Reflexiones en Positivo – Ganaderos y productores a la carga

José Gerardo Mendoza Durán |

Cuál será la forma de seguir animando y estimulando al campesino productor y trabajador del campo.
A veces temo que se me termine lo positivo y el tema de la admiración por el que trabaja produciendo alimento a cualquier riesgo o mejor dicho a todo riesgo, sin apoyo amparado por su férrea voluntad y la bendición de Dios. Ellos, a pesar de exponerse a todo lo malo, siempre mantienen la esperanza en que sea mejor, como en otros países que no sufren escasez de ningún tipo y sienten un gran respeto por el sector agropecuario especialmente por la ganadería.

En esos países se respeta y admira al ganadero y lo exhiben como un trofeo mostrando su prosperidad y cuidándose de lo que dicen los alemanes: “Si la agricultura es pobre, la nación también lo es”, y aquí no existe ninguna razón para estar dentro de ese decir por todas las razones bien conocidas.

Nadie entiende las razones salvo la gente muy exitosa que afortunadamente está en nuestro país y que su rutina de trabajo no tiene límites. Siempre han tenido apoyo, por ello no saben lo que es crisis. Lo cambian por pequeñas dificultades. Eso no se critica, es digno de admiración y aplausos, ojala hubiera muchos más como ellos; pero lamentablemente son muy pocos, es la excepción y no la regla. Es casi un castigo sobrevivir a las dificultades, sobre todo si se convierten en voceros de su gremio al asumir ese rol. Ese mismo día se le multiplican los problemas y se les acaba la paz y la de su familia, expuestos a ganarse los más poderosos enemigos y a perder sus propiedades o predios bien ganados honestamente por sus padres, que empezaron a carretear o patear cuando daban sus primeros pasos. ¿Verdad que duele mucho que se castigue al que trabaja, al que construye y no destruye?

Todos somos hermanos, ¿por qué no puede haber una alianza de amor y paz, aprovechando que está de moda estas dos benditas palabras?, conscientes de que apoyando a los productores del campo sería una solución fácil, se rescataría de inmediato la producción, la ganadería y todo el sector del campo que siempre está dispuesto a esforzarse por la solución de los alimentos y su abaratamiento y escasez. Es de suma importancia darse cuenta que sin ganaderos y agricultores no hay país que se desarrolle.

Por qué no darnos cuenta de que sólo con políticas que estimulen la producción podremos recuperar el país y tener mejor fuentes de empleo, cero escasez; preguntémonos si hay voluntad de hacer, si hay ánimo de trabajo en abundancia, si hay esperanza, creatividad y experiencia, sin intención de buscar culpables porque todos sabemos quiénes son. Si hay todas estas virtudes, por qué no los dejan hacer, a sabiendas de que todo esto es por el bien de todos y para todos sin excepción.
Invito a todos que busquemos el amor, la paz, haciendo lo bueno de lo que tanto se habla, pongámoslo en práctica.
Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios