El Rincon de los Miércoles 27-01-2016

El llamado Decreto de Emergencia no tiene la sustentación que pretenden darle sus autores y menos la credibilidad necesaria para que pueda ser digerida por los venezolanos. Desde el primer momento en que se mencionó, las redes sociales comenzaron a sospechar sobre las verdaderas intenciones del gobierno y así lo han manifestado en verdaderas oleadas de opinión que coinciden con los expertos en materia económica tanto en Venezuela como en el exterior. Tengo la sensación de que ese Decreto no tendrá la audiencia pretendida y que habrá que seguir buscando nuevas fórmulas que permitan al país ir en la dirección correcta a la hora de aplicar nuevas política, que al menos le alivien la carga a los ciudadanos. Que no espere el señor Maduro una guerra en los países productores petroleros que permita un alza de los precios del crudo para mejorar la calidad de vida de los venezolanos. Esa oportunidad nos la dieron cuando el barril flotaba entre los 100 y los 120 dólares y no las supimos aprovechar. Hugo Chávez y su clan prefirieron crear gastarse esos millonarios recursos en un proyecto político sin futuro en el largo plazo. Hoy los beneficiarios de ese proyecto están alejándose cada vez más de la órbita chavista para buscar nuevas opciones y administrar realidades. Cuba sigue recibiendo enormes cantidades de petróleo sin pagar la factura que le corresponde, al igual que otros países embarcados en el llamado Socialismo del Siglo XXI, mientras los recursos de Venezuela disminuyen a la velocidad del rayo. Mientras los otros países exportadores de petróleo diversificaban su económica con inversiones productivas en otras áreas, el gobierno venezolano derrochaba a manos llenas la riqueza que nos brindaba el llamado oro negro sin el menor pudor. Entonces las vacas flacas aparecieron en el escenario y ya ven las consecuencias.

II

Cada día que pasa la situación se hace más crítica para los ciudadanos de este país. En los centros donde antes se podía comprar productos de primera necesidad, la mayoría de ellos han desaparecido sin que nadie sepa donde se encuentran. Hasta los llamados “bachaqueros” se están quejando en las colas por falta de insumos como el jabón de baño, por ejemplo, crema dental, cepillos de dientes, jabón para lavar, papel tualé, hojillas y crema de afeitar. En las colas te dicen que apenas pueden comprar, en algún día de la semana, toallitas o pañales, pero nada más. Los comerciantes intentan disfrazar la escasez con bolsas de papitas fritas, algunas galletas y algunas cremas para el cutis que valen un ojo de la cara. Curioseando por esos centros veo algún desodorante que no forma parte de los subsidios por el cual se debe pagar más de 2 millones –precios viejos- un verdadero escándalo. Y no hablemos de medicinas. En este mes se nota una gran ausencia de medicamentos y, como es de suponer, con nuevos precios que los hace inalcanzables para el bolsillo popular. En la parte alimentaria, la queja de las amas de casa se ha transformado en un grito de rabia e impotencia porque no encuentran como surtir la despensa del hogar. La pasta, los granos, la Harina Pan, etc, ya figuran como productos de lujo, prohibitivos para aquellos que apenas cobran un sueldo mínimo. Alguien me pregunta si creo que esta situación puede sea superada en un corto plazo y no tengo ninguna respuesta.

III

El show: Desde mañana jueves la ciudad de San Cristóbal celebra su Feria de San Sebastián en su 51 edición. No sabemos qué daño le hará a la fiesta el problema fronterizo, aunque sus organizadores piensan que habrá una disminución en el número de turistas colombianos a quienes prácticamente se les cerró el paso para acceder a Venezuela y al Táchira. Es verdad que el ferial no tiene el brillo y la alegría de otros tiempos, pero la gente de San Cristóbal se las arregla para no dejarla perecer. Hay una variada programación que incluye la jornada taurina con carteles atractivos para los aficionados más fieles. Esta vez, y por razones de fuerza mayor, no viajaremos al Táchira para contarles, como lo hemos hecho por años, los pormenores de esta feria, pero están alertas nuestros corresponsales para hacerlo. Eso sí, las maletas están listas para ir a la Feria del Sol, que este año está pegadita con la de San Cristóbal. Ojalá, y esto será muy difícil, la situación económica por la cual atraviesa el país, no incida tan negativamente en ambos eventos de las tierras andinas. Aunque ustedes no lo crean, el Hotel Tamá, una de las mejores instalaciones turísticas que ha tenido Venezuela, sigue cerrado al público. Un monumento a la ineficiencia de los gobiernos… Este fin de semana vamos a disfrutar en Barquisimeto de dos festivales gastronómicos y musicales: en la Nova Grill ofrecen lo mejor de la cocina española con tablao flamenco incluido, mientras en la Nova West anuncian el Festival del Cerdo, sazonado con música venezolana. Les recomiendo el cochinillo que se hace acompañar con el cubanísimo Congris. ¡Buen provecho!

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios