Rueda el balón

Deportivo Lara viene de ganar un partido simbólico en el ámbito nacional en la ciudad de Maturín ante el actual campeón nacional Monagas Sport Club. Triunfo alusivo a lo que puedo haber sido y no fue: De los tres últimos enfrentamientos, Deportivo Lara gano dos y perdió uno, solo que la pérdida significó el título de la temporada, por eso el reciente triunfo en Maturín encarna superioridad y mando. Ahora, es bueno resaltar que cada actuación del cuadro crepuscular se encuentra bajo observación nacional e internacional.

No es capricho del calendario que los juegos de Lara tengan prioridad televisiva. No, de ninguna manera. La razón es que por sentido común toda la afición nacional debe ver y disfrutar del fútbol que practica el conjunto larense y quienes buscan (directores) entretener desde la imagen, entienden que Deportivo Lara es un equipo para disfrutar.

La presentación de Maturín fue un agradable partido domestico de corte internacional, tanto Monagas como Lara están presentes en la actual Copa Libertadores de América y en ese sentido de exigencias técnicas y táctica, el juego tenía todos los ingredientes para exhibirlo en un día no habitual (martes) y concluir así, la fecha de calendario que había quedado incompleta por los compromisos de Lara en la Copa Internacional.

El juego fue lo que se esperaba: toda una prefiguración internacional a nivel doméstico, donde Deportivo Lara volvió a demostrar que pasa por un buen momento de producción futbolística y, sobretodo, una madurez que convoca a la confianza y al optimismo.

Es en éste valor de la madurez que debemos detenernos porque es notorio y comprobable que Deportivo Lara luce una profesionalidad llamativa y singular que lo distingue de los otros equipos del rentado nacional venezolano. Ya en partido frente a Independientes de Avellaneda exhibió ese valor en condición de cualidad pero fue en Maturín, donde lo ratificó como instrumento de trabajo y oficio a poner en práctica cuando las exigencias del partido lo amerite. Tal como se sabe la madurez como cualidad requiere de dos elementos fundamentales: la tranquilidad y la pausa.

De allí que el gol tempranero de Carlos Sierra que abrió el tanteo en Maturín y obligó a Monagas a buscar la igualada parcial (Lara ganó 2-1) trajo como consecuencia inmediata un trámite táctico de alta consideración y análisis que nos obligó a pensar que muchas cosas están cambiando en la estructura mecánica-táctica del fútbol nacional rentado.

Monagas fue por la igualada del marcador pero no se apresuró y no arriesgo más allá de lo necesario, es decir, lo hizo con tranquilidad y pausa porque sabía que sí lo realizaba con nervio y premura, le abriría a Lara todos los caminos al gol. El hecho de que Monagas no le otorgará la respuesta que Lara esperaba, habla muy claro que en el fútbol profesional de Venezuela, ya no se improvisa o se improvisa muy poco, más allá del resultado final de un partido. Lara entendió de inmediato que a pesar del gol en contra, Monagas no arriesgaría más allá de los necesario y reagrupó sus fuerzas con más tendencia a la defensa que al ataque para golpear en velocidad desde el fondo pero sin insinuar, ni sugerir una intención de contragolpe clásico. El juego ingreso en una fase de mucha atracción para y capturar así, el interés y la simpatía del aficionado presente y televidente. Espectáculo garantizado que es la prioridad de un partido de fútbol.

FÚTBOL Y RITMO.

Así como el ritmo en la música es una sucesión ordenada de sonidos, en el fútbol el ritmo es una sucesión ordenada de pases y asistencias. Ese orden continuado es determinante en el fútbol para diseñar perfiles tácticos que lleven al gol y de forma posterior editar el triunfo definitivo. Cuando ese ritmo tiene presencia permanente el equipo por obligación proyecta la sensación óptica del espectáculo agradable a los sentidos y da paso a las emociones en la tribuna. Monagas y Lara nos regalaron ese ritmo futbolero el día martes pasado, solo que al final se impuso, también, la melodía de Deportivo Lara para sumar así, el otro elemento que completa la idea futbolística. Ahora, está claro que para ejecutar ese ritmo y esa melodía futbolística se requiere de maestros que la ejecuten. Vamos a nombrar tres maestros con respeto y disculpas con los otros jugadores del elenco, dejamos de nombrarlos no por discriminación, sino por falta de espacio. Carlos Sierra, su remate de zurda a la media distancia tiene una característica mortal, se mueve cuando los arqueros la ven venir, rompe el efecto y toma dirección de gol, cuando baja y pica no hay nada que hacer, Baroja, arquero de Monagas lo padeció, golazo. Andreutti, anticipa, marca y raspa con una tenacidad que más parece obstinación, todo el equipo contrario lo padece. Vamos a ilustrar la actuación de Pedro Ramírez con un refrán popular, Ramírez juega al fútbol “como Pedro camina por su casa”, es decir, como le da la gana. Sao Paulo, Bogotá y Buenos Aires merecen verlo. Estamos seguros que la Copa Libertadores lo tomará en plenitud de su talento. Creemos en su capacidad de eje conductor de la producción futbolística de Lara porque, además de sus condiciones, está rodeado de calidad, por eso, el brillo de Pedro Ramírez será colectivo por obligación. Al escribir está nota no conocemos el resultado del viernes pasado frente a Carabobo pero sea cual fuere, estamos seguros que Leo González, su cuerpo técnico y todo el equipo, están escribiendo una página estelar de la historia patria de nuestro fútbol venezolano…parece que el machucado dedo meñique de Neymar abrió la puerta del bachaqueo astral…comprar barato y vender caro…400MM por el meñique de Neymar especula la noticia en fuentes del Real Madrid…
FERRETERÍA CATALDO.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios