Se busca un Emprendedor – El tiempo en sí mismo

Italo Olivo |

“Quien se toma el tiempo para conocerse así mismo, probablemente su camino en presente le será más fácil, ya que no competirá con fantasmas o estructuras, sino, se enfocará en proyectar su propia vida, construyendo el destino o futuro que desea”. Claudio Barra
He aquí algunos aspectos a tomar en consideración para hacer más vivible la propia existencia:
-Planifiquemos y programemos nuestras actividades recordando que, aunque solo 10 minutos ganados al día, nos permitirán disponer, en el arco de un mes, de varias horas para dedicarlas a nuestro hoby o intereses.
-Precisemos las causas que nos hacen perder tiempo y busquemos de eliminarlas aportando variaciones a nuestra organización diaria.
-Aprendamos a decir que no, sobretodo si nos llegan propuestas de compromisos y plazos muy difíciles de respetar.
-Aprendamos a delegar algunas tareas a personas que consideramos competentes y responsables. Considerarse indispensable, no colocando otros en condiciones de sustituirnos, es siempre un grave error que señala una visión miope de la realidad.
-Un número adecuado de horas de sueño, una alimentación sana y equilibrada y un poco de deporte, son fundamentales para ser eficientes y productivos.
-Cuando llevamos adelante una tarea, concentrémonos a fondo sobre todo lo que estamos haciendo, sin persistir en inútiles perfeccionismo e incluso sin preocuparse por el tiempo que pasa.
-Si nos damos cuenta que mientras llevamos adelante una actividad, la respiración trabaja de más y el corazón aumenta los batidos de manera no justificada en relación al esfuerzo físico que estamos ejerciendo, parémonos un momento y mirémonos alrededor para reencontrar la calma justa y la concentración. Será tiempo ganado.
Cada quien es libre de escoger la propia escala de valores, existen aquellos que colocan en primer lugar el éxito, la carrera, el dinero, otros la calidad de vida, otros la esfera social, más que la afectiva; algunos un mix sobre todo estos aspectos. En todos los casos es importante ser nosotros y no nuestro trabajo o las cosas en las cuales estamos empeñados a decidir la prioridad.
Sobretodo para los que escogen la actividad autónoma o emprendedora, sumergidos de responsabilidad, empeños a vencimiento, es fácil hacerse tomar de las cosas, no tener mucho tiempo para nosotros, pero solo para la empresa que puede convertirse de hecho en una razón de vida.
Esto no es absolutamente una vía obligada y ni menos ventajosa: los mejores emprendedores son incluso personas equilibradas, atentos a no pasar por alto las relaciones humanas, los afectos, el propio crecimiento cultural, e incluso capaces de llevar la propia riqueza humana en la actividad emprendedora, sea esta con fines de lucro o dedicada a un objetivo social. Esto no quiere decir que la vida del emprendedor sea normalmente tranquila, incluso al contrario puede fácilmente ser una vida de aventura y por tanto no ciertamente monótona, que requiere cuando se tiene la necesidad, de saber dedicarse con alma y cuerpo a la empresa.
Definitivamente, ser un buen emprendedor significa, sobretodo, saber hacer las cosas de modo de recuperar lo más pronto posible aquello que ciertos momentos de vida de la propia empresa, puedan obligar a colocar provisionalmente en segundo plano.

Italo Olivo
www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios