ser de pensamiento y alma limpia y fresca para así frenar las tentaciones y no ser blanco del desprecio; en los hombros de quienes deseamos el bien puede reforzarse la lucha por recuperar la dignidad, la credibilidad y el rescate general de nuestra nación de una forma simbiótica con el único objetivo de recuperar al país; debemos estimularnos unos a otros sin olvidar que hay dos cosas malas para el corazón: correr cuesta arriba y degradar a la gente, da la impresión de que esto se hizo costumbre y en nada nos ayuda.
Arriemos todos la carreta en la misma dirección, no hay duda de que reinarán la paz y la prosperidad, si muchísimos tuviésemos ese deseo lo lograremos y si los medios de comunicación contribuyeran en dejar de narrar noticias negativas, claro es la única que vemos si no hay hasta el momento nada positivo, nuestra esperanza será oír muy pronto en los medios de comunicación la sobrecarga de buenas noticias como: nuestro país está solvente y nadie lo atropella por nada, hablando de abundancia y que somos un país de máxima seguridad, con inversionistas del mundo queriendo invertir en Venezuela en la mejor ganadería que se conoce que esta aquí en nuestro país, en la agricultura con total abastecimiento de alimentos, generando divisas exportando el excedente, la pobreza, el hambre y la desnutrición bajo cero, la educación como la mejor e insuperable, las farmacias abastecidas de medicamentos, el retorno de nuestros familiares que sin espíritu de inmigrantes han salido de nuestro país, jóvenes profesionales regresando en busca del calor de sus familiares y de su país, buenas noticias como: hoy se inauguran tantas industrias, tantos centros comerciales y tantas universidades.
Que Dios ilumine a nuestros medios de comunicación para que narren ese pequeño petitorio de buenas noticias y que nuestro deseo no sea una pesadilla.
Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios